Alex Maslow

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 10

🌙BETHZABELL DUMBAR🌙

Trague la pastilla dejando el baso sobre el escritorio. Desordeno mi cabello, bufo y me dejo caer sobre la silla frente al mueble.

──Estoy acabada...──

La cita de chequeo ya había ocurrido unas constantes veces. El doctor llamaba mas que de lo común y ya comienza a aterrorizarme, cada vez que lo hacía formulaba una frase que...me eriza los bellos.

──Esta comenzando a dudar...── volteo a la habitación del frente.

Silencio. Mordio sus uñas, me observo y después cerro la puerta.

──¿Que esta sucediendo?── trague saliva.

Me levante de la silla y me recargue sobre la ventana. El foco del pasillo y la luna iluminaba pequeñas partes de la habitación. Las calles están demasiado sombrias, ni el cielo estrellado alcanzaba a iluminar tan bien y al parecer todo se miraba frío, oscuro, tan...tétrico. Entre abrí los labios.

──¿Tienes miedo?── sonrió.

El frío de la habitación me hizo estremecer. Latido por latido y paso por paso.

──El miedo es...debilidad.── jalo mi brazo.

──No quiero tener miedo.── trague saliva.

──¿Quieres que te enseñe mi secreto para no ser débil?──

Asenti tantas veces ansiosa provocandole una sonrisa satisfecha, una que me provoco avisos de peligro.

Exhale sobando mi brazo derecho. La ansiedad de cada alucinación siempre estaba presente cuando era el peor momento, lo empeora mas. Pero necesito que ella me ayude.

 No es necesario que confies todo...

──Necesito mantenerla al tanto...── susurre.

Caminas por un hilo fragil, Bell.

──Voy lento, pero seguro.── mi boca se seco.

No hubo respuesta.

──Sola, de nuevo.── me deje caer sobre la cama.

Acomode mi cara entre la almohada y el colchón.

(...)

Me levante entre los pinchazos contra mi piel, lento y doloroso. El sol no ayudaba, me levante de golpe torturada y con una mezcla seca que jalaba mi piel y olía a metal. Sacudi los cristales con cuidado.

La escuela...

Mire el reloj que marcaba las 7:00 de la mañana. Cerre la puerta detrás de mi.

──¡Mierda!── camine manqueando.

Atravese la sala de estar y subi el primer obstaculo── un escalón── con dificultad. Me apoye con la mano de la pared.

──¡Mama!── Duele.

Di una sancada mas.

──¡Ma!── Bufo.

De seguro ya se fue.

Casi me arrastro pasando las puertas por el pasillo. Quejosa, entre a la habitacion con un nudo en la garganta y la viscosidad en mi cuerpo pero trague en seco omitiendo la sensacion de asficcia, volvi a tomar apoyo sobre la esquina del escritorio, resbale.

──Demonios...── mi labio tiembla.

Incruste las uñas sobre la madera que desgarro la carne de mis uñas. Me mordi del dolor.

Un segundo dolor distrae del primero...

Las inmensas astillas traspazan mi piel, la sangre, el dolor, el picor en mis ojos, el sabor metalico, el miedo...no me deja respirar. Arrastre los pies entrando al baño. Repose los brazos al lavabo y subi la mirada ¿que vi? Un mar de terror y desesperacion selladas en mis ojos, vi...cascadas de sangre decender por mi rostro, hay un cristal perforando mi piel sobre el pomulo.

Sollozos. No tenia opcion mas que permanecer en silencio o gritar a bajos murmullos, encerrada entre cuatro paredes que tomaban lugar las barreras suficientes para guardar cada tormento por los rincones...las sombras, los ecos que se forman entre la oscuridad haciedo mi propia caja de memorias.

──Des reflexes qui tourmentent la nuit.── Llore.

Sople con cuidado las llemas de los dedos, abri la llave, acerque los indice y los expuse al agua con dificultad...con muecas de ardor.

──Vamos, Bell, debes darte prisa.── pizoteo el suelo.

El fuerte hormigueo sobre la piel expuesta se vuelve poco a poco insoportable.

El pomulo...

Trague saliva. Con gran temblor en las manos las dirigí al cristal, no se miraba tan grave---- a pesar de que derrama sangre de mas---- limpie un poco del líquido. Retire el objeto filoso y me mire al espejo.

Será mas que suficiente con algodón, alcohol y un poco de maquillaje de mi ma.

Llene las manos juntas de agua y la lleve a mi cara.

──¡Mierda!── patee la pared.

Me aferre al lavabo con fuerza. Me volví al espejo.

──¿Que es lo que estoy haciendo?── toque cada herida.

Apreté con fuerza la mandíbula.

──¿Por que soy así? ¿Que pasó? ¿Que me hice? ¡Duele!── rasque mi cuello.

Cerre los ojos.

──Lastimosamente soy así, no importa lo que haga...no puedo matarme, por que soy cobarde, no puedo intentar hacer que voy bien...aun no cicatriza.── acaricie la marca.

Me sentía tan enojada conmigo por ser una idiota inservible, por no poder evitar esto para mi y para todos...no quiero ser esa que de lastima. No quiero ayuda, pero aunque me arda la necesito.

Me hacia recorrer cada facción de las personas── me cegaba la ira── me ponían en modo estorbo cuando extendían sus manos a mi, no quiero eso, me creo importante pero que aun así no me gusta ser la atención y a la vez sí...Después que ya no queda nadie me vuelvo invisible. Es complicado de entender. Ya me a sucedido varias veces atrás y no quiero volver a revivir esos momentos.



Hiromi Osuna

#1703 en Novela romántica
#274 en Thriller
#119 en Suspenso

En el texto hay: oscuridad, romance, suspenso

Editado: 27.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar