Alma Endemoniada

Tamaño de fuente: - +

10. Noche

Mi celular calló al suelo el momento en que leí el mensaje. Estuve a punto de recogerlo, tenía que preguntar qué le había pasado a Taylor, pero, el momento en que me agaché se abrió la puerta de mi cuarto y mi mamá entró con su celular en la mano, la pequeña pantalla mostraba un número que no reconocía, aunque para ser justos, sólo me sé los números de mis padres y el mío por cualquier cosa.

—¿Khan? —Preguntó mamá, negaba con la cabeza mientras me entregaba el teléfono—. Es un amigo tuyo… Creo que se llama Kevin, está preguntando cómo estás —Sonrió—, ¿sabes? Estos amigos tuyos parecen ser los correctos…

Creo que no lo había mencionado, mis padres siempre estaban al tanto de mis amistades, hasta que llegué a la preparatoria, ahí tuve que hacer nuevas amistades, en especial porque Jorge, Tris y Moisés cambiaron un tanto cuando entramos, desde el primer año nos empezamos a separar, cada uno en un grupo diferente, aunque en primero nos apegamos entre nosotros, pero supongo que este segundo año, por la influencia de todos nuestros compañeros, hemos cambiado un poco. Este año cambiamos nuevamente de salón—la escuela te cambia de salón por año—, y ahí fue donde conocí a Kevin y las demás.

—Sí… ¡lo son! —Dije agarrando mi teléfono y parándome. Puse el teléfono en mi bolsillo y agarré el que me estaba dando mi mamá, ella sonrió al tiempo en que se daba la vuelta y salía de mi cuarto. Cerré la puerta, me volteé y me aventé a la cama—. Éste es Khan, diga.

—¡Oh! ¡Genial! —Respondió Kevin—. Esme y Rosy han estado buscándote por todos lados, ¿estás bien, wey? —Antes de que tuviese tiempo de responder lo escuché gritar <<weyes, ¡está en el teléfono!>> así que me imagino que todos están en el mismo lugar—. ¿Khan?

—E… Estoy bien, cuando nos separamos decidí mejor ir a casa… perdón, ni les avisé.

—No te preocupes —Dijo Esmeralda.

—Cierto, se me olvidó, estás en el alta voz, todos te oyen —Kevin sonaba feliz y bastante orgulloso de sí mismo. No estoy seguro de por qué, pero tampoco parecía necesario preguntar.

—Sí —Continuó Sofi, todas sus voces sonaban muy diferentes en el teléfono, pero no tanto como par ano reconocerlos, como si fuera un hechizo. Ahora que lo pienso, tal vez si lo era, después de todo, el teléfono me lo dio la Organización—. Así que… ¿qué pasó?

—Nada… necesitaba alejarme tanto como pudiese, la policía cree que yo tengo algo que ver con los masacres… no necesito un tercero.

—¡Pero no pudo haber sito tú! —Replicó Kevin—, tenemos dieciséis wey, no mames —Sonreí mientras me volteaba para prender la televisión. Pero mi mano rozó el bolsillo del pantalón y me acordé de mi prima, algo le había pasado. Tenía que ir, sin importar qué.

—Eso es lo que les dije —Pero también tenía que pretender que nada había pasado, después de todo, la magia todavía es un secreto—. ¿Están bien ustedes?

—Sí, lo estamos —Esmeralda sonaba feliz sobre ello.

—Había una persona que salió de la nada —Dijo Rosy—, tenía una clase de gabardina negra… ¿o era un suéter? Tal vez sólo estaban fusionados… no sé, pero hubo un tipo raro ahí, fue genial —Respondió algo confundida.

—Sí —Respondió Sofía—. Sacó un báculo y creo que volaba… y entonces aparecieron otros dos monstruos… las personas les llamaron “demonios” —Sonaba asustada, lo podías notar en el tono de su voz, pero no iba a presionar a nadie, en especial porque ellos estaban asustados de mí—. El demonio se refería a él como <<Cazador de Demonios>>.

—Nos salvó —Continuó Esme—, al menos, salvó a tantos como pudo.

—Pero también hizo aparecer al demonio de la plaza, no estoy del todo seguro de que sea un héroe —Replicó Kevin. No lo vi en el cine cuando aquello sucedió, pero no me sorprendería que alguien hubiese subido un video de Pazuzu.

—De cualquier forma —Continuó Sofía—, ¿has visto a Jorge? Después de que Kevin se separó, cuando el caballero se incendió… no lo hemos vuelto a ver —Estaba preocupada, pensé que era algo lindo considerando que a Jorge le gustaba ella. Podrían hacer una linda pareja, pero sólo podrían, ella nunca estuvo interesada.



Alex Scrivenor

#535 en Fantasía
#107 en Magia
#218 en Thriller
#118 en Misterio

En el texto hay: muerte, demonios, sangre

Editado: 15.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar