Alas de Cenizas

Tamaño de fuente: - +

8. La Mudanza con Demonios

Clara 

            Dejo la mochila en el suelo luego de sacar mi computadora y mientras enciende miro al profesor Cole dictar su clase. Me sorprendió ver que suspendió el examen de hoy

_Ahora comenzarán el proyecto de su primera historia – dice sonriendo.

            Comienza con su cháchara de la importancia de las novelas y luego procede a escribir algo en la pizarra. Miro mi computadora con el fondo de pantalla de Adri y yo en el parque de diversiones y sonrío.

            Ya son dos semanas desde que fui a buscar dinero en la casa de la bruja, dos semanas también desde que estoy comprometida con Marcus, y por último dos semanas sin ver a Dimitri y a Adri en la universidad. Es extraño, ella nunca falta pero creo que algo la mantiene ocupada y Dimitri, bueno, de él no espero mucho es el chico malo de la historia después de todo.

Los pasos que en la pizarra estaban escritos me hicieron pensar más en Dimitri y Lakur. “DEBE CONTENER: MISTERIO, DESEO Y PELEA”. Vaya el mundo está contra mi ahora, quiero olvidar esos sujetos y siempre hay algo que me hace recordarlos.

Dejo escapar un largo suspiro y comienzo a escribir mi primera historia llamada: El Misterio de Dimitri. Un idiota que me trata pésimo pero aun así no puede salir de mis pensamientos.

Tecleo algunas cosas en el buscador y encuentro la imagen perfecta para la portada, un chico oscuro apoyado en la pared, la copio en el documento con una sonrisa tonta de colegiala y comienzo a escribir:

Era una tarde de Enero, no era lluviosa como siempre son, era cálida y se volvió mucho más cálida cuando lo vi. El chico más hermoso que mis ojos jamás habían visto. Su nombre era Dimitri y en mis adentros pensaba que nunca sería digna de él.

Uno, mi cabello rubio claro no era el de una gran modelo, dos, mis ojos azules eran opacos y no tenían vida, y tres, soy tan pálida como un muerto ¿Cómo un hombre tan esbelto y hermoso como él se fijaría en mí? Deja te describo como es este adonis tan majestuoso, tiene unos músculos que ni siquiera su ropa puede ocultar, su cabello es de un negro hermoso, brilla a lo lejos como lo hacen las estrellas en la noche y sus ojos, son un profundo mar gris, o bueno, eso es hasta donde yo pude observar pues estaba muy alejada de él.

Mi mejor amiga me advirtió no acercarme a él pero ¿Cómo puedo evitar fijarme en semejante hombre? Era bellísimo y solo yo podía verlo al parecer, nadie más lo miraba y eso me hacía sentir única…”

_Señorita Reynolds – me llama el profesor sacándome de mis pensamientos.

            Levanto la mirada y parpadeo un poco, una de mis compañeras ya viene de regreso con su computadora, oh no, la están leyendo para todos ¿Cómo puedo evitar que lea la mía? Me levanto con un nudo en la garganta y tomo mi computadora. Solo respira profundo y déjate llevar.

            Dejo la computadora sobre su escritorio y suspiro, comienza a leerla para él solamente y con eso me quita un peso de encima, nadie sabrá que es lo que está escrito por suerte. Miro a los demás y la mayoría está viendo su pc con los ojos entrecerrados ¿Tanto cuesta escribir una historia?

_Muy bien – dice el profesor, lo miro y sonrío – Siga con ella y aprobará el semestre.

_Gracias – tomo la pc y me encamino a mi asiento.

            Qué ironía, mi diario se acaba de convertir en una novela.

Y

            Luego de entregar mis primeros párrafos de la historia y dar mis primeros pasos para ser una escritora fui libre de regresar a mi dormitorio a descansar. El día de ayer hubo una fiesta, en la cual estuve que no me dejo dormir bien. Bueno no tenía mucho de qué preocuparme, la mayoría de los párrafos en mi novela son sacados de mi diario así que por ello no tengo problema.

            Mientras estaba en los pasillos a mi dormitorio recordé la frialdad en las manos de Lakur y eso de alguna forma, me hizo suspirar y cerrar los ojos, al mismo tiempo recordé el rostro de Dimitri frente al mío, dios, esos momentos que guardo en lo más profundo de mi memoria desde esa vez están de regreso ahora y todo por esa historia. Mi vida estaba bien hasta pensar en ellos.

            Llego a la puerta blanca de mi dormitorio y suspiro al apoyar mi frente en ella, estoy pensando en dos chicos que ni siquiera debería pensar, ¿Cuándo será el día que salgan de mi cabeza? Abro la puerta con mis llaves y entró sin llamar, bueno es mi habitación después de todo.



Laczuly0711

Editado: 22.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar