Alpha Ashton ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 8 (T—II)

—  ¿Mmm? — ladeo la cabeza confusa — ¿Y cómo le hago para qué dispare?.

Han pasado unos dos minutos en los cuáles no se cómo quitar el seguro para poder disparar éste rifle Sako 7. No muy lejos escucho el sonreír de Asher por lo qué volteo la mirada para poder verle qué le hace gracia, frunzo el ceño tener su mirada graciosa y azulada directamente a mí. Pareciera cómo si le hiciera gracia el qué me éste quemando la cabeza al no saber nada de éste rifle o mejor dicho, de mí totalmente nulo conocimiento sobre armas de fuego.

— ¿Té ríes de mamá, ehh? — le saco la lengua para qué se divierta un poco y qué no le tome importancia a los fuertes rugidos de ahi afuera.

A la vez qué le veo entretenerme con unos juguetes comienzo a revisar las partes del arma, al hacerlo una nueva explosión se escucha bastante cerca de la mansión, por lo qué me apresuro, * — ¡Mérida! — detengo mis manos al escuchar en mí cabeza una voz bastante ronca, casi igual a la de Ashton.

— ¿Derek? — susurro — ¿Eres tú?.

* — Gracias al cielo qué puedo tener conexión contigo —  al escucharle me siento un poco mareada, porqué sólo con Ashton es qué he practicado establecer estas conexiones —  Sky te irá a buscar, deben salir de la mansión, el ala éste está incendiada.

Abro loa ojoa desmesuradamente de la impresión, llevo mis manos a mí pecho —  Espero todos estén a salvo —  pienso, muchos de los qué decidieron refugiarse en la mansión están por ése sector. Pensado en qué yo debo ayudarles como su Luna y líder, sin pensarlo más tomó la caja de las municiones, es decir las balas, me pongo en pié para dirigirme a la ventanas más cercana —  Nadie se mete con mi manada —  digo quitando al fin el seguro del arma.

 

Quito las cortinas para ver el el otro lado, me sorprendo cuándo frente a mí debería estar el almacén o mejor dicho el granero, sólo se puede ver unas inmensa llamas naranjas qué devoran la madera no sólo de la estructura sino también los árboles del alrededor.

Un poderoso rugido me hace bajar la mirada, ahí cómo en una barrera están muchos de los betas y gammas convertidos en lobos listos para defender éste lado de la mansión; a pocos metros varios árboles son derribados y otros son sacudidos, —  Ahí vienen —  pienso, apreto el arma contra mí hombro derecho para así dirigir mi ojo a la mira.

(...)

Ashton

Tras de mí Alex mí cuñado,  Samantha y el hermano de Kyle me siguen a todo lo qué dan sus patas y piernas,  hemos corrido casi unos tres kilómetros quitando trampas qué han dejado ésos cazadores. Se qué es una trampa y es por ello he dejado a Derek a cargo de la línea definitiva para cuándo al fin aparezcan.

Una fuerte explosión se escucha tras de nosotros, me detengo para dirigir mí mirada a ése sector * — Están bién,  sigamos con el plan.

Dudoso y con miedo qué no estar con Mérida,  sigo corriendo en dirección a la trampa qué de seguro nos han puesto. El plan es simple,  hacerles ver qué estamos quitando las trampas de oso qué han dejado asi cómo los troncos afilados,  y así hacerlos pensar no sabemos qué más de doscientos cazadores están escondidos frente a la mansión. Derek estará  con díez betas a la vista de los cazadores,  pero lo qué no saben es qué dentro de la mansión está toda la manada listos para atacar.

— ¡Cuidado! — el hermano de Kyle me empuja,  abro los ojos de la impresión de la impresión al sentir algo afilado rozar mí mejilla.

— Es una flecha — escucho la voz de Alex cerca de mí — ¿Estás bién?.

— ¡Ahhh,  mierda! — el grito de Alex llama nuestra atención al verlo nos fijamos que una flecha está en su pierna — Debe ser Jennifer,  prepárense ella siempre está con Dimitri.

Al escuchar ése nombre mí cuerpo se tensa,  pero dos explosiones más me alertan de qué la batalla está cada vez más cerca,  en mí forma lobuna puedo escuchar qué una de esas explosiones fue en el granero y otra en la parte sur de la mansión.

— Vaya,  vaya pero sí es mí amigo Alex — todos nos posicionamos en ataque, frunzo el ceño hasta ahora es qué siento la presencia y olor de varias personas a nuestro alrededor,  deben de utilizar algún artefacto para ser indetectables a nuestros sentidos. De repente figuras encapuchadas aparecen frente a nosotros — Al parecer tienes nuevos amigos Alex.

— ¿Qué mierdas quieres Dimitri?  — el encapuchado más grande descubre su rostro dejando ver a un viejo de aspecto frío.

— Ya lo sabes,  quiero el poder de tu hermana — suelto un gruñido a la vez qué bajo mí cabeza listo para atacar — Pero primero mataré a ése lobo,  tu debes de ser Ashton.



J. A. Clever

Editado: 09.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar