Almas Unidas

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 18

DOS DIAS DESPUES....

Todo estaba pasando con una rapidez y cada momento estamos descubriendo diferentes momentos o episodios de la vida de nuestros padres.

Lauren había accedido irse con nosotros a la casa, debíamos darle protección a pesar de todo. Ayer había hablado con Henry, recontratando sus servicios. En este instante alrededor de la casa estaba escoltado y puesto cámaras de seguridad además de construir muros más altos y rejas en el inicio de nuestra propiedad. No solo para la seguridad sino un mejor control de quienes pueden entrar a la casa.

No dejaríamos que Frederick nos ganara esta batalla.

Hoy decidimos ir a la cárcel de nuevo, visitar a Lincon y hacerle entender que morirá muy pronto a menos que ya esté muerto.

Nos encontrábamos justo en la sala de visitas, esperando que traigan a Lincon. Ojalá recapacitara.

La puerta de acceso hacia los reclusos fue abierta apareciendo Lincon junto con dos guardias más. Estaba golpeado, su rostro un poco hinchado, con magulladuras. Esta vez no tenía una sonrisa burlona en su rostro. Estaba serio.

Se sentó en la otra silla al frente de nosotros, Los guardias se fueron dejando a nosotros y a él en este momento.

—No les pienso decir absolutamente nada — replica.

—Jors debes cooperar, Frederick no solo amenaza con tu vida sino con inocentes. — Aclara Lauren.

Ríe con sorna.

—A mí que me importa sus familiares, ustedes fueron los que iniciaron todo esto. asuman sus consecuencias — responde.

Niego incrédulo.

—Esto no lo empezamos nosotros, lo empezaron nuestros tíos y eso fue hace años. ¿Por qué nosotros tendríamos la culpa ahora?, nosotros somos inocentes de todo ello — contesta Matt con seriedad.

Sea como comenzó esta venganza por parte de Frederick no me interesa y se los repitos ahorren su tiempo, sus palabras y la gasolina porque no les voy a decir nada.

—¡Sino nos dices nada de lo que sabes tu hijo pagara las consecuencias, ¿eso quieres?, por más que Frederick te diga que no te va a asesinar o dar todo lo que quieres él te matara. ¡Sabes mucho y ese es el inconveniente para el! — grita Lauren.

Jors se tensa y su cara refleja la preocupación.

—Piensa en tu hijo también, piensa que él te necesita a tu lado, ¿cuántos años tiene tu hijo? — pregunto.

—ocho—responde con tristeza.

—Solo ocho añitos, no quieres verlo crecer, celebrar sus triunfos, acudir a él cuándo te necesite, felicitarlo, animarlo en los momentos que el sienta que no puede mas ¿no te gustaría eso? — pregunto de nevo.

El traga saliva.

—Frederick no sabe que tengo un hijo, siempre se lo he mantenido oculto, Frederick es peligroso chicos, no se metan más en ello, van a terminar muertos. EL no juega con sus amenazas ni las dice en broma. Váyanse de aquí, hagan otra vida. Acepto y admito que fui cómplice de la muerte de Paul y de Madeline. En ese momento no tenía dinero, mi familia la estaba pasando mal, las empresas decayeron hasta quedar en banca rota. Tenía un hermano pequeño de solo tres mesecitos, murió por una gripe que contrajo, le afecto su respiración. Estaba desesperado. Acepte su trato de asesinar a Paul, por venganza y Madeline fue porque intento escapar y ella sabía de la muerte de Paul y Jhosua. A pesar de que no tuve nada que ver con la muerte de Grace, Gabriel y Robert, el me confesaba sus planes hasta dentro de unas semanas no volví a saber noticias de él. Recibí una golpiza por parte de unos reclusos que me amenazaron con matarme —explica.

Con toda esta información no sabía que pensar o decir con racionalidad. Quisiera creer que nada de lo que ha dicho JorsLincon sea verdad, quisiera que nada de lo que nos dijo Lauren sea cierto, quisiera creer que Jhosua no haya asesinado a su esposa de esa forma...no obstante ahora nos damos cuenta que a pesar del problema que fue hace años, nos sigue a nosotros al pie de los talones, a pesar de que Dallan y Jhosua estén muertos, el problema nos sigue.

Se que tu vida corre peligro, pero necesitamos que testifiques, esto no solo puede salvar tu vida sino de las pocas personas que Frederick quiere hacer daño — pide Matt con seriedad en su rostro y determinación en cada palabra que ha dicho.

Sería una gran ayuda por parte de Lincon si testificara. Sería un gran privilegio y así poder encerrar a Frederick de una vez por todas y pague por cada acto cometido a sangre fría.

Todos quedamos en silencio, esperando la respuesta de JorsLincon, esperando su afirmación de que probablemente nos ayudaría, no solo para el beneficio de nosotros, sino para el beneficio del también. El de ver a su hijo, el tenerlo cerca y pasar cada momento maravilloso del crecimiento de su hijo.

—Lo siento, pero no puedo ayudarlos —dice sin más, sin pensar en las consecuencias.

Lo dice sin pensar en los daños que se puedan provocar, sé que es demasiado egoísta pedirle que testifique porque si y obligarlo, cuando sabemos que está arriesgando su vida.

Muchos momentos empiezan a venir hacia mi mente, recuerdo de las personas que quiero y amo, sus sonrisas, sus gestos de cariño, las palabras de ánimo, de felicidad o los consejos de ellos. La inocencia que todavía maneja los dos más pequeños de
la familia. Ashley y Erick, esos dos pequeñuelos que alegraron nuestras vidas. Una chispa de enojo y rabia se encendió.



Marlayer

Editado: 13.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar