Aleación: Memorias de cristal

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 29: El corazón de las tinieblas (II)

Zia se había quitado la máscara del uniforme y desmontado el dispositivo que daba acceso a la entrada gracias a unas pinzas metálicas extremadamente finas con empuñadura de madera, y hurgando dentro de la maraña de cables que se conectaban al panel, intentando encontrar el que abriera la compuerta.

"Zia, ¿todo bien?"

-Todavía nada-dijo, acercándose al agujero-No veo nada.

"Ya deberían de haberse dado cuenta de que algo pasa. ¿Están Jack y Blue contigo?

-Han ido a inspeccionar la sala de almacenamiento. Se han llevado a los guardias que hemos noqueado-contestó sin apartar la vista de los cables dentro de la abertura-De todas formas, no hay nadie, no se ven guardias y tampoco se escuchan ¿Hay movimiento por allí?

"No. Todo está extrañamente tranquilo. Voy a intentar contactar con ellos, avisa si hay algún problema."

Pocos minutos después de que Archie hubo desaparecido del canal, la sensación de un frío metálico presionó su cabeza, deteniéndola en seco.

-Joder-gruñó cerrando los ojos-.

-No... te muevas-amenazó Adrien acercando su mano hasta uno de los oídos de la chica, sintió como ella trataba de moverse para evitarlo pero él simplemente se limitó a presionar con mayor fuerza la cabeza de la rubia, obligándole a casi agacharla-Cuidado, Zia. Otro movimiento como ese y mi dedo podría presionar el lugar equivocado.

Sacó el comunicador de su oreja, tirándolo al suelo y destrozándolo de un pisotón.

-Nunca necesitaste ninguna excusa para apretar el gatillo-murmuró- ¿Qué te detiene de hacerlo ahora, eh? ¿Es que tu ama te está tirando de la correa?

La golpeó con la culata de la pistola, la chica emitió un gemido de dolor, cayendo bruscamente hacia un lado con las manos y abriéndole una pequeña brecha en la cabeza.

-Oh, Zia, creo que me lo estás poniendo demasiado fácil-mencionó con cierto tono burlón-.

-Entonces, ¿a qué esperas? -Dijo, girándose ligeramente hacia él- ¡Dispara de una puta vez...!

Adrien dirigió por segunda y última vez el cañón del arma hacia la chica con intención de apretar el gatillo, y de hecho lo hizo, pero el disparo no logró alcanzarla por la patada que ella propinó con una de sus piernas, desviándolo lejos y haciendo volar el arma fuera de las manos del muchacho.

Se puso en pie rápidamente, lanzando rápidos golpes contra él, esquivando y contraatacando con rabia a cada ataque que su contrincante lanzaba, aunque eso no la libró de los golpes que dieron de lleno en su estómago y  cabeza, ni a él de los que recibió de su parte en una de una de sus rodillas, garganta y mandíbula.

Se defendió con ferocidad pese a la fuerza de adversario, e intentó alcanzar el rifle que yacía en el suelo cuando Adrien la derribó de una fuerte patada en las costillas, sin embargo él consiguió evitarlo agarrándola de la nuca y lanzándola hacia una de las paredes contrarias en el último momento.

Zia cayó al suelo con violencia, gimiendo de dolor y escupiendo sangre que ahora se derramaba por una de sus comisuras. No se detuvo, intentó levantarse a duras penas lo más rápido que pudo al notar las pisadas del rubio castaño acercándose de nuevo, pero no fue capaz, Adrien no le dio la oportunidad de hacerlo.

Sin una pizca de piedad, la tomó por el cuello bruscamente, haciendo que algo parecido a un gruñido ahogado escapara de su garganta y la levantó sobre el suelo, estrellándola contra la pared al tiempo que ella pataleaba intentando liberarse.

-¿Dónde está?-amenazó, presionando con mayor fuerza su cuello-¿Dónde está él?

La joven no pronunció palabra alguna.

-Dime una cosa, Zia...

Adrien se limitó a mirarla a los ojos por un segundo, a observar como el pánico y la rabia irradiaba de ellos mientras los primeros signos de asfixia comenzaban a visualizarse en ella, una sonrisa torcida había comenzado a dibujarse en su rostro.

-¿Qué se siente al ser la segunda?-susurró en su oído-.

Estrelló su cabeza una vez más contra la pared y al instante el cuerpo de Zia se relajó de inmediato, cayendo al suelo, justo a los pies del muchacho.

"Black... Black, responde"

-La compuerta aún está cerrada-respondió, observando a la rubia-Han intentado manipular el dispositivo de acceso.

"Una patrulla está peinando cada planta, vamos a cerrar el complejo y todas las comunicaciones con el exterior serán interrumpidas temporalmente hasta que se restablezca el sistema"

-Seguiré buscando.

"Lo quiero vivo, Adrien. Encuéntralo y tráemelo"

(...)

-No contesta-maldijo Jack-¡Joder!

"Tampoco a mí me responde"

Una sirena de alarma comenzó a sonar de forma intermitente en todo el edificio, las luces de los pasillos se apagaron y pasaron a sustuirlas otras de un color anaranjado que parecían rotar.

Ambos se miraron.

-Nos han encontrado-susurró la cobriza-.

-¡Se acabó!-replicó el moreno, dirigiendose hacia la puerta-Voy a por ella.

-Voy contigo-dijo-.

-No.

-¡No vas a ir solo!

Hizo caso omiso, caminando hasta la puerta detrás de él pero no llegó a salir, Jack la tomó de los hombros en un rápido movimiento y la pegó bruscamente a la pared.

-¡NO TIENES QUE HACERLO SOLO!-se revolvió-¡Déja que te ayude!

-¡SI DE VERDAD QUIERES AYUDARME QUEDATE AQUÍ, BLUE!-gritó el moreno fuera de sí, atrapando sus muñecas y pegándolas a la pared, impidiendole cualquier movimiento-.

Ella le miró asustada, era la segunda vez en su vida que le veía así de alterado.

Suspiró.

-Escucha, saben que hemos venido a por las claves, pero no saben que tú estás en el recinto.

Si te cogen... dará igual que tengamos todas o ninguna ¿entiendes? Podemos volver sin la clave, pero no sin ti-murmuró, liberó las manos de la cobriza-Yo no puedo.

Blue quedó muda.

-Pase lo que pase, oigas lo que oigas, no salgas de esta habitación hasta que vuelva-sacó una de las pistolas de la chica de su cinturón y la tendió ante ella-Úsala solo si tienes que hacerlo. Mantente a salvo.



Blandvert2.0

Editado: 10.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar