Alek

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 4

Llego a casa muy cansada y me tiro al sofá, papa ya empezó a trabajar como policía y no estará mucho en casa, pues su trabajo es de tiempo completo, así que me toca preparar la cena sola, entro a la cocina y abro el refrigerador para ver que puedo preparar. Carne, Pasta, agua, jugo, huevo, carne ah y pasta.

Saco la pasta junto con la carne, que irónico verdad, tomo una olla y la lleno de agua hasta la mitad y la pongo a hervir en la cocina, mientras tomo la carne y empiezo a aflojarla y echarle cosas como pimienta, sal, ajo, cebolla etc.

Al finalizar hecho la pasta en la olla junto con la carne, me lavo las manos y me dirigo al sofá enciendo la tv y me pongo a ver un programa, pasa un rato y me levanto a ver la pata, ya esta lista, tomo un plato y me sirvo dejando un poco para mi padre en el microondas, me vuelvo a acostar en el sofá y devoro la carne. No es tan buena como la que prepara mi padre pero algo es algo. Al finalizar llevo el plato al fregadero y vuelvo a tirarme al sofá, me quede un rato hasta que mis ojos lentamente se iban cerrando.

Me encuentro en un bosque, este lugar se me hace familiar, voy caminando entre los arboles y pinos por todo el lugar, pero al parecer no estoy sola, me miro a mi misma y me doy cuenta que estoy completamente desnuda, tapo mis partes sintiendo mis mejillas arder, de repente escucho unos gritos mas adelante, corro hasta allí esquivando los arboles y ramas que me impiden el paso.

Cundo ya estoy lo suficientemente cerca, me escondo detrás de un árbol y me paro firme al ver lo que mis ojos estaban sin despegar, un chico estaba tirado en el piso y llevaba solo unos jeans rotos y su torso totalmente desnudo, estaba sangrando y encima de el se encontraba una criatura desconocida, yo solo lo miraba a el, porque vi en sus ojos temor y dolor.

No sabia como podía detectar aquello pero lo hacia, el chico me miro y su dejo de luchar contra aquella cosa que no lo dejaba en paz, y en eso cuando me dispuse en ir aun cuando tenia miedo y temor, algo en mi se impulso en ir. De repente siento algo que me atraviesa el pecho, algo filoso y caliente, haciendo que me desplomara en el húmedo monte, mis ojos se estaban cerrando y mi campo de visión se estaba desvaneciendo, el chico tirado me miro buscando ayuda pero no podía hacer mas nada.

Me desperté con el sonido de las ventanas pegando contra la pared, estaba lloviendo y el frió se estaba apoderando de mi cuerpo, que clase de sueño acabo de tener, desde que llegue aquí el mismo sueño me ha estado rondando la cabeza y nunca tiene finalidad porque siempre hay algo que lo detiene justo en esa parte. Me levante y cerré las ventanas, pero antes de que pudiera cerrar la otra vi a lo lejos un chico, el mismo jodido chico de la noche anterior.

Estaba cayendo una fuerte tormenta y el estaba allí mojándose, me aproxime a tomar un abrigo del perchero y salir a fuera para terminar de una vez por todas con esto. Me acerco al chico y este no se inmuta, estaba empapado en agua y la cabeza gacha.

-¡Hey tu, que diablos haces al frente de mi cas..- antes de que pudiera seguir gritándole este alza la cabeza dejándome ver de quien se trataba.

Alek.. Alek Lawrson.

 



Adelineart

#13341 en Novela romántica
#3739 en Thriller
#1647 en Suspenso

Editado: 17.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar