Alas de Cenizas

Tamaño de fuente: - +

1. ¿Quién es?

Clara

Universidad Central de Venezuela (UCV), Venezuela

Presente

            En la mañana lo único que quería hacer era ocultarme bajo las mantas de mi cama al escuchar el sonido del despertador, suspiré por unos segundos y cerré mis ojos, tengo un examen de literatura y no tengo ánimos de levantarme, pase toda la noche en una de las fiestas de la universidad con mis amigos, o bueno, como yo los considero, mis compañeros de clases.

            Mi compañera de cuarto, la cual también estuvo en la fiesta conmigo, me lanzó una almohada y gritó unas cuantas obscenidades para que apague el despertador. Dame un respiro, obligo a mis brazos a levantarse y tiro el reloj al suelo, mi piel pálida parecida iluminarse a la luz del sol que se colaba por las ventanas, ya no podré extender mi sueño por más tiempo, me siento en la cama con el cansancio del mundo y limpio mis ojos con el dorso de mi mano. ¿Qué hora es?

            Miro la hora en mi teléfono y me levanto de un salto de la cama, mi clase de ciencias comenzaba en dos minutos y es la única clase que me gustaba que dan en la Universidad Central de Venezuela; al llegar al baño lo que pude hacer fue gritar envuelta en pánico, mi cabello rubio opaco estaba echo un desastre, mis rizos estaban espantados, olían a la cerveza que Ryan me había tirado la noche anterior, esto es peor de lo que pensaba.

_Deja de gritar, Clara – grito mi compañera algo molesta desde la habitación.

_Más le vale a Ryan no acercarse a mí nunca más – gruño antes de entrar a la ducha.

            Diez minutos más tarde entré a la clase de ciencias a hurtadillas y me senté a un lado de mi mejor amiga, el profesor no había entrado y para mi sorpresa sobre la mesa estaba una rana lista para disecar, hice una mueca de asco y deje caer mi mochila al suelo. Odio tocar algún animal muerto, es asqueroso, esta es la razón por la cual reprobé ciencias en la secundaria, odiaba las disecciones y siempre me “enfermaba” cuando me tocaba hacerlas.

_Pensé que hoy no ibas a venir – dice Adriana sonriendo – Con la fiesta de anoche.

            Suspiro dejando caer mi rostro en la mesa y cierro los ojos, estoy agotada y todavía debo resolver el problema del examen de la segunda hora, no estudie nada en toda la tarde de ayer y tampoco he visto el libro de texto en toda la mañana, miro a Adriana y dejo escapar un sollozo arrepentido, mientras exagero algo y sonrío. Adriana ríe sin cuidado y mueve la cabeza moviendo sus rizos castaños perfectos.

_ ¿Cómo haces para mantenerte despierta después de anoche? – pregunto algo cansada.

            Los ojos verdes de Adriana se encuentran con mis ojos azul pálido y esto me hace sentir débil y tonta, uno, Adriana es una de las más populares de la escuela, dos es una de las chicas más hermosas de la universidad, muchos chicos están detrás de ella pero ella siempre dice: “Son unos idiotas sin cerebro”. Es la típica amiga que no acepta ser bonita cuando claramente lo es, a lado de ella me siento como una chica menos.

            Por mi parte tengo el cabello rubio rizado hasta la espalda, unos ojos azules oscuros con un toque de verde y una piel pálida que me hace parecer un muerto viviente, en cambio Adriana es todo lo contrario, su cabello es castaño claro a la altura de sus caderas, unos ojos verde pasto y una piel besada por el sol, la hace ver radiante. Ella es mi contrario en todos los sentidos.

_Yo bebí, tu no – dice Adriana mirando al frente apoyando su cara en un puño aburrida.

            En ese momento entra el profesor London y hace que todos hagan silencio, detrás de él entra un chico vestido de negro con los pantalones un poco rotos, su cabello negro alborotado con la cabeza agachada. El chico se sienta en uno de los puestos del frente y cruza los brazos completamente aburrido.

_ ¿Quién es? – digo sorprendida.

_La clase de chico en la que no deberías fijarte – dice Adri en voz baja tomando su cuaderno para escribir.

            Suspiro bajo y tomo mi mochila para sacar mis libros y comenzar a escribir, la clase de ciencias es mi única asignatura extra que tome de la universidad, siempre me ha gustado lo relacionado con la biología, claro que no me vuelve tan loca como para tomarla como algo con lo cual vivir y ganarme la vida; miro de nuevo al chico y frunzo un poco el ceño, ni siquiera tiene algo para tomar apuntes, solo está allí cruzado de brazos con su porte de chico malo ¿acaso no le importa la escuela?, además el profesor tampoco se tomó la molestia de presentarlo, es como si él no estuviera en esta habitación, lo único que hizo nuestro querido profesor fue dejar su maletín en el escritorio y comenzó a escribir en la pizarra el tema de hoy: EL ORIGEN DE LA VIDA.



Laczuly0711

Editado: 22.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar