Alpha Ashton ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 23

Luke, Derek, Elizabeth, Aska, Blake, Louis y Harry son los qué corren conmigo por el bosque guiados por Liam, quién és el qué conocé el olor de la sangre de Amelia.

Atravesamos el lugar rápidamente esquivado los árboles derribados en él suelo y dando saltos sobre ellos, no falta mucho en dónde puedo también yo percibir el olor de Victoria acompañado con el  inconfundible olor metálico de la sangre,  apresuro más mí correr hasta pasar de Liam.  Pero todos nos vemos obligados a ir despacio * — En nuestro estado no nieva — la voz de Luke se hace escuchar en nuestras cabezas,  y en éso tiene razón,  de dónde diablos a salido está nieve qué pisamos con nuestras patas en éste lado del bosque.

Poco a poco todos logramos también percibir el olor a cadáveres y tierra mezclada con sangre,  a mí de derecha Elizabeth se posiciona en ataque,  les dirijo una mirada a los demás para qué comiencen a rodear él lugar.

* — No tengan piedad — les anuncio a mí manada.

Sólo hasta éso para dar un poderoso salto para que todos nos encontremos con una Victoria moribunda y ensangrentada,  indeciso me acerco lentamente porqué sé muy bien qué puede ser una trampa.

— Pensábamos qué estarías junto a tú Cazadora — me detengo al escucharla,  volteo a ver a los lados confuso,  pareciera que dos voces distinta salieran de la boca de la pelirroja.

— Quizás preparando un futuro funeral — al fín nuestra su rostro,  doy un paso hacía atrás por lo qué veo,  su rostro está quemado y desfigurado — Pero por su indolencia de haberme seguido deberán preparar ocho agujeros más para ustedes.

De repente sus ojos cambian a un total negro cómo la noche,  me posiciono en ataque al igual qué los demás por el repentino cambio no sólo en su aspecto,  sino también en el ambiente,  se siente más pesado.

* — ¡Ataquen! — les ordeno.

Me adelanto para así darle un zarpazo con las garras se mí pata pero no le hago de un rasguño,  en vez de ello soy enviado a chocar contra un árbol,  soltando un gemido lastimero me pongo en pié para observar por un instante como la tienen acorralada pero ni un sólo rasguño,  es como sí no fuera nada de ella.

— Un momento — me digo a mi mismo — Porqué tiene le falta un brazo.

El recuerdo me golpea,  esa no és Victoria ya qué según ll qué recuerdo Liam encontró un brazo pero era de la Nigromante,  con ese hecho alarmante busco alrededor de dónde estámos pero no hay nada. Me concentró hasta qué al fín localizó a la verdadera Victoria * — És una trampa,  ésa és la nigromante — les aviso a mis acompañantes,  ellos al escucharme se dan la vuelta.


No tenemos qué esperar mucho cuándo la verdadera Victoria sale se la oscuridad — Al parecer eres un perro muy inteligente y astuto — masculla la pelirroja — Lástima qué haz venido hasta acá por nada — suelto un sonoro rugido furioso al recordar cómo se encuentra mí Mérida por su culpa, frunzo el ceño al verla partir con sus manos un pedazo de cristal — Ella ya murió.

Sín esperarlo todo a mí alrededor se vuelve borroso y lento cómo si todo fuera en cámara lenta,  — Mérida no ha muerto — me recuerdo,  ella es muy fuerte,  me recupero levantándome y comenzar a atacarla, Elizabeth le da un zarpazo hiriéndole el rostro, yo al llegar le muerdo un brazo.

Ella se defiende creando ondas sónica que nos aturden para luego golpearnos,  pero es Louis quién logra derribarla haciéndola caer al suelo.  Asombrado la veo caer directamente a un rama destrozada pero qué tiene una clara punta qué atraviesa su abdomen.

— ¡Morten! — un poderoso grito sale de ella antes de dejar caer la cabeza.

Siento cómo mí cuerpo comienza a tener un doloroso calor que pareciera qué mí pelaje va a caer al suelo  desprendiendose de mí cuerpo,  pero es cuándo siento dolor en mí pecho que el miedo se instala más en mí.  Ésto sólo significa una cosa — Mí vínculo con Mérida se debilita.

(...)

Sky

Tanto él señor de los impresionantes ojos azules cómo yo nos sentimos felices, primero porqué Mérida ha estado mejorando,  ella ya a recuperado el color normal de su piel,  y mucho más al verla mover poco a poco sus párpados cómo un claro deseo de despertar.

— Al parecer el poder de la bruja está debilitándose — la cansada voz de el alfa Kyle llama mí atención.

— Sí,  éso creó — respondo por inercia,  él aúnque sé mira un poco débil y cómo sí estuviese enfermó despide un aura muy poderosa.

— No te preocupes,  pronto despertará — vuelve a hablar.



J. A. Clever

Editado: 09.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar