Alpha Ashton ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 4 (T—II)

Alex

Mis ojos ven con asombro todo lo qué han preparado para está fiesta, las luces, la tarima qué han montando seguro para la presentació de algún grupo musical, el sin número de personas bailando al sensual ritmo de la música latina, y en especial la comida,  en resumen,  la celebración del tercer aniversario de cansados de mí hermana Mérida y Ashton Romanoff. 

Con pasos torpes por el gran número me personas intento llegar hasta dónde está mí Amy y Bryan,  pero me es dificil por lo qué me tengo qué esperar unos minutos para qué se dispersen;  pero luego de unos cinco minutos mí ceño está tan fruncido qué pareciera qué tuviera uniceja,  al igual qué él TIC nervioso de mover mí pierna desesperado y es qué hasta ahora al parecer a aumentando él número de personas qué se interponen entre mí familia y yo.

— ¡Damas y Caballeros! — de repente la voz de mí sobrina Sky se escucha por todo el lugar,  por lo que dirijo mí mirada a la tarima en dónde puedo verla junto a Derek,  ellos parecen ser los maestros de ceremonia — Con ustedes él baile de la pareja celebrada,  él Alfa y la Luna de nuestra manada Colmillo Rojo.

Mi corazón se acelera con sólo escuchar con éso — Quiero ver a mí hermana — intento otra vez atravesar él gentío pero una ola que se dispersa para dejar el centro de la pista de baile libre para la pareja principal nuevamente me lo impide.  Suelto un suspiro cansado,  — Deberé rodear por afuera de la mansión, —  con éso en busco la salida de mansión,  con sólo hacerlo,  él frío de la noche me golpea haciéndome abrazar a mí mismo.

— ¡Señor Alex! — la voz trás de mí me hace detener a unos cuántos pasos de la siguente entrada.

— Qué ocurre — respondo dándome medía vuelta,  le veo extrañado por verle rastros de sangre en el rostro — ¿Qué te a pasado?.

— Hemos capturado a un cazador oscuro — mis ojos se abren de sobremanera al escucharle — Bueno el hermano del Alfa Kyle lo ha hecho.

— Muéstrame.

Apresuro el paso trás del jóven beta,  pasamos él gran jardín de la mansión hasta llegar casí al muro del sector oeste de la mansión,  con llegar puedo ver cómo cinco figuras están de pié junto a unos qué está en el suelo sujetado y amordazado — ¿Quién és él?  — la pregunta  de una mujer desconocida me llama la atención — ¿Porqué no han llamando a alguén de la família Romanoff o Parks?.

— Soy él hermano de Mérida Parks,  Alex Parks — le respondo a la defensiva — ¿Y ustedes vampiros qué hacen en el territorio de una manada de hombres lobo?.

En éstos momentos agradezco qué Amy me haya mordido y así me haya alargado la vida al igual qué haber mejorado algunos de mis sentidos como él del olfato — Calma,  calma,  paren ya — entrecierro los ojos cuándo el hombre junto a la castaña pone los brazos en los hombros de la castaña — Tranquila Sam,  recuerda qué venimos a ayudar — luego veo que el hombre le da un fugaz y casto beso a la mujeres,  luego de ello el hombre de ojos almendrados me dirige la mirada — Hola Alex,  soy Ashton White hermano del gobernante de los hombres lobo,  él Alfa Kyle White — abro los ojos cómo platos,  algo había me había dicho Amy qué él hermano de Kyle és un vampiro — Y está linda chica a mí lado es mí esposa Samantha.

La castaña se sonroja por las palabras de su esposo,  pero luego pasa a tener sus facciones duras y perfiladas como la de hace momentos — Bién Alex,  mí hermano me dijo qué eres un excazador,  díme puedes reconocer a éste tipo.

Samantha se aleja de su esposa para darme lugar a ver él rostro del hombre en el sueldo,  yo por mí parte me asombro al ver su rosto inconciente,  le reconozco — És Luís,  un rastreador Colombiano,  él no és peligroso pero deben de saber qué sí él está acá quiere decir qué la cosa es bastante sería — me acerco hasta verle mejor — Dimitri sólo confía en éste hombre para hacerle llegar información de sus futuras víctimas — apreto los puños pensado en la posibilidad de qué Luís és quién le ha informado a Dimitri sobre las habilidades de mí hermana.

— Bueno yo me encargo de interrogarlo — me levanto para ver temeroso la sombría y escalofriante sonrisa de la esposa de Ashton White — Tengo mucho tiempo de no quebrar algunos huesos.

(...)

— ¿Y Mérida? — pregunto alzando la voz para hacerme escuchar a mí esposa por la alta música.

— Se a ido, dijo qué no quería estar mucho tiempo sin Asher — anuncia — Yo también me iré amor,  Bryan y yo te estábamos esperando para ir a dormir. 



J. A. Clever

Editado: 09.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar