Almas: Animarum

Tamaño de fuente: - +

Celos

 

 

Sonrió cuando comprendo que tengo en frente al último de los candidatos, su luz es suave siendo el más joven y por un momento olvido la molestia que me provocó la falta de seguridad.

_ ¿Se encuentra el Capitán? –Inquiero aun sabiendo la respuesta-

Es un joven con la piel morena de estar al sol, su cabello de corte desparejo es negro ébano, bajo y delgado incluso para su edad.

_ El capitán no se encuentra ahora mi Señor. –Responde con sinceridad y su total confianza a un extraño me molesta-

_ ¿Te importa si lo espero? –Él niega y abre lo suficiente para que pueda pasar-

Le sonrió una vez más sintiendo como mi molestia crece, al entrar me siento en una de las pocas sillas que hay en la habitación, el joven se queda de pie unos pasos por delante de mi sin saber qué hacer.

_ ¿Cuál es tu nombre? –Pregunto con suavidad, lucia como si en cualquier momento fuera a derrumbarse-

_ Ángel su señoría. –Susurra-

_ Ángel. –Repito asegurándome que su nombre figure en el libro- ¿Crees que tardara mucho el capitán?

_ No mucho. –Sus ojos se abren grandes y sé que miente, tal vez no sepa dónde está Ceylán-

Como si encontrara siervos en sus habitaciones todos los días comienzo a hablar sobre lo que planeo decirle sobre las guardias.

_ Supongo que su majestad ha estado muy ocupado. –Comienza el joven- Pero desde el anuncio del Rey, incluso antes, han estado llegando muchos visitantes al reino, todos pidiendo el derecho a una concesión.

_ ¿El anunció? –Pregunto confundido-

_ Así es majestad. –Su voz es suave y lenta, tal vez piensa que somos de corto entender murmura Hiro con gracia—Aquel donde permite que cualquiera intente ganar el derecho a cortejarlo.

Me pongo de pie bruscamente, ¡No puedo creer lo que hiso! ¿Con que derecho se cree capaz de una cosa semejante? Pero claro, él es el Rey, nadie puede contradecirlo, por ahora. Con un suspiro intento calmarme al tiempo que la puerta se abre de golpe, y un Ceylán muy agitado nos contempla con sorpresa.

_ Capitán. –Saludo con una inclinación, noto el momento justo en que se da cuenta quien soy-

_ Mi príncipe. –Responde con una pequeña reverencia, noto la molestia en su mirada- ¿Cuándo llego?

_ No hace demasiado. –El siervo se muestra algo incómodo y desorientado por nuestro vago intercambio- Ángel me comentaba sobre el anuncio de mi padre.

_ Lamento eso joven. –Esta vez su inclinación es de disculpa- No hubo nada que pudiera hacer para evitarlo.

_ Lo sé capi. –Vuelvo a sentarme y las siguientes palabras las dirijo al joven- ¿Y tú? ¿No estas interesado en conseguir una concesión?

Ambos me miran sorprendidos, el conocimiento brilla un momento después en los ojos del capitán mientras que el joven parece deslumbrado por la simple idea.

 

 

BRIAN

 

 

Me molesta su confianza, dejarlo ir como si nada solo porque dice que cree saber quién es el último candidato. Como exsoldado conozco todas las entradas y salidas ocultas, además desde el caos que genero el anunció del Rey a nadie le parece raro que un extraño este rondando las dependencias de los soldados, dado que el mismo encargado de llevar a cabo la prueba es el capitán, mucho menos aun si camina como si perteneciera al lugar. Seguirle el paso no fue fácil, pero tampoco fue tan difícil como pensé, pero lo que me sorprende de verdad es el gesto en su rostro al entrar en sus habitaciones. Decidido a probar que no es tan honesto como demuestra me acerco y abro apenas su puerta, no consigo ver mucho pero si oigo las voces.

_ Entra. –Pide calmadamente la voz de Zero-

Sintiéndome como un niño al que atrapan haciendo una travesura obedezco, tres personas me reciben, el capitán, Zero y un muchacho que asumo, por la cercanía entre él y el príncipe, es otro candidato. Por un momento solo nos quedamos viendo.

_ Me estabas vigilando. –Afirma Ceylán indignado- Creí que habíamos superado la desconfianza.

_ Conmigo no será tan fácil. –Confirmo lo que de seguro ya sabía-

_ Ven Brian. –Pide Zero aunque puedo decir que es una orden- Siéntate junto a mí.

Una vez más obedezco y ocupo una silla junto a él, mientras que los otros siguen cada uno de mis movimientos, el capitán con enojo y el muchacho con curiosidad.



Jesse

#6581 en Fantasía
#2826 en Personajes sobrenaturales
#8645 en Otros
#1286 en Aventura

En el texto hay: hxh haren

Editado: 10.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar