Alexandra

Tamaño de fuente: - +

(H) Epílogo

Vacío.

Sombrío.

Infinito.

Si, esas eran las palabras exactas para definir aquella sensacion de infinita soledad en la cual me encontraba.

Al abrir mis ojos me encontre con el habitual espacio totalmente negro a mi alrededor, hacia días, no, quizas semanas, meses, o incluso años que amanecia en este lugar. Cada despertar indicaba que debia vivir lo mismo una y otra vez en el inconsciente.

Despertar. Caminar. Dormir.

Habia perdido algo de mi fe con el soñado retorno a la superficie de este inutil subconsiente... aun me es dificil recordar cuales fueron las cirscunstancias que me obligaron a estar en este eterno cautiverio en primer lugar. Pero, desde el momento en que llegue, habia tomado la decision de salir lo mas pronto de aqui, aunque olvidara la razon eventualmente del motivo, siempre salia a explorar lo que seria mi hogar durante toda la eternidad en la que me hallara aquí. 

Llegue a acostumbrarme a tener un estilo de vida nomada. Nunca tuve la necesidad de alimentarme para subsistir, algo que agradezco porque no encontre nada en la negrura, tampoco lograba cansarme por mas que corriera una hora, lo cual hacia de mi aburrimiento una agonia por no encontrar nada, dia tras dia.

Debería admitir que si bien era la unica persona, me encontraba constantemente rodeada de nubarrones grises con cientos de imagenes del mundo exterior que habia abandonado hace mucho tiempo, decidí llamarlos cruces del olvido por la ironía de mi situación, jamás me queje de ellos pero si eran cosas que te hacían pensar demasiado, como era lo único que veía tampoco me fue difícil acostumbrarme.

Recuerdos tales como la magia eran tan frecuentes encontrarlos, la primera vez que los vi fue maravilloso hasta que recaí en la cuenta de que estaba en el famoso limbo del olvido.

Un limbo a quien nadie ni siquiera quisiera entrar por su cuenta, alguien normal sin ambición ni siquiera a la verdad sería destruido por sus propias indulgencias, temores o incluso en su aburrimiento eterno.

La vida aqui...

Simplemente se vuelve aburrida y monótona...

Por más que uno busque la libertad,

Siempre queda clausurada....

 

 

 

 

 

 

O al menos, eso pensaba...

Llevaba mucho tiempo deambulando sin rumbo por aquella inmensa oscuridad, cuando logre divisar una puerta, que se camuflaba perfectamente, sin dudarlo la abri, todo era mejor que seguir vagando por este lugar monotono y oscuro.

Tras abrirla, un mundo blanco, lleno de imagenes y recuerdos que no comprendia se extendio ante mi como si quisieran que alguien los viera y pensara, esto era raramente familiar, aunque todos esos fueran momentos felices y se empecinaban a acorralarme; ahí, en un rincon apartado emanaba una mancha negra, tan deslucida y ajena a todo la blancura que la rodeaba, por extraño que parezca... decidi acercarme, quizas porque el cambio de entorno fue demasiado para mi y aun no lograba acostumbrarme a ese cambio tan brusco o porque aun parte de mí jamas pudo satisfacer mi sed de curiosidad.

Apenas me acerque senti como era absorvida, me sentí en mi hogar cuando regrese a esa oscuridad por la cual habia entrado pero algo habia cambiado a mi alrededor lo blanco se transformo en gris y de repente una nube de color verde comenzo a aparecer, era distinta a las cruces, sin embargo habia sido olvidado por algo.

En aquel recuerdo aparecia yo junto a una chica identica a mi, ambas pareciamos estar divirtiendonos en aquel lugar, cuando de repente una grieta comenzo a separarnos. Por una extraña razon, yo estaba destinada al espacio blanco del subconciente y ella al inconsiente, sin embargo ella salto aterrizando al lado mio, y en vez de huir conmigo me empujo a la grieta. Ella parecia triste pero luego su sonrisa aparecio y comenzo a reir... 

Una vez que el recuerdo se desvanecio, la vi, era aquella chica que me había empujado, al igual que yo, se notaba que habia crecido pero ella se veia más alegre que yo. ¿Y cómo no? Sí ella me había quitado aquello que era mio por derecho.

- Veo que lograste pasar una barrera, estoy impresionada, hace años que intento pasarla solo para ver que onda con tu nuevo hogar, siempre he sido denegada, y empujada lejos...

No sabia como reaccionar ante ella, ya habia perdido el interes de hablar con alguien hacia mucho tiempo.

-Espero que no estes resentida con lo que paso cuando teniamos 6 años, Alex, estaba aterrada, tu sabias que odio la oscuridad - musita excusas tan vagas - crei que si tu ibas, a mi no me pasaria nada... aunque si fue malo por mi parte debo reconocerlo...

- Sabes que? Lo habia olvidado, al igual que tu y todo esto...

-¿Enserio? - de la nada comienza a reirse - Genial! Sera incluso más facil! - luego sin descaro exclama desesperada - Mira, ya no puedo manejar a nuestra persona, quizas sí, pero ni me moleste en averiguarlo cuando tuve la oportunidad, aparte, ya deje el plano de la conciencia no hay vuelta atras para mi, ya qur mi gran "motivacion" se esfumo hace rato cuando no consegui lo que queria asi que, sin querer digamos que recurri a mi plan B.



Gabriela Cordova

Editado: 24.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar