Alas Celestes

Tamaño de fuente: - +

Escena suelta (Zend)

No... Esto no está bien, ¿Por qué no he pasado por la metamorfosis aun? Ya paso un año desde que cumplí la primera década de vida al igual que mis compañeros ¡y ellos ya tienen sus alas! ¿Por qué yo no? ¿Por qué...?

— ¡Aquí estas! Te he estado buscando toda la tarde — La voz de mi padre emerge detrás de mí sin previo aviso y se sienta al lado mío en la orilla del techo. —Cualquiera que te viera aquí arriba pensaría que te quieres suicidar— Bromeo, sin perder su postura seria y taciturna.

— ¿Por qué pensarían eso?

—No lo sé, quizás porque transmites una gran depresión a kilómetros—siento su mirada insistente buscar la mía —. A ti te pasa algo ¿no quieres hablarlo con tu padre?

Me resisto a mirarlo a los ojos, hacerlo solo me delataría y no quiero que sepa mis preocupaciones. No sé cómo lo hace, pero siempre que estoy en un momento de debilidad él aparece, como si fuera magia o tuviera un radar para detectar mis estados de ánimo. También Liu ha sido capaz de hacer eso.

Solo me quedo en silencio.

—Está bien... Entiendo que no siempre me dirás tus cosas... A veces quisiera poder entenderte Zend y saber que pasa dentro de esa cabeza tuya. Si me necesitas estaré en mi estudio, nos vemos.

Entonces se incorpora y antes de marcharse me da un cariñoso beso en mi cabeza, su gesto me hizo sentir mucho mejor, por ello no pude resistir llamarlo cuando lo sentí alejarse.

— ¡Papá! — Alzo la voz y capto su atención de inmediato, el gira su mirada hacia mí y espera a que continúe —. ¿Cómo... Como lograste ser tan fuerte sin tus... Tus...?

— ¿Alas? —Arquea una ceja—. ¿Esto se trata de tu metamorfosis?

— tal vez.

Él toma aire y lo deja salir de golpe, su postura cambio a una más relajada y volvió a sentarse a mi lado, pero con un aura muy diferente, es como si el que está sentado junto a mí no fuera mi padre, sino un amigo.

— ¿tú conoces esa frase de "Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento"? —Hizo una pausa y negué con la cabeza, entonces continuó—. Cuando perdí todo, mis alas y mi familia, tenía dos opciones:

»Quedarme tirado en el pasto esperando la muerte o levantarme y usar mi coraje para sobrevivir. Un poderoso ángel negro me encontró y cuido de mí hasta que aprendiera a arreglármelas sin las cuchillas en mi espalda. Me uní a sus tropas y como era de esperarse... Entre todos mis compañeros se encargaron de hacerme sentir como la peor mierda, pero no tarde en ganarme el respeto y miedo de todos.

— ¿Cómo lo hiciste? —Pregunte emocionado.

—superando las pruebas de mi amo y aprender a matar a nuestros adversarios desde tierra.

—Haces que suene demasiado fácil.

—Pues lo es.

— ¡No, no es cierto! Tú sabes mejor que nadie lo mucho que lo he intentado, he hecho de todo para ir al ritmo de mis compañeros y fracaso cada que me muevo. Intento cazar algo ¿y qué pasa? No lo consigo, intento caer ileso desde altura ¿y qué pasa? Me caigo del techo —. Eso último hace reprimir una carcajada de mi padre, lo cual no me hace gracia en lo más mínimo.

 

—Ya estaba al tanto de tu pequeño accidente, incluso me trajo muchos recuerdos de mi adolescencia —. No se esforzó siquiera en bajar el tono de sus risas ahogadas.

—Papá... Hablo enserio. Aun si mi metamorfosis nunca llega, si me quedo así... ¿Qué se supone que haga entonces? —Mis ánimos caen al igual que mi mirada.

Siento su mano apoyarse en mi hombro captando mi atención.

—Como dije, tienes dos opciones. Quedarte aquí y seguir llorando o hacerte fuerte.

La sencillez de sus palabras me deja mudo, no sabía que decir o que pensar con su explicación. Pero tiene toda la razón, lo único que he hecho es lamentar mi suerte, incluso después de todo lo que he sufrido este último año, lo mal que la pase, ver el vivo ejemplo del sufrimiento que paso mi padre para llegar hasta donde está, me hace pensar en lo idiota que soy.

Ya he tomado una decisión, estoy seguro de que no quiero crecer y sentirme un inútil, quiero ser como el temible Miros Talked, mi padre.

Me tome uno segundo reflexionando mirando a la nada, entonces vuelvo a sentir como él se levanta para retirarse.



Nebula Melek

Editado: 28.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar