Alas de Cenizas

Tamaño de fuente: - +

23. Alas de Cenizas

Clara

_ ¿Cómo son tus alas?

            Asumo que si es un ángel por decirlo de algún modo tiene alas; acaricio su pectoral de nuevo en círculos y cierro mis ojos mientras recuerdo todo lo que paso hace unos minutos. No puedo quejarme, él sabe cómo tratar a una mujer en todos los sentidos.

_No tengo alas como tal – suspira – Los Gardimor las creamos.

            Me apoyo en mi codo y lo miro confundida, sonríe y retorna sus caricias en mi brazo, muerdo mi labio y cierro los ojos, por favor no lo hagas, estoy algo cansada por lo que acabas de hacer y no quiero caer de nuevo en tentación.

_Las creamos de cenizas – ríe y para su mano, abro los ojos y sigue sonriendo.

_Así que son Alas de Cenizas – sonrío y muevo mi dedo por el contorno de su cicatriz.

_En parte – asiente y apoya su peso sobre sus codos frunciendo el ceño – Tus alas…

_ ¿Fue lo que me arrebato?

            Asiente y la tristeza surca su rostro, por supuesto, Marcus sabía quién era yo incluso antes de mí, por esos los látigos fueron en mi espalda, él las arrancó.

_Eso me convierte…

_En un ángel caído – termina por mí – Eres por decirlo de alguna forma, como yo.

_Supongo que me mostrarás como crear Alas de Cenizas – sonrío.

_Algún día – sonríe y me atrae a su pecho de nuevo – Pero no hoy, tienes que dormir. El trabajo espera.

            Río bajo y asiento, cierro los ojos y lo abrazo con fuerza, bueno, soy de las típicas secretarias que duermen con sus jefes. Deja un beso en mi frente y me dejo llevar por el cansancio de todo el día.

***

            Al despertar en la mañana Dimitri no estaba a mi lado, me senté despacio con el ceño fruncido y por un momento una oleada de pánico me atravesó ¿todo fue un sueño? Muevo mi cabeza y cierro los ojos, fue real, él estuvo aquí, no es Marcus.

            Me levanto y abro los ojos sorprendida al notar el dolor entre mis piernas, no me acostumbro a esta sensación nunca, pero en esta oportunidad es… placentera, no me trae recuerdos amargos como con Marcus.

_ ¿Lista?

            Me cubro con la cobija de inmediato y Dimitri suelta una risa baja mientras entra al cuarto vestido de negro y recién bañado, en su cabello todavía hay rastros de agua, sonrío para mis adentros y cruzo los brazos, todavía no puedo creer que él esté aquí conmigo en el mismo lugar.

_Mm…

_Deja lo pervertido – digo apenada y tomo mi ropa interior – Es algo temprano para ir a trabajar ¿no crees?

_No vamos al trabajo – sonríe y me extiende una ropa del mismo color que la suya, frunzo el ceño y la tomo – Es hora que te superes en la sociedad, ya no más la chica débil.

_ ¿No me he superado ya?

 

            Termino de vestirme y peino mi cabello mientras nuestras miradas se encuentran ¿Cuándo me voy a acostumbrar a la intensidad de esa mirada?

_En la sociedad de mortales sí – se levanta de la cama y acuna mi rostro en sus manos – Ahora falta la celestial.

_ ¿Cómo debo superarme?

            Roza sus labios con los míos y suspira con los ojos cerrados, al separarse un escalofrío me recorre el cuerpo por completo, esto será malo, me toma la mano y bajamos las escaleras sin decir ni una palabra.

            Miro su cabello alborotado mientras bajamos y frunzo el ceño, Lakur sabía que él iba a llegar, pero ¿Por qué no me dijo nada esa vez? Tu gran amor. Me detengo al pie de la escalera y él se gira algo confundido.

_ ¿Acaso…?

            El sonido de su celular me interrumpe, lo toma un poco apenado y al ver el número frunce el ceño y se gira.

_Dimitri – dice serio – Si, estoy con ella ahora – me mira – Mantenlos alejados… Lakur necesito tiempo para decirle – gruñe y se gira para abrir la puerta – La esencia de Marcus se ha ido, ya puedo ocultarla pero… Bien… Nos vemos allí.



Laczuly0711

Editado: 22.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar