Alek

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 2

Papa me estaba mirando como si quisiera de alguna manera asesinarme con la mirada, sabia que estaba enojado, que padre no lo estaría después de ir a recoger a su hija a la comisaria por ser vista con un grupo de chicos en la carretera después de un accidente automovilístico.

Allí su justificación como padre.

Me senté en el sofá mientras veía a mi padre dar vueltas de un lugar a otro dándome un discurso sobre las fiestas, los accidentes y las cosas que no debo hacer con un chico a solas, no tenia nada que ver con el tema pero así era mi padre de exagerado.

-Alyson no llevas ni dos días en Hamilton cuando ya estas en una comisaria por presuntos sospecho. -en realidad si habían pasado dos días, pero como dije anteriormente mi padre podría ser muy exagerado.

-Papa solo fui a tomar airé ya te dije y ese estúpido auto trato de atropellarme. -dije en mi defensa. -A demás, estuve a punto de ser machacada y tu te molestas por la policía. Era algo injusto, ni siquiera levantaron cargos ni nada porque eramos menores de edad, y también porque solo fuimos vistos como extraños en medio de la carretera, pero no por eso mi padre va a enojarse como si yo fuera la causante de ese accidente.

-Esta bien Alyson, vamos a dejarlo hasta acá de acuerdo. -respiro hondo... muy hondo la verdad. -Mañana comienzas a clases, necesito que te prepares Chloe vendrá por ti en la mañana.

Me dio una ultima mirada y se fue directo hacia la puerta saliendo de la casa, había conseguido trabajo como policía de tiempo completo en la comisaria donde había sido detenida ayer, `por eso estaba tan estresado. Subí a mi habitación dispuesta a leer un buen libro, acomode la mochila que iba a utilizar mañana en clases con algunos libros y cuadernos, metí bolígrafo y resaltadores, y la deje encima de una silla.

Me senté en el escritorio y encendí la pequeña lampara para empezar a leer, pero algo mas estaba ocupando mi mente, el rostro de ese chico no podía apartarlo de mis pensamientos, esa mirada tan fría y esos ojos con un verde bastante fuerte, sus labios literalmente rosados y su piel exageradamente pálida.

Aun no comprendía que hacia el a esas altas horas de la noche en medio de la calle, justo cuando ese auto había chocado contra el árbol y porque se noto tan natural y desapareció repentinamente.

-Ya superalo Alyson. -Me dije a mi misma sonando como una tonta por hablar sola, pero tenia ya que superar esa noche, aunque la policía aun sigue investigando el accidente y están en busca de los pasajeros. Y si.. quizás Josh tenga razón y si de verdad no había ningún herido y todo fue por obra de quien sabe que y lo que me da mas ironía de todo esto es que no habían gotas de sangre se supone que cuando un auto choca y hay personas dentro esta se retiene contra el volante o el vidrio y se lastima.

Pero en este caso ni el volante ni los trozos de vidrio rotos dentro del auto estaban con rastros de sangre con señal de que alguien estaba o salio herido. Un ruido en la ventana hizo que saliera de mi "lectura" o mejor dicho pensamientos rotundos, voltee en dirección hacia ella y esta estaba totalmente abierta y las cortinas estaban revoloteando hacia arriba por el viento de afuera.

Juro haber cerrado la ventana antes de ponerme a leer.

Me levante dispuesta a volverlas a cerrar pero justo cuando me asomo en ella, la silueta de un chico en la carretera hace que de un pequeño brinco de niña asustada hacia atrás, no se podía distinguir bien su rostro pero si su figura en la oscuridad. Este llevaba una chaqueta de cuero y ambas manos dentro de sus bolsillos del pantalón, por un momento pensé en llamar a la policía pensando que era un ladrón que estaba vigilando mi casa para entrar a robar. Pero luego lo vi muy estúpido y descarte esa idea, volví a mirar hacia la ventana y ya no estaba. ¡Pero que diablos es esto!

De repente se escuchan pasos provenientes de la planta de abajo, ahora si estaba comenzando a asustarme, de seguro era ese chico que estaba afuera, busque en el armario algún tipo de arma, y conseguí fue una raqueta de tenis. Salí lentamente dela habitación y baje las escaleras tratando de no hacer tanto ruido, al ya estar en la sala camine a paso lento y silencioso hasta la cocina pues de alli se escuchan los pasos y ruidos, me acorrale en la pared y puse la raqueta en el pecho lista para atacar cuando este viniera hacia la sala.

En cuanto oí sus pasos mas cerca conté hasta tres, corrí hasta la cocina e hice un raro sonido de karate y le pegue la raqueta a la persona en la espalda, cuando abrí los ojos (si los tenia cerrado cuando salte) me di cuenta que esa persona era mi padre.

-Pero que diablos ¡Alyson! -mi padre se encontraba agachado y con su mano en el brazo, no le di a la espalda, le di a su brazo.

-Oh por dios papa ¿estas bien? -dije tratando de aguantar la carcajada que llevaba por dentro, mi padre volteo a verme y se que me estaba fulminando con la mirada, lo ayude a levantarse y lo lleve hasta el sofá, aun se estaba quejando del dolor.

-¿Bien? aun lo preguntas cuando me pegaste con una raqueta. -la situación era divertida pero se que si me reía iba a recibir un feo castigo de unos cuantos meses. -¿Se puede saber que rayos pretendías en darme con eso? -añade mientras se sobaba en brazo 



Adelineart

#13341 en Novela romántica
#3740 en Thriller
#1647 en Suspenso

Editado: 17.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar