Aleación: Memorias de cristal

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 18: Electricidad estática (II)

Jack se llevó las manos al cuello tratando de aliviar la presión sobre el agarre de su hermano mayor, aunque no por ello él se detuvo.

Un anillo plateado con unas inscripciones en la parte interna colgaba de su cuello.

-No tienes por qué hacer esto...-murmuró con voz ronca- Adrien, escúchame... aún podemos arreglarlo. Podemos ayudarte.

-¿Ayudarme? ¿De verdad sigues creyendo que podeis ayudarme?

Lo golpeó en la cabeza bruscamente al tiempo que Jack soltaba un gruñido de dolor y a continuación lo sujetó del cuello de la camiseta para después estrellar su espalda contra la pared del camión.

-¡AHRG!

-¿Sabes qué es lo que más he echado de menos en la Cúpula durante estos años, Jack?-ironizó, acercándose a su oido-Como sonaban tus gritos...

-No voy a pelear contigo-murmuró entre dientes-.

-Oh, por supuesto que lo harás-replicó sacándo un cuchillo de detrás de su espalda-A menos, que quieras otra marca en tu colección. O, mejor todavía, quizá debería de probar en la bonita espalda de vuestra nueva adquisición, la cobriza.

Dime ¿crees que le quedaría bien una cicatriz como a nosotros dos o prefieres un mensaje como el de Reese?-sonrió-.

La ira que creció en el interior del moreno fue tal en ese momento que golpeó a su contrincante en la cabeza haciendo que soltara el cuchillo y se separara, se agarró a la barandilla del techo de un salto y propinó un fuerte empujón con las piernas en el pecho de Adrien, estampándolo contra la pared opuesta del camión.

-Vaya... creo que he tocado una fibra sensible-rio-.

(...)

Los relámpagos habían dejado de caer sobre la montaña, deteniendo el derrumbamiento, aunque lo último que se podía sentir en aquel instante era tranquilidad, nadie era capaz de escucharlas por muy fuerte que gritasen y golpeasen la pared y las situación no mejoró cuando la pequeña Sue se retiró hacia un lado para seguir pidiendo ayuda.

-Blue-sollozó la niña-.

- ¡ESTAMOS AQUÍIII! ¿¡ALGUIEN PUEDE OIRNOS!? - gritó intentando retirar algunas de las rocas-.

- Blue - volvió a llamarla la niña dando un suave tirón a su ropa -Mira.

Cuando la muchacha se dio la vuelta, se percató de lo que Sue quería decir. El agua de la zona de charcas había subido de nivel, tanto que casi se salía del borde y empezaba a extenderse por un lado de la sala.

Aquello no podía estar pasando.

Blue se separó de la pared y se aproximó a la orilla, seguida de la niña. Se arrodilló en el suelo y metió uno de los brazos para tratar de percibir si había corriente, pero no notó gran cosa, al menos no a esa distancia.

-¿Qué pasa? ¿Qué estás haciendo?

-Tengo que bajar ahí abajo para comprobar de donde sale tanta agua y porqué no se vacía-dijo sentándose en el borde y quitándose las botas y la chaqueta rápidamente-Necesito que te quedes aquí, y sigas pidiendo ayuda mientras estoy abajo.

-Blue, ¿vamos a morirnos? -preguntó, cuando ella estuvo en el agua-.

Hubo un segundo de silencio ¿qué clase de aliento podía darle a una niña de seis años en una situación como esa? ¿cómo podía decirle que podían ahogarse si el agua continuaba subiendo?

La respuesta era sencilla, no podía.

-No, nadie va a morir ¿vale? vamos a salir de aquí, las dos. Vamos a estar bien. Estaremos bien, Sue, confía en mí.


 


-No... por favor -lloró, viendo como la chica flotaba delante de ella-Blue... no me dejes sola.

-Necesito que seas valiente por mí ¿de acuerdo? Necesito que me digas que vas a seguir llamando, gritando y golpeando las paredes con todas tus fuerzas hasta que alguien te escuche, y si no lo hacen, prométeme que vas a quedarte pegada a la pared hasta que vuelva. No puedo hacer esto sin ti, Sue. Somos un equipo. Prométemelo.

Ella asintió levemente, se arrodilló a su lado y la abrazó fuerte.

-Volveré en seguida, niña valiente-susurró en su oído-Vamos a salir de aquí...

Y sin más, Blue observó por última vez a la pequeña, se sumergió en las frías aguas y desapareció bajo las profundidades .

(...)

"¡Zia, Jonathan, la tormenta está destrozando el refugio, Sam y yo no podemos con todo, necesitamos que volvais ya!" gritó Archie.

¡El convoy se ha separado! Creemos que Jack se ha colado en el camión donde están las claves pero se ha cortado y no responde al walky! Replicó el rubio.

"¿Creeis? ¿¡Me estais diciendo que lo habeis perdido!? "

"¡Aguantad todo lo que podais, en cuanto lo encontremos, volvemos al refugio cagando leches!" Gruñó Zia pisando el acelerador de uno de los camiones "¡Jonathan, Owen y yo vamos detrás de ti!"

"Oido"

Los hermanos Black se habían enzarzado en una lucha atroz cuerpo a cuerpo. El pequeño lo hacia para deshacerse de los ataques del otro y el mayor solo para infringir el mayor daño posible, rompiendo cristales y derrumbando estanterías metálicas.

Ambos chicos cayeron al suelo del camión, debido a los zarandeos del terreno abrupto.

La pistola de Adrien se movía de lado a lado un par de metros más atrás y tanto él como Jack se habían dado cuenta de ello, y habían pensando exactamente lo mismo que su oponente.

Por pura suerte, fue el pequeño quien consiguió atraparla en el último momento y, después de forcejear, logró levantarse en primer lugar y apuntar a Adrien en la cabeza, quien se encontraba aún en el suelo bocarriba tratando de levantarse.

-No te muevas-murmuró el moreno, el de la cicatriz solo retrocedió un poco haciendo un ademán-¡JODER, HE DICHO QUE NO TE MUEVAS, ADRIEN!

El cañón de la pistola apuntaba directamente a la cabeza.

La tensión del ambiente podía cortarse con un cuchillo.

-Adelante, vamos, hazlo-dijo sin un ápice de emoción mirándole a los ojos, Jack solo podía observar desde arriba la situación-Hazlo... hermanito.



Blandvert2.0

Editado: 10.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar