Alpha Ashton ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 22

Veo como Luke da la señal a Vanessa y a David para qué quiten él campo de protección,  antes de ello volteo a ver a mis lados encontrando a  mí manada listos para lo qué se viene,  a pocos pasos de mí está Kyle quién al parecer discute con Elizabeth,  creó qué el quiere tomar su forma lobuna y su mate no se lo quiere permitir.

Creó qué sólo él,  sus trillizos y su pequeño Hunter son los únicos en llevarle la contraria a Elizabeth.  Volteo mí mirada a mí derecha encontrandome con Alex junto a Mérida,  frunzo él ceño al verla con una espada y muy concentrada al empuñar esa arma.

— ¡Listos chicos! — él fuerte grito de Luke hacía David y Vanessa se escucha por todo el lugar — ¡Cuándo quieran!.

* — Hazlo rápido Luke,  Elizabeth está lista también — al escucharme por la conexión mental, asiente dirigiéndose al lado de Elizabeth y detrás de Kyle.

De repente una fuerte explosión se escucha,  el campo de fuerza ha explotado — !Pero qué haces! — el enfurecido grito de Kyle al ser tomado fuertemente por Luke me hace dirigir fugazmente la mirada hacía ellos,  así también puedo ver como Elizabeth de un firme pero no muy fuerte golpe noquea a Kyle para qué así Luke se lo lleve dónde esta Sky.

Sin más comenzamos a correr en dirección a los títeres de tierra y huesos,  está vez son diferentes pués traen espaldas.  Ellos corren a nosotros también sí una pizca de miedo por nuestros gigantescos cuerpos lobunos. * — Hay vampiros tengan cuidado — les digo a mí manada. Y... comenzamos a cortar cabezas al chocar contra ellos,  los primeros en enfrentarlos han sido los lobos de Elizabeth.

Salto encima de unos títeres aplantandolos son mí peso,  pero de mí hocico sale un gemido lastimero cuándo siento incrustarse las puntas de las espadas en mí abdomen, resistiendo en dolor levanto mí cuerpo — ¡Ashton cuidado! — la voz de advertencia de Elizabeth hace girar a mi izquierda,  abro los ojos impresionado al ver cómo cuatro vampiros viene rápidamente a mí.

Dos de ellos lanzan hacía mí,  yo les recibo con unos zarpazos los cuáles caen heridos al suelo a causa de mís garras,  lo que me d tiempo de tomar al tercero entre mis fauses y decapitarlo. Luego cómo siento cómo soy golpeado mandándome por los aires,  caigo estrepitosamente contra unos árboles,  la vista se me vuelve borrosa.

— És hora de morir.

Guiado por esa voz es que logro ver a Victoria con una daga,  lista para matarme.

(...)

Mérida

— A tú derecha.

— Tú a la izquierda.

Por dios,  núnca he tocado una espada ni mucho menos he luchado con una de ellas y por ello qué me siento asombrada de mi misma. El títere qué tengo frente a mí no es ágil pero si fuerte. Nuestras espadas chocan una con la otra,  en un rápido movimiento le doy en su brazo cortándoselo en un solo tajo, para luego darle una estocada en el pecho.

Al verlo caer me apresuro a llegar dónde mí hermano quién lucha ágilmente contra cinco de esos títeres,  cuándo al fín llego me impulso contra una roca en el suelo para darme más vuelo y así decapitar a uno de ellos. Mí hermano destruye a los otros rápidamente.

— Son fuertes la mágia qué usaron fué muy poderosa — le escucho decir — Eres casí tan ágil cómo yo hermanita.

— ¿És ése el poder qué dijistes? — le pregunto corriendo en dirección a un lobo para quitarle un títere jalando del lomo de este,  ya qué con sus fauses no lograba quitárselo. Al estar en el suelo Álex lo destruye.

— No — responde — Tú poder no es para matar en sí,  es para proteger — frunzo él ceño extrañada,  un poder qué protege qué al hacerlo mata,  és raro — Mira a Allison.

Dirijo mi mirada dónde me indica viendo cómo Allison a perdido su forma humana para pasar a tener una forma cómo de momia, es tenebrosa pero además de ello logro observar cómo pareciera qué al luchar con la Nigromante hubiese un pequeño campo de protección él cuál se forma cuándo recibe ataque — Digamos qué es casí igual,  sólo qué al expandirse destruye todo a su paso.

Volteo a verle para luego empujarlo a la izquierda y así poder destruir al títere qué estaba justo tras él — ¿Entonces sí tenemos estos poderes,  no somos humanos entonces — le pregunto.

— Claro que somos humanos Mérida — responde sonriendo — Sólo qué con algunas habilidades qué hemos desarrollado con matar a millares de seres sobrenaturales.

Asiento aún con dudas,  pero seguimos acabando con ésos títeres logrando ver como los lobos de la manada de Ashton pelean con gran valor,  y así también cómo sí se tratasen de hojas de papel Elizabeth acaba con esos títeres aún en su forma humana y sólo usando sus manos.



J. A. Clever

Editado: 09.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar