Alpha Ashton ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 9

Skylar

Cuándo papá me dijo lo qué pasaba no me lo podía creer,  La Diosa Luna le dió otra mate,  al inició me enoje porqué pensé qué papá podría olvidar a mamá.  — Mamá — susurro para mi misma,  la extraño tanto,  extraño sus besos en las noches en las qué creía ver mounstros en mi habitación, sus abrazos llenos de amor  me brindaban protección.

Pero lo qué más extraño de ella es qué mágicamente podía hacer qué papá no fuera a la oficina a trabajar para qué fuéramos a un día de campo los tres juntos,  todo eso se acabó cuándo mamá enfermó,  nuestros días de campo pasaron a ser días de espera en la sala de Oncología,  según recuerdo ella tenía Leucemia aguda,  para ése entonces no entendía lo qué sucedía y creía qué tenía una gripa.

—Mami — recuerdo qué llegué a su lado —Puedo hacerte un té para curarte.

Al parecer hice algo mal,  no funcionó y me culpe por no poder ayudarla.

Mé sentí tan culpable qué le pedia la Diosa Luna qué le quitará la gripa a mamá y me la pasará a mí.

Y cuándo no volvió a despertar,  yo también quise dormir como ella,  para acompañarla.

Pero no pude,  no pude porqué papá me necesitaba,  y yo a él,  lloramos juntos mientras dormíamos,  y lo entendí mamá ya no volvería.

— Princesa — aún recuerdo sus palabras mientras estábamos acostados — Nu-nunca me dejes,  no-no lo soportaría.

— Nunca papi.

(...)

—¿Sky, sucede algo? — doy un respingo —¿Es-estas llorando?.

—No claro que no.

Llevo mis manos a mi cara al ver la preocupación en la cara de Derek,  me sorprendo al sentir qué efectivamente lágrimas bajan por mis mejillas.  Al recordar qué no estámos sólo Derek y yo en el auto, doy una mirada hacía los asientos traseros,  suspiro al ver a la pelirroja y a Mérida, las cuales están dormidas,  al ver mejor a Mérida pienso qué ella es bastante atractiva,  no tanto cómo mamá pero lo és.

— ¿Cómo es posible qué papá tenga otra mate,  Derek?  — pregunto,  no porqué aún no acepté a Mérida sino porqué papá no me explicó muy a fondo éso.

— Según cuenta la leyenda y qué hemos encontrado en viejos pergaminos,  la Diosa Luna puede darle otra oportunidad a un lobo qué perdió a su mate por circunstancias en las cuáles ella no pude hacer nada — cómo pocas veces Derek me da una mirada qué no puedo entender — No sé sí hablar de tú madre aún te sigue afectando de gran manera,  pero cómo tú futuro beta Alfa Skylar Romanoff, quiero decirte en confianza qué estoy feliz qué su papá tenga otra oportunidad — yo le sonrió al igual qué el a mí.

— Yo también lo estoy,  ya no quiero ver a papá triste — es lo que más quiero,  hay fechas en las qué el no puede ocultar su tristeza,  y claro ni yo puedo hacerlo.

Vuelvo a mirar a los asientos traseros,  claro estoy segura qué Mérida será una gran segunda mamá.

(...)

Mérida

Me despierto por el brinco qué da la camioneta por quizás pasar por un bache,  al despertarme totalmente, recuerdo él porqué estoy viajando en está camioneta. Quito de mi cara los cabellos de mí pelirroja amiga.

— ¿Está bien?  — me tenso al escuchar la voz profunda del conductor — Quiere café Mérida.

Yo me niego,  no por no querer sino porqué aun tengo dudas de qué sí él de ojos verdes és confiable,  me acomodo mejor en el asiento,  pero unos no muy fuertes ronquidos llaman mí atención,  veo por el espejos retrovisor qué Sky se ha dormido,  me siento muy mal por posición en la qué se encuentra. Dándome valor y sín importarme la inquisitiva mirada del de ojos jade,  inclino mi cuerpo estirando mis brazos para así tomar el cuerpo de Skylar,  agradezco que no se despierte por el movimiento y mis toques.

Hago qué rodee mí cuerpo con sus piernas y mí cuello con su brazos,  a la vez qué su cabeza queda en mí cuello,  inesperadamente tenso mí cuerpo al creer qué sea a despertado,  suspiro aliviada al percatarme qué sólo esta balbuceando palabras inentendibles,  quiero qué siga durmiendo.

— No-no me dejes...

Me paralizo al escuchar lo que ha dicho la pequeña,  nuevos ronquidos me avisan qué sigue dormida,  pero en mí pecho crece un sentimiento qué no puedo explicar.



J. A. Clever

Editado: 09.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar