Alpha Ashton ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 7

Derek

Toco el timbre con insistencia, al hacerlo espero con la ansiedad desbordante por saber sí él vive aún acá, es decir,  espero qué nuestro Alpha de la manada Colmillo Rojo, Ashton Romanoff éste acá y pueda ayudarnos. La espera se me hace eterna pero al fin la puerta es abierta, frunzo es ceño,  pués tras el umbral una pequeña humana de ojos cafés me mira expectante. 

—Disculpa niña — le hablo lo más suave qué puedo —¿Acá vive él señor Ashton Romanoff?. 

La pequeña humana me sigue mirando de manera extraña por un buen rato, su rostro muestra interés en mis visibles heridas —Ésos malditos casí me matan — pienso al recordar la dura batalla qué tuve con las marionetas de la nigromante.

¿Quién és y qué le ha pasado? — tras la niña aparece una señora qué la qué ha hablado. 

—Busco al señor Ashton y su hija Skylar Romanoff? — respondo obviando sus preguntas.

Suelto un suspiro desanimado por sus siguientes palabras, la señora me dice qué ellos se mudaron hace cuatro años; y qué Ashton muy amablemente le ofreció quedarse en está muy hogareña casa. Le doy las gracias por la información y me doy media vuelta para así partir a la manada, pero la señora me detiene pidiéndome tiempo para adentrarse a la casa para luego al salir entregarme un trozo de papel —Está es la dirección qué ellos antes de irse me dejaron,  ahí puede encontrarlos.

Sonrio agradecido para ir a esta nueva dirección. 

Ashton 

Mis manos sudan y mi TIC nervioso qué me causa no dejar de mover mi pierna derecha me molesta, pero ésto es lo único qué puedo hacer en está sala de espera,  esperar, *—¿A qué hora nos dejarán pasar? — Irwin se impacienta al igual que yo por estar acá sin saber nada de Mérida y Louis también, con miedo debo seguir esperando a qué me dejen pasar a ver a mi alma gemela.

Según lo qué dijeron fué una botella de vidrio la qué golpeó en la cabeza de Mérida, el cuál impacto y fragmentos de  vidrios hicieron qué perdiera el conocimiento e hirieran causándole unos cortes y por consiguiente el sangrado.  Suelto un suspiro, el sólo recuerdo de ver a Mérida herida e inconsciente me duele,  aunque ella no sepa qué yo muero por ella. Sólo unos minutos más y un doctor sale a preguntar por Louis , me preocupo por su situación ya que el tipo le dió una estocada perforandole el pulmón.

Al parecer la navaja estába impregnada o recubierta de algún veneno o quizás de plata,  lo cuál me inquieta porqué en realidad la plata si nos causa dañó pero para causar efectos cómo en Louis el arma debió ser maldecida o bendecida. Espero que Louis se recupere lo más rápido posible;  nosotros los hombres lobo nos recuperamos rápido pero al ser membranas muy delicadas se llevará tiempo.

—Ashton — el llamado por mi nombre llama mi atención por lo que rápidamente reacciono, al levantar la cabeza me doy cuenta que es Daniel quién ahora es doctor y quién atiende a Mérida —Ven conmigo ya puedes verla.

Asiento en su dirección para luego ponerme en pié, al hacerlo le doy una mirada a la pelirroja qué se encuentra a unos cuentos asientos de mí, *—Es amiga de Mérida — Irwin interviene. Entrecierro los ojos pués pienso qué ella debe ser la primera en ver a Mérida, y no puedo obviar qué ha estado preocupada y llorando por Mérida. Además creó qué no es buen momento para hablar con Mérida con respecto al futuro. 

Me dirijo a la pelirroja qué está abrazada a un alpha y junto a ellos un omega quién derrama lágrimas también —Será amigo de Mérida también — me pregunto. Le digo a la chica qué venga conmigo para qué vea a Mérida primero por lo cuál se pone en pié rápidamente para adelantarse y adentrarse a la habitación dónde señala Daniel; por mi parte me quedo en la entrada de la habitación junto a un extrañamente callado Daniel.

—¿Élla lo sabe?.

—¿Él qué? — respondo con otra pregunta a mi amigo. Pués no se a que se refiere. 

—No te hagas Ashton — suelta un gruñido por lo bajo — No se qué ha sucedido,  pero la humana de ahí dentro huele a tí, por algúna extraña razón tú aura alpha a regresado y mi lobo me dice qué Irwin a también. 



J. A. Clever

Editado: 09.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar