Al Sur Del Trópico

Tamaño de fuente: - +

49

60

 

 

Totalmente dominada por los efectos del licor y la marihuana, sin pensar en Santiago y tampoco en Fabio, y en la compañía de Michael y Wendy, Carrie avanzó por la playa con la intención de perder su virginidad a manos de sus dos compatriotas. En realidad no pensaba en las cualidades de la muchacha, quien a pesar de ser bastante atractiva, no podría estar entre sus gustos, pero sí pensaba en estar ad portas de una increíble e inolvidable experiencia a manos del norteamericano. Pero sus pensamientos y su charla fueron interrumpidos al ver a Fabio, unos metros más adelante, sus ojos fijos en ella y sosteniendo una lata de cerveza en sus manos. Estaba a menos de diez pasos, su rostro mostrando aquella expresión alegre a la cual Carrie se estaba acostumbrando. Apenas la vio, el muchacho de los ojos verdes le hizo una señal con su mano, pidiéndole acercarse.

–¡Fabio! Había olvidado que tú existías –dijo ella antes de arrancar a reír, sus compatriotas esperando unos metros atrás, charlando entre ellos.

–¡No joda! Parece que al fin fumaste esa vaina, estás toda risueña –Fabio arrugó el ceño.

–¡Es espectacular! ¡Escucha esa música, el sonido de las olas, la suavidad de la arena, todo se siente demasiado bien!

–´ erda, parece que la maracachafa te está afectando full…

–¡Debiste probarlo, es lo máximo! –dijo ella antes de volver a reír, esta vez de manera prolongada mientras Fabio paseaba su mirada entre los tres norteamericanos.

–Podrá ser muy bacano, pero esa vaina te va a fregar la cabeza –dijo Fabio tomándola del brazo.

–Si vas a arruinar el rato, es mejor que te pierdas –Carrie lo miró directo a los ojos antes de volver a reír.

–¿Por qué no la tomas con calma? Mira, si quieres vamos y te tomas un café y te repones un poco, o lo que toma el viejo Fercho para que se le pase la traba rápido, un kumis o un yogurt –Fabio le señaló con su brazo la dirección de la cafetería.

–Deja de ser un aguafiestas, estoy a punto de perder mi virginidad con el hombre más simpático de mi país y tú me estás hablando de ir a tomar café con yogurt… –Carrie sacudió la cabeza de lado a lado, la risa nuevamente presente.

Fabio mostró una expresión de sorpresa y decepción. Le agarró el brazo suavemente, la acercó hasta dejarla a pocos centímetros y le habló:

–¡Tú estás loca, Carrie! No hagas eso, mira que estás trabada y hasta medio borracha, si te pones en esas, después te vas a arrepentir.

–Fabio, pensé que te gustaba divertirte… ¿O es que estás celoso de Michael?

–Me gusta divertirme, pero es que ese par –Fabio miró a los compatriotas de Carrie– solo se quieren aprovechar de ti… Y yo no puedo dejar que hagan eso.

–Los colombianos no saben divertirse… Santiago prefirió a esa aburrida terapista, tú no quieres probar esa maravillosa hierba y ahora quieres impedir que yo me divierta –dijo Carrie antes de volver a reír.

–Carrie, por favor, no hagas esa vaina, yo no me quiero meter en tu vida, pero no puedes ir a perder tu virginidad con alguien que no conoces y que seguramente no vas a volver a ver… y mucho menos estando en ese estado…

–Apúrale, Carrie, no tenemos toda la noche –dijo Michael en inglés desde la distancia.

–Ya voy, ya voy, dame un segundo –Carrie volvió a reír.

–Tú eres una hembrita sana, no hagas eso, mira que los dos estábamos bien, no te pongas a dañar las cosas… –insistió Fabio.

–Ya, déjame, tú no estuviste un año encerrado en una cárcel para entender lo mío, y ahora llegó la hora de divertirse… además…, si la gente a quien quieres no te hace caso…

–Pero mira que yo te quiero, me gustas full… y estábamos bien…

–Eso qué importa… a Santiago no le importo, y no voy a sufrir más por él, ni tampoco por mi pasado, ni por alguien como tú que lo único que quiere es no dejarme divertir –Carrie plantó su dedo con fuerza sobre el pecho de Fabio logrando empujarlo levemente hacia atrás. El muchacho de los ojos verdes la volvió a tomar del brazo antes de decir:

–No vayas con ellos, en serio, hazme caso, tú no estás en condiciones.

–Ya déjame –Carrie movió rápidamente el brazo logrando desprenderse pero llamando la atención de Michael, quien se acercó a ellos.



carlosdiazdc

Editado: 07.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar