Alas de Cenizas

Tamaño de fuente: - +

28. Una Promesa

Dimitri

– Dime lo que en realidad ocurrió – le digo a Clara cuando me hube asegurado que se encontraba con bien luego de ser controlada por el cielo.

Romper una maldición nunca era bueno. Las del infierno tenían sus trampas y podías sobrellevarlas como lo hice muchas veces con mi padre cuando empecé mi entrenamiento, para esos días todo con él era sobre estar malditos y aprender a destruirlas desde raíz. Pero ya el cielo era otra historia.

En todo el basto mundo no ha habido ángeles que lograrán deshacerse de una, la mayoría que lo intentaba terminaban muertos; hasta Estrik y su grupo, pero ellos fueron otra historia.

– Miguel controlaba mi maldición siempre desde las sombras – explica moviendo sus músculos para retirar la tensión – Lo vi mientras lo hacía.

            Ya poseía alguna sospecha sobre las habilidades de Miguel, pero que Clara me las recalcara me hervía la sangre. Gruñí bajo sentándome en las mesas del exterior, y sin importar lo que los mortales pensaran, envíe una ráfaga de cenizas al cielo para liberar un poco de poder.

            Las fuerzas de mi ángel interno, Irtimid, son mucho más de lo que yo pensaba. Todavía no he logrado manejarlas por completo.

            “Cuando entres al círculo de batalla con tu ángel no habrá marcha atrás, Dimitri”. Esas fueron las palabras de Estrik cuando la encontré. “Y cuando poseas sus habilidades debes aprender a sobrellevarlas o liberarlas. Ellas te pueden consumir desde dentro”.

            Por supuesto que Clara no estará enterado de esto todavía. No quiero preocuparla más de lo que ya lo he hecho, y mucho más que le tengo que decir quién es su ángel. Eso va a destrozarla.

            La miré y estaba algo sorprendida por lo que acababa de hacer.

– Entremos para terminar con la fiesta – le digo sonriendo – Tengo que reunirme con unos amigos luego.

            La era pacifica no existe en realidad, Estrik lo sabe y sus amigos también. No me gustaría molestarlos por esto, pero ellos saben de primera mano cómo pelear contra el cielo y el infierno sin que ningún mundano salga herido.

            Solo espero que en esta nueva guerra, Dios no cobre la deuda de Estrik.

~***~

Clara

            Los minutos que siguieron fueron maravillosos, únicos, no podría describirlos de nuevo. Todos los que estaban presentes eran amigos cercanos de Dimitri, ninguno era alguna familia cercana o sangre, pero aun así para él era familia.

            Dinortak es el hermano mellizo de Dimitri, Drake era el mayor de ellos. Los únicos cercanos de sangre de mi ángel que conocí; Dinortak era Grigori por su madre, Dimitri acudió más a la sangre de Drake, pocos son los casos como ellos, la mayoría no reserva la sangre de ambos padres intactas.

            La madre de Dimitri era un arcángel antes de estar con Samyaza, cuando Drake nació el cielo no sabía nada, por eso ella seguía siendo “pura”, ya para el nacimiento de los mellizos lo supieron y la desterraron del cielo; por eso los mellizos son de habilidades distintas y como Dimitri es el mayor él tomó la parte pura de arcángel de su madre, mientras Dinortak se volvió un Grigori por completo.

            Lakur es un amigo-enemigo, aún no definen los términos de su alianza.

Por Dimitri él cambio de bando y luego de mi descenso de la universidad conoció a Drake cambiando así al bando aliado. Siendo un engendro más para la guerra en la alianza Gardimor.

            Beatriz, un ángel caído. Conocida de Dimitri, más no desearon decirme su historia.

            Para mi sorpresa luego llegaron Neila y Adri, son amigas, pero no lo dicen para que no fueran desterradas del cielo, siendo unos muy buenos informantes.

            Los demás eran solo conocidos, aliados y personas sin importancia según mi ángel.



Laczuly0711

Editado: 22.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar