Alex Maslow

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 16

🌙BETHZABELL DUMBAR🌙

El timbre sonó. Me levanté y junte todas mis cosas lo mas rápido que pude antes de encontrarme con alguien conocida── mis amigas── respire profundo cuando pase desapersivida por la puerta── realmente alivida── realmente tenía miedo a que pregunten ellas por ser ultimamente distraída ¡¿y como no estarlo?! si velo por mi bienestar, digo, cada uno lograba provocar que yo fuera distinta con ese triangulo. Era algo que nadie se habia dado cuenta mas que yo, especificando, noté como me comporto con cada uno.

Humillante.

Es extraño pero tal vez asi es como logran sacar cualquier estupidez de mi y algo que tenía en mente es que si alguien se entera me tomara como hipócrita o falsa aunque tal vez una doble cara, me refiero, ¡Ni siquiera me estoy entendiendo! incluso, me pregunto como lograria comprenderme si estuviera en el lugar de otra persona para asi darme cuenta de los errores en mi para corregir y asi que no se lograran estos malentendidos. Garaspeo, camine cabizbaja cubriendo mi perfil con el cabello.

──Muy bien, hoy tuve suerte.──

Consegui faltar a las clases con cualquiera de las seis chicas que conozco, en realidad, creo que estuvieron evitando cualquier contacto de miradas conmigo o estuvieros realmente ocupadas con Naim── la chica nueva y la primera melliza en High school #13── aunque eso suena como a que me cambiaron por otra, ahora, la nueva mejor amiga. Solte un soplido. Todo el día fue de Naim una de las chicas que de un depronto llegó y rompió un estupido record lo que significaba que ya estaba a solo 100 amigos a ganar una corona── muy cerca de la mía── lo que me alerta cada vez que la veo reírse con sus nuevos mejores amigos.

Maintenant je vais tourner à gauche...

La maldita reina que sostiene la copa con veneno de renuncia── esa sere yo en el futuro── ¡A claro que no! volvere con la energía como en los viejos tiempo: estoy arta de intentar quedar bien con todo este jodido mundo de mierda de gente falsa, no voy a dejarme pisotear por nadie── otra vez── ¡¿creen que me lo olvide?! estos malditos hipócritas, se podria decir que era la mejor en todo pero lograron derrumbar mi imperio que me protegía── despues, no logré levantarlo── supongo que es hora de volver a construirlo con muros gigantescos e indestructibles.

──¡Bethzabell!──

Pare en seco. Tuve que esperar al chico de ojos grandes, pareciera que en el fondo disfruta de que gracias a su hermana me alla humillado quitandome a mis mejores amigas.

──Nadie me llama así.──

Rechine los dientes, rode los ojos, suspire, voltee y sonrei con notoria falsedad.

──¿Que tal la tarde de amigas?── sonrio.

──¡Perfecta! Noah, ¡Y de hecho fue el mejor día de todos!──

Todo esto quedaba en una conversación a volumen bajo── ya a nadie le importaba── bueno miento cuando digo que nadie se pierde de una pelea.

──¿En cerio?── arqueo una de sus cejas pobladas.

Asenti.

──¿Entonces, por que tus amigas van directo a nuestra casa a una pijamada y tu no?── mira por encima de mi hombro.

Mire de reojo: reían de cada palabra a la que Naim compartiera con el grupo. Me mordi la lengua.

──No me interesa.──

Sali de la escuela. Gire hacia el camino a mi casa── la izquierda── colgue mis pulgares sobre la correa de la mochila, bufe, patee una piedra intentando descargar lo que ese chico lograra acomular en mi, solo la ira. No quiero volver a pasar malos ratos.

Tengo que evitar esto...

Necesito un lugar en donde poder descansar en silencio, en el que allá solo el soplo del viento y su silvido chocar contra los arboles.

El bosque Lohut.

No es precisamente el bosque si no el campo que une amabas áreas naturales en la que toda la ciudad Anges se encontraba rodeada y para mi suerte el gran campo libre frente a las casas── también de la mía── me proporcionaba una gran ventaja de que esa parte de la ciudad diera conexiones── pasadizos── al gran área verde.

Servirá una casa del arbol solo con tal de estar sola y tener un lugar en el que desansar con el presiado silencio.

Mi casa casi siempre estaba sola pero despues de mis alucinaciones── titulado por Eli── mi madre considero que sería mejor renunciar a su trabajo de las tardes, ahora es difícil acostumbrarme a verla en mi tiempo para descargarme a golpes con la almohada y controlarme frente a ella es lo que se dificultoso que eh intentado en toda mi vida── aparte de ocultar la maleta de regalos── aunque sobre eso es una exageración de mi parte y a la vez la verdad absoluta. Me detuve.

¿Y si me encuentro con Alex?

Cambie mi recorrido del área libre a mi casa. No es novedad que quiera ir a cada rato a ese lugar si mantiene ese cuerpo escult...

¡¿Que estoy diciendo?!

──No digas estupideces. El no puede leer tus pensamientos, por lo tanto, eres libre de expresarte como quieras y cuando quieras.── La voz. Habia notado una pizca de perversión en su tono.

──Es verdad...──

Sonreí ladina. Voltee a los lados como si alguien pudiera escuchar mis pensamientos y luego me mordi el labio inferior.

Alex tiene lo suyo, lo mejor de lo mejor. Su cuerpo es tan...perfecto.

Abanique mi rostro con las manos.

La mejor escultura que eh admirado en mis 14 años.



Hiromi Osuna

#1707 en Novela romántica
#254 en Thriller
#106 en Suspenso

En el texto hay: oscuridad, romance, suspenso

Editado: 27.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar