Aleación: Memorias de cristal

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 26: Nunca más

Blue

Mentiría si dijera que no me hubiera gustado creerle, que en ese momento no me flaquearon las piernas (y la voluntad...) Nadie mejor que yo podía saber cómo deseaba que aquellas palabras fueran reales, cómo necesitaba que lo fueran.

El pasillo se tambaleó.

Y del vacío, un alarido lleno de terror, como nunca antes había escuchado, resonó haciendo que nuestros cuerpos se estremecieran y una sensación gélida pasara a habitarlos.

Archie.

-¡Vamos!

Corrimos tan rápido como pudimos, siguiendo el rastro del forcejeo y de sangre sobre el suelo y, no mucho después, nos encontramos ante una zona del túnel que no parecía haber sido excavada como el resto, sino que a juzgar por todas las marcas de las paredes, podía haber sido construida por esas mismas criaturas.

Jack dirigió la boca de su arma hacia la oscuridad, hacia los crujidos, respiraciones irregulares y demás sonidos perturbadores que allí dentro se producían.

Nos miramos una última vez antes de que mi mano se decidiera a apuntar con la linterna hacia el fondo.

Y allí lo encontramos. Solo.

Archie estaba tirado en el suelo, con las ropas cubiertas de sangre por el hombro y las costillas, rodeado por una gran cantidad de huesos, algunos de ellos aún con carne podrida y desgarrada adherida a ellos.

Ver aquella imagen y al castaño en esas condiciones de agotamiento y terror podía hacer que los Errantes inspirasen respeto hasta al monstruo más cruel y diabólico, si es que existía.

-Ayudadme... -susurró casi sollozando, alargando una mano hacia nosotros-¡Ayudadme, por favor...!

Entré a la sala rápidamente, Jack se quedó detrás de mí, justo a la entrada de la nueva gruta en caso de que pudiera necesitarle para protegernos mientras estuviese ocupada con Archie.

-Tranquilo, tranquilo, Arch. Ya estás a salvo, estamos aquí-murmuré ayudándole a pasar un brazo por mi hombro y sirviéndole de apoyo, él intentó levantarse pero en seguida comenzó a gemir de dolor-.

Y con razón debía quejarse. Cuando levantó el material de sus pantalones para comprobar cuál era el origen de todo ese dolor, en seguida pudimos ver que tenía profundas heridas cerca del tobillo y algunas otras un poco más arriba que no dejaban de sangrar y que mostraban la silueta de varios dientes.

Perfecto, acababa de confirmar que esas cosas eran caníbales.

-¿Puedes andar?

Él asintió un par de veces, sujetándose a mí por segunda vez.

-Chicos, daos prisa. Pueden volver en cualquier momento.

Finos hilos de polvo habían comenzado a desprenderse del techo y a desperdigarse en el aire, Archie finalmente fue capaz de ponerse en pie con gran dificultad, enredar su brazo por detrás de mi cuello y avanzar un par de pasos cuando una de esas horribles criaturas se descolgó del techo emitiendo un estridente alarido, que en seguida fue silenciado por uno de los disparos de Jack.

A penas pude ver cómo unas siluetas que reconocía se deslizaban por las sombras hasta un atisbo de luz cuando miré sobre nuestras cabezas, y fue suficiente para saber que teníamos que irnos. Rápido.

Otro de ellos bajó de golpe, y luego otro, y otro, y otro...

-¡Vámonos de aquí! ¡¡VAMOS!!-gritó Jack, sin dejar de disparar-¡CORRED!

Los Errantes nunca se habían ido, habían estado ocultos en el techo, esperándonos.

(...)

Cargué con Arch todo lo que pude mientras Jack trataba de cubrir nuestra huida a nuestras espaldas, intentando poner de por medio toda la distancia posible entre ellos y nosotros, sin embargo la horda feroz de Errantes avanzaba a una velocidad pasmosa y rápidamente recortaban la escasa distancia que nos separaba.

-¡NO OS PAREIS! ¡SEGUID CORRIENDO!-bramó volviéndose una vez más para recargar el arma-.

-¡No puedo aguantar más!-grité, haciendo lo imposible por no quedar atrás-¡NO PUEDO CON ÉL SOLA, JACK!

-¡CUANDO TE DIGA, CÚBREME! ¡VOY A TOMAR TU PUESTO!-bramó, sacando una pequeña esfera metálica de su bolsa y presionando su superficie, al instante un pequeño circulo anaranjado alrededor de donde el moreno había presionado se iluminó con luz centelleante-¡YA!

Lanzó la esfera en dirección a la horda y luego pasé a seguir disparando mientras Jack me sustituía como apoyo al lado de Archie.

La explosión que provocó la esfera fue irónicamente inmensa para su pequeño tamaño y levantó una gran nube de humo.

Ni siquiera volvimos la vista atrás para comprobar si alguno de ellos nos seguía, continuámos corriendo un par de minutos más, y acabamos cubriendonos en la pared de una esquina con el corazón desbocado y un sudor frío cubriendo nuestras frentes.

Jack ayudó a Archie a sentarse y se colocó a su derecha para echar un vistazo al otro lado del túnel.

-¿Ves algo?-susurré-.

-No... pero no podemos quedarnos aquí mucho tiempo.

Los tres suspiramos apoyando la cabeza en la pared.

-Arch, déjame ver tu pierna-dije, recobrando el aliento, el muchacho se arremangó el pantalón hasta la rodilla entre sonidos de queja-.

Estaba bastante inflamada por las zonas afectadas y había adquirido una mayor temperatura.

-No tiene muy buena pinta, ¿verdad?-murmuró el castaño acomodándose-.

-No estoy segura, pero creo que se te está infectando.

-¿Por qué no me sorprenderá?-ironizó-.

-Te encontraremos ayuda, amigo. Keith nos espera al otro lado.

-No deberíais haber vuelto a por mí-murmuró el castaño negando con la cabeza, un gran silencio se hizo-.

-Bueno, creo que ya deberías haberte dado cuenta de que a Blue no se le da precisamente bien acatar reglas-bromeó-Aquí donde la ves estaba dispuesta a ir a rescatarte ella solita.

Sonreí, culpable.

-Me pregunto a quién me recuerda eso-insinuó girándose hacia su compañero-.

Los sonidos de interferencia comenzaron a salir sel walky de Jack.

"Aquí... muel... Cambio... Aquí Zia y Sam, cambio ¿alguien me escucha?"



Blandvert2.0

Editado: 10.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar