Alex Maslow

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 3

Plan de escape. No hay opciones cuando te sientes acorralada, incómoda, desesperada entonces llega una luz como la unica salida, escapar. Llegó a mi exactamente igual. El sonido por los altavoces nos indico la hora de salida. Junte mis cosas lo mas rapido que pude y me levante sonadome las sienes casi huyendo del aula.

──¡¿Como pudo pasar?! digo, Bethzabell es facil de enojar pero ¿un extraño?

Fui siendo perseguida al comienzo del largo pasillo.

──El es irritante.

Mi confesion las habia sorprendido tanto que me detuvieron jalandome hacia atras por los hombros.

──Dios mio, ¿como es posible que no alla emociones en su rostro? ¿como hace eso?

──Lo mismo me pregunto.

Ambas chicas picotean mis mejillas con sus dedos indice.

──¡No me toquen! quien sabe que cosas sucias estuvieron haciendo por toda la mañana.

Golpee la mano de mis amigas.

──¿Eres un especie de robot o que?

──Kelly, ya vasta. Tu proyecto puede esperar.── Mery aparta de mi a mencionada.

──Si me permites una opinion. Intentar volverte emo es ridiculo y tu te ves ridicula.

Rode los ojos ante la cruda sinceridad de Ehys.

──Aceptalo ya, hacerme pasar verguenza a mi misma es algo que llevo y llevare desde siempre.

Bufo a mi lado.

──Je suis comme ton bouffon.

Mi mente y cuerpo se encontraba exhausto de su personalidad tan directa, asi es Ehys, el veneno de sus comentarios mortales le queman la lengua...por lo tanto debe escupirlo a otra gente. Si embargo, su frialdad congela a cualquiera a excepto a su circulo, nuestro circulo de amigas...siete para ser exacta ¿como le hacemos para aguantarnos? ni idea, cada una en el circulo tiene una capacidad sorprendente de resistencia entre nosotras. Pero habia veces que todas explotabamos y nos separabamos cada una por su lado.

──Callense y caminen mas rapido.

La pelirroja se adelanto y abrio de par a par las puertas del comedor. Bueno la hora de comida es un tanto especial y trata sobre: planes, construccion, bromas, rumores, juegos, amores platonicos. 

──¿Acaso no desayuno hoy o que?

──Jenna, hermana, debiste preparar algo temprano para sus momentos de lobo feroz.

Las gemelas platicaban de algo tan absurdo pero a la vez con gran importancia. 

──Jenny, ¿que te paso en la muñeca?

──Ah, ¡amarro su muñeca a...!

──¡Jenna callate!

──¡La cuerda del cerezo y se columpio como Jane!

Jenny jalo el cabello rubio de su hermana.

──¡¿Que pasa contigo?!

Jenna intentaba esquivar los golpes de su gemela, parecian un espejo.

──Vamos a comer.── arrastre a ambas de las trensas.

Intente no lastimarlas tanto. Entre quejidos las gemelas se dejaron caer en los bancos rojoa alrededor de la mesa, Nella nos esperaba impaciente con una charola de su almuerzo en ella.

──A comer.── sonrió como una niña.

Agarro el tenedor de plástico y lo enterro entre las papas bañanadas de aceite. Arrugue la nariz.

──¿Que no se supone que estas a dieta?

Mi estómago rugio mientras la observaba masticar y sonreír alegre.

──Supones muchas cosas Bethzabell.

La pelirroja ni si quiera me dedico una mirada fugas, toda su atención se encontraba en una desicion entre las papas y una manzana. Prefirió lo ultimo como postre.

──Ya no me molesten.

Llenó su boca de pedazos de su comida y solo volteaba a la nada sumida en sus pensamientos.

──Eh, aprovechando que todas estamos aquí...quiero...

──Mery, dilo rápido comienzas a darme dolor de cabeza.── las quejas de Ehys se hacen presente.

──Un club.

Dos palabras que despertaron la curiosidad de las seis en la mesa.

──Solo para muchachas, ¿Que les parece?

La sonrisa de Mery adornaba su linda cara de asesina engañosa. Muy bien pensado.

──Es obvio que habra reglas y normas.

Reposa los codos en la mesa y entrelaza sus manos, se inclina al frente.

──¿Puedes hablar un poco mas rápido? Me intriga demasiado tu propuesta.

Los ojos verdes de Kelly saltaron alterada y ansiosa.

──¿Y como le llamaremos?

Jenna intentó hacer uso de su poca creatividad pero parecía que no conocía a la pelinegra, su carita que transmite curiosidad mustra un plan seguro.

──Será el proyecto Imperio Rosa. En cuanto a todo sobre construcción pense en que Kelly podría ayudar, Jenna sería la encargada de las comidas, Jenny en remodelar el interior como exterior, yo seré quien haga los planos, Ehys serás quien ilumine nuestro ser...literalmente le darás servicio de electricidad al imperio, Nella será quien se encargara con lo del jardín de vegetales y frutas, Bethzabell tu mi querida amiga...te encargaras del botín pesado.

Su sonrisa cambió a una sombría, se a lo que se refiere con "El botín pesado"  yo adoro ese botín.

──¿Tendremos una mascota?

Los grandes ojos azules de Nella se iluminan.

──Con eso de la mascota, yo puedo ayudar.

Creo haber visto un gato muy bonito merodeando por mi ventana y si no lo encuentro, pues, me robo uno de los vecinos.

──Sobre la construcción, no va a ser necesario. Le voy a rogar a mi hermano mayor por el apartamento en el bosque Lohut.

El rostro de Kelly mostraba esperanza.



Hiromi Osuna

#1704 en Novela romántica
#262 en Thriller
#110 en Suspenso

En el texto hay: oscuridad, romance, suspenso

Editado: 27.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar