Alumno del Insomnio

Tamaño de fuente: - +

3 Botellas. - Número 5 -

Parte 1.

Una vez más, caminaba como siempre de regreso a casa. Siempre pasaba por la misma calle, veía los mismos árboles, las mismas casas, las mismas ventanas, hasta los mismos insectos en el suelo que yacían muertos. Esto me agradaba de sobremanera, es como una extraña sensación de confianza, de saber que sucederá. Un difícil poder de olvidar. Como caminar sobre el pasado.

Un día, que parecía como los demás, encontré algo que no estaba antes. Se encontraban tres botellas colgadas en la rama de un árbol, de forma horizontal, las tres se encontraban a la misma altura. Estaban amarradas con lo que creía era un cordón, de color rojo. La rama, sobresalía a la calle, por tanto, tenía que pasar debajo de éstas para llegar a casa. Una vez cerca, noté que cada una tenía un líquido. Al parecer era sangre, ya que era un tono vino tinto. Cada una tenía diferente cantidad. La primera estaba llena, la segunda a la mitad, y la última prácticamente vacía. Estaban ordenadas correspondientemente de izquierda a derecha.

Estas botellas, me causaron una tremenda curiosidad, necesitaba saber el porqué las habían puesto ahí, quién, y aún más importante, ¿para qué? Decidí entonces que tenía que averiguarlo. 

Descubrí al poco tiempo, después de pasar acompañado por uno de mis amigos del curso por la misma calle, noté que al señalarlas, solo yo podía verlas ya que mi amigo no pudo. Razón por la cual, pensé que me volvía loco. Empecé por investigar desde la psicología y confirmar mi teoría. Intenté con varias ramas de ésta, sin éxito alguno. Cuando lo probé con otras disciplinas como la medicina, tuvieron el mismo resultado. Incluso intenté con la religión, hasta que por fin me di por vencido, y acepté ver estas visiones, como yo las llamaba, por siempre. 

Parte 2.

Algunos años después, ya en vivía en otra casa, con mi esposa e hijos. Todo se encontraba en perfecto orden y estaba muy feliz con mi vida, sin preocuparme por nada más que no fuera mi familia. Sin embargo, un día que carecía de importancia, vi por la ventana de mi habitación las mismas botellas de tiempo atrás, esta vez, solo colgaban dos. La botella que estaba completamente llena había desaparecido, solo se encontraban la que estaba a medio llenar  y la la prácticamente vacía. No presté ninguna atención a ellas, pues no quería que el pequeño mundo que había creado se viera flaqueado por esta tontería. 

Parte 3.

-Normalmente te lo diríamos cuando no tuvieras la mayoría de edad. Sin embargo, debido a los circunstancias es necesario contártelo ahora.

-¿Qué ocurre?¿Cómo que cuando no tenga la mayoría de edad? Ya tengo 80 años.

-Es tiempo de que decidas tu destino. Ha llegado la hora. Deberás escoger una de las botellas. Cada una corresponde a un momento de tu vida, después de hacerlo, perderás los recuerdos de lo que has vivido hasta donde tu quieras. Vivirás desde el momento que escojas, una vida completamente nueva.

Sé que ya las has visto antes, son muy familiares para ti, recuerda en que lugar las has visto y podrás decidir mejor. Ten en cuenta que no solo regresarás hasta ese momento, también cambiará lo que vivirás desde ese entonces.

-Necesito saber porqué en este momento, cuando ya estoy viejo. Las había dejado de ver hace décadas. 

-Te faltaría vivir 3 veces más, para si quiera comprender lo que está sucediendo.

-Desearía comprender esto. Espero no equivocarme. 

-Entonces... ¿Cuál es tu decisión? 

El hombre que vestía completamente de negro, extendió frente a él una maleta de mano, era negra, como las usan los más altos ejecutivos. Tenia clave para abrirla. Después de desbloquearla, la giró para que pudiera ver su interior. Allí estaban. Las tres botellas que había visto en su vida. No lo dudo, y señaló la botella vacía.



Schwaa

#2889 en Otros
#1084 en Relatos cortos
#1198 en Thriller
#663 en Misterio

En el texto hay: filosofia, relatos de terror, relatos breve

Editado: 08.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar