Alas de Cenizas

Tamaño de fuente: - +

6. ¡Bienvenidos a Trujillo!

   Clara

            Los paseos de la universidad no me han gustado mucho nunca, han hecho dos y en esos viajes siempre he terminado con la cara pintada por dormirme en el autobús, muchos pensarán que al ser universitarios son más maduros. No saben lo equivocados que están.

A mí me toca sentarme al fondo – se lamenta Adri cuando entramos al bus con solo nuestros bolsos.

Yo estoy en el tercer puesto de la fila dos – digo señalando mi asiento con pesar.

Espero que tengas suerte con tu compañero de viaje.

            Yo también.

            Me acomodo en el asiento de la ventana preparando mi teléfono para escuchar música en todo el camino hasta Trujillo y cierro los ojos, es un viaje de doce horas que me resultará eterno, y todo por una competencia de escritura que en la que voy a representar a la universidad. En sí, todos los alumnos en este viaje tiene un concurso que cumplir en diferentes Estados, y lamentablemente el mío es casi el último de ellos.

Supongo que no solo compartiremos el cuarto – saluda Beatriz tomando asiento a mi lado – ¿Cómo estás, Clara?

            Levanto la mirada para saludar a la chica de cabellera negra corta y ojos marrones que tengo por compañera, cuando mis ojos se encuentran con los de Dimitri y todo en mí palideció de pronto. Él estaba con su brazo entrelazado con ella. Con mi compañera de cuarto.

Casi lo olvido – se disculpa mi compañera señalando a Dimitri – Él es Dimitri, también está estudiando literatura como tú. Acaba de llegar a la universidad.

Ya nos conocíamos – respondimos él y yo al mismo tiempo.

            Lo mire ruborizada y él sonrió de forma canalla mirando a mi compañera bajo sus espesas pestañas.

Me tengo que ir, Bea – le dice sonriendo – Nos vemos cuando termine mi concurso en Trujillo – me mira y asiente de manera formal – Un gusto volver a verte, Clara.

            ¿Acaso es bipolar?

            Parpadeo un poco desconcertada por su trato, mi compañera ya tomó asiento en el puesto continuo al mío, pero mi vista seguía fija en el lugar donde estuvo ese chico oscuro que me atrae de una manera casi aterradora ¿Acaso Lakur también está en este lugar?

Te noto nerviosa – dice la chica a mi lado con media sonrisa – _No te preocupes, Dimitri no es competencia para ti.

Lo tendré en cuenta en Trujillo – respondo con una risa estúpidamente nerviosa.

            Centro mi mirada de nuevo en la lista de reproducción y trago saliva con todas mis fuerzas. No puedo creer que Dimitri esté en el mismo autobús que yo. O incluso que estemos en la misma carrera ¿Por qué me pasa esto a mí?

***

– Tenemos que hacerlo – le grito al borde del precipicio – Si no lo haces te encontrarán.

– No me iré de este lugar sin ti – grita el chico en respuesta haciendo que lo mire a los ojos cubiertos con lo espeso de su cabello mojado por la lluvia – No me importa lo que ellos quieran, yo te amo a ti.

            Muerdo mi labio para reprimir mi gemido de frustración y miro al fondo del precipicio con pánico, si él no huye ahora todo por lo que peleamos estará perdido. ¡Perderá todo lo que ha obtenido!

            Niego con la cabeza y lo empujo con fuerza del pecho para alejarlo de mí, mi vestido manchado de lodo se oscilo al borde del precipicio con ímpetu y él notó mis intenciones ocultas.

– No lo hagas – me suplica tomando mi mano – Por favor, esto tendrá solución. Lo juro.

– No la tiene y lo sabemos desde que rompiste las reglas – acuno su rostro en mis manos y sonrío – Eres el mejor guardián que alguien como yo pudo desear. No lo olvides.

– Clara por favor no lo hagas – acuno mi rostro con algunas lágrimas ocultas entre la lluvia y suspiro – Eres la luz que mi alma necesitaba. No puedes abandonarme ahora.



Laczuly0711

Editado: 22.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar