Alpha Ashton ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 19

Corpus Espectra.

De mis manos sale una ráfaga de luz roja, estoy cansada llevo una hora intentando contener el poder de Amelia o mejor dicho de la Nigromante — Domínio — pierdo él control de la qué fué mí hermana, frunzo el ceño al ver qué de la Urna sale un humo de color verde,  — Domínio —  repito las palabras para poder controlar  ése inmenso poder.

Una vez qué logro estabilizar todo, busco con la mirada una silla, al hacerlo la tomo para así sentarme, es hasta éste momento que siento qué mí rostro está húmedo por el sudor qué salé de mis poros, — Ésto és tan cansado — susurro entre dientes.

Llevo mis manos a mí pecho qué sube y baja rápidamente por la falta de aire, — Ésto sé me está saliendo de las manos —  digo soltando un suspiro. Bajo la mirada para mirar mano sín un dedo, núnca pensé hacer ésto pero se lo prometí a mí hermana, creó qué fue mala idea hacer un juramento prohibido, sí no logro cumplir con mí objetivo, moriré.

Dejo de mirar mis manos para levantarme y dirigirme a la cama, debo descansar un poco más - Cuánto antes cumpla con el juramento más pronto estaré libré se morir.

(...)

Ashton

Frunzo él ceño extrañado, llevo ya una hora despierto y todos parece cómo si me estuviesen evitando, paso a la sala encontrándome con él chico de los ojos verdes, el al verme baja la mirada —  Hey Harry —  le saludo ofreciendo mí mano cómo saludo —¿No sabés porqué parece qué todos me están evitando? — pregunto sentándome a su lado.

— No señor — al parecer és muy tímido, habla muy bajo —  Pero quizás sea porqué hoy luna llena.

— Ohh, sí debe ser por éso — sonrío amablemente, recordando cómo muchos pierden el control por la influencia de la luna — Pero no sé porqué andan así conmigo, sí yo controlo muy bién a mí lado animal en estás fechas.

Luego de ello nos sumergimos en un silencio no incómodo — ¿Y cómo van las cosas con Louis? —  pregunto interesado por cómo van ellos.

— Muy bien señor, — levanta la mirada un poco más animado — Cuándo ésto terminé y ya no allá peligro para Lou y para mí, estamos pensando viajar a Inglaterra.

—  Bien — respondo alegre porqué al fín Louis allá encontrado a su alma gemela.

— Hazza — tanto Harry como yo levantamos la mirada, veo expectante a Louis, a quién se refiere — Harry, Shara te necesita.

Enarco mí ceja por el tono qué a utilizado Louis, es claro qué no le gusta qué otro alfa qué no sea él se acerqué a su mate, niego ante su reacción pués debería recordar qué yo tengo a mí Mérida y claro a mí hija. — Louis, no me digas qué la luna de está noche ya está haciendo efecto en tí - digo con gracia.

— Creó qué un poco, pero me sé controlar —masculla relajando sus facciones a la vez qué se escucha como se aleja Harry — ¡Ashton qué dices si cazamos!.

— Claro, un poco de cacería me ayudara para tener más control al transformarme.

(...)

— Vamos hala más fuerte carajo — hablo cansado.

— Está muy pesado — responde Louis — Sigamos sólo falta poco.

Asiento en confirmación, seguimos halando del peso combinado de tres ciervos adultos, al verlos me siento satisfecho de la cacería con Louis. Nos llevo bastante tiempo en localizar a una pequeña manada de estás presas, pero lo buenos es qué lo logramos, con esto la manada podrá tener una buena comida y estar preparados físicamente en batalla.

— Ashton —la voz de Louis llama mí atención — Quería decirte qué... bueno, luego de todo ésto, Harry y yo no iremos.

— Sí, ya me lo dijo Harry — le contesto, a la vez que pasamos por una parte inclinada — Me dijo qué-que — siento cómo se me safa una pata de un ciervo pero logro atraparla y afianzarla con más fuerza — Me dijo qué irán a Inglaterra, no te preocupes tendrás tu trabajo esperandote.

Un raro silencio se instala entre nosotros — Bueno, sobre éso — le veo extrañado por su tono de voz — Cómo sabes mí madre murió, ya no me queda nadie de mí familia acá — nos detemos, llevo mí mano a su hombro dándole mi apoyo — Harry quiere presentarme a su madre y hermana, y bueno creó qué ya no volveré.

— Bueno, Johanna simpre quizo tu felicidad — le digo a la vez qué tomamos otra vez a los ciervos — No será fácil encontrar alguien cómo tú, espero qué nos visiten, Sky no té perdonaría qué no vengas a visitarla.

Seguimos nuestro camino hasta llegar a la parte sur de la manada, frunzo el ceño al no captar el aroma de mí gente, — ¿Dónde están todos? — pregunto para mí mísmo, mí corazón se acelera al pensar qué quizás la bruja a atacado nuevamente.



J. A. Clever

Editado: 09.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar