Alpha Ashton ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 8

—¿Sí los zombies vienen a casa?... zombienvenidos.  

Shara y yo estallamos nuevamente en carcajadas qué nos causa Blake,  quién lleva ya varios minutos haciéndonos reír con sus locuras. Él me agrada mucho, y claro me siento felíz porqué él sea el mate o alma gemela de Shara,  ya qué ellos se complementan. 

—Ahora qué recuerdo, una vez mí tía quería llevarme con un Psiquiatra. — tanto mi pelirroja amiga cómo yo fruncimos él ceño en interés por lo qué dirá, pués por su sonrisa sé qué viene otra de sus bromas. 

—¿Porqué? — me aventuro a preguntar.

—Bueno... cuándo era cachorros creía qué en navidad quién nos debía dejar regalos a los cachorros de hombres lobo era Santos Wolf Clos, también una vez me adentre en un bosque para ver si encontraba a caperucita roja, también creía en la Loba de los dientes — al escucharle decir en todo en lo que creía me hace tapar mi boca con las manos pués es gracioso , suelta un suspiro — Ahh para nada me porté bién durante todo un año, él condenado Santos Wolf no me fué a dejar regalos o quizás el muy inútil no sabía mi dirección.

Nuevamente Shara y yo reímos.

—Esperen,  esperen — Shara intenta controlarse,  pars luego tomar un suspiro , parece qué quiere decir algo gracioso pero la verdad casi núnca lo es —Cuándo era pequeña escuchaba decir en un programa mexicano,  “Tengo todo fríamente calculado”, — la pelirroja suelta un pequeña risa antes de seguir —Por lo qué una vez metí la calculadora de papá en la nevera, fuí corriendo a decirle qué no se preocupara pués yo también tenía igualmente fríamente calculado al igual qué el Chapulín Colorado.

Blake y yo nos damos una mirada ante el pequeño silencio —Debemos reír — es lo qué puedo entender al leer sus labios antes de soltar unas cuántas carcajadas . Shara también se nos une luego de ver nuestras expresiones. 

Niego mientras doy una última sonrisa por lo no graciosa qué puede llegar a ser Shara,  no pasa mucho para cuándo debo levantarme de mi lugar para ir a buscar las medicinas qué me dieron en el hospital y tomarmelas; ha comenzado a dolerme la cabeza y el repentino estallido de risas tras de mi no ayuda en nada,  al parecer nuevamente Blake a hecho reír a su mate. Al adentrarme en la cocina justo en la mesada veo la bolsa con los medicamentos por lo qué sin perder tiempo, me apresuro a tomarlos.

Al haberlos tomado tomo la sensata decisión de ir mejor a mi habitación pués no quiero estar presente cuándo Shara comience a besar salvajemente a Blake sin darle oportunidad de respirar siquiera; con sólo entrar en la habitación suelto un sonoro suspiro,  me desperté hace unas horas y aún sigo con sueño, pero creó qué es comprensible pués son pocos los rayos de sol qué se ven en el horizonte.

Señor Romanoff”, susurro, a mi cabeza apenas llegan imágenes de él ayudando a Louis. Recuerdo también su preocupación plasmada en su rostro al verme en ése momento; llevo mi mano a mi pecho fue bastante extraño cómo me sentí al verlo en ése lugar alegre y protegida,  y cómo estando inconciente me embargó un calor en todo mi cuerpo cuándo entorno sus brazos en mí cuerpo para alzarme. Y al estar en su vehículo me sentí muy cohibida cuándo él intentaba buscar mi mirada.

Otro suspiro sale de mi cuerpo,  desde qué lo conocí sentí qué mi corazón se aceleraba al verlo, pero... —Por dios soy la niñera de su hija — me digo a mi misma . Ésto es la vida real no es un como las historias de telenovela mexicana dónde el galán se enamora de la chica pobre. Nuevamente dejo salir otro suspiro, —Sus ojos eran rojos — susurro, frunzo el ceño,  pués puedo asegurar qué el señor Ashton tenía los ojos rojos en el momento de alzar por el cuello a aquellos dos tipos cómo si no pesarán nada.  

Doy un respingo cuándo escuchó cómo tocan la puerta de la habitación, llego hasta ella para abrirla y así dejar pasar a los chicos; mi primera idea es preguntarle enojada el porqué me molesta pero todas las intenciones me dejan al ver su rostro preocupado y soy yo quién al ver a Blake estrar tiene los ojos rojos y los músculos tensos. 

—¿Qué le pasa a Blake?, ¿porqué tiene lod ojos así? — pregunto a nadie en especfico a la vez qué intento relajar mi ritmo cardíaco. 

*—Cazadores — la lenta y profunda voz de Blake al hablar me sorprende, pero no por ser un rugido siendo un siseo, sino porqué ésa no es su voz.



J. A. Clever

Editado: 09.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar