Ámame

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 19

 


O cuando caes en la trampa...

 

 

 

Jessie no sabía se había hecho bien, Sawyer estaba más alterado que nunca y eso le dejó inquieta. Pero la curiosidad fue más fuerte, pensó que estaría bien en tanto no se moviera de allí, después de todo, era un enorme cambiante con la fuerza suficiente como para defenderse solo y ella no tardaría mucho en regresar con él.

Al menos, eso esperaba.

Camille caminaba como si fuera una reina paseando por sus dominios, raros y extraños, los cubículos le daban escalofríos, y el hecho de que esos niños estuvieran ahí dentro, alegres y sonrientes, como si su encierro fuera algo normal, le hacía contradecirse, ya no sabía bien qué era correcto y qué no.

La mujer tenía algo de razón, los cambiantes habían sacado lo mejor de ambos mundos, pero ese rasgo no se veía en cada uno de ellos, así como heredaron los instintos que les mantenía conectados con la naturaleza, también obtuvieron el egoísmo de creerse superiores. Sin embargo, la idea de crear más tipos de cambiantes..., era contraproducente, Sawyer tenía razón en un punto, estos nuevos cambiantes serían los objetivos perfectos para el interés de los cazadores.

—Mira esto Jessie. —Camille se detuvo, extendió los brazos, y respiró—. Ellos son el futuro de la raza cambiante.

Frente a ella había un cubículo mucho más grande, en su interior la decoración verde era un golpe abrupto de color frente al blanco dominante del exterior. Plantas y ramas colgantes, arbustos y plataformas, postes y troncos... Era un patio de juegos en el que ejercitaban varios cachorros de ocelote, un par de gacelas y hasta tres leopardos de las nieves.

Entonces, estos no eran los únicos cubículos, había mucho más.

—Debo admitir que entiendo tu punto, pero esto no deja de ser ilegal.

—La cruza con la raza humana ha debilitado el genoma cambiante. —Camille giró para verle a los ojos, sonrió—. Aquí nosotros devolvemos la fuerza para crear cambiantes más fuertes, imagina todas las habilidades que vienen en el paquete de cada uno, eso se puede trasladar sin alterar la transformación dominante. Tú, por ejemplo, que eres una loba, con la habilidad empática y sub-vocal, habilidades sociales de los lobos, los genes que las posibilitan podrían mostrarse en un león, lince o puma. Las opciones son infinitas.

Vaya, la vocación de esta mujer era poderosa. Pero aún con esa pasión con la que hablaba, no era suficiente para acallar la voz en su cabeza que le decía que todo esto estaba mal. Curiosamente, Sawyer estaba ahí, y desde que se acercaron ya no podía sacarlo.

—Ahora que sabemos todo esto, he de suponer que no nos dejarás ir, ¿no?

—En realidad... —Camille se cruzó de brazos—. Esperaba que Arif volviera con tu líder.

Eso le tomó por sorpresa. La loba arañó las paredes de su mente, intentando encontrar alguna intención oculta. Algo debía querer para estar dispuesta a reunirse con Derek. Las personas no daban algo sin esperar otra cosa en retribución.

—¿Mi Alfa?

—Así es, tengo entendido que también está estudiando la enfermedad.

Jessie volvió la mirada al gran patio de juegos.

—Eso es correcto.

—Es una pena que haya fallecido.

Jessie tragó un nudo doloroso.

—Sí.

—Pero ahora ustedes están aquí y creo que pueden continuar con su misión.

Jessie le miró de reojo.

—¿Cuál misión?

Camille se detuvo junto a ella, a escasos centímetros.

—Él nació con un propósito en su ADN, gracias a eso aceleramos el proceso para fabricar una cura, sin embargo, no resultó tener la inmunidad completa como esperábamos, eso se logró solo cuando volvimos a recombinar su ADN de nuevo.

—Sea clara, por favor.

—Arif regresó aquí..., enfermo.

¿Alguna vez han sentido como si su corazón bombeara de una sola vez? ¿Y el sonido, como un golpe seco, que duele y desconcierta a la vez?

Jessie sintió todo eso, y más al saber que su pobre lobo había contraído la enfermedad. Ahora todo cuadraba. «Oh Arif... »

—Llegó aquí pidiendo que le ayudaran, Agnes le había dicho que yo estaba produciendo vacunas. Le ofrecí una, pero la rechazó, Arif quería para todo su clan y eso era un número que yo no disponía. Él temía haber contagiado a sus compañeros, y es por eso que le pedí tiempo para fabricar más y a la vez, solicité una reunión con su Alfa.

—¿C-cuando fue eso?

—El miércoles pasado. Estaba muy nervioso, un examen médico reveló que estaba a pocos días de pasar al período infeccioso.

—¿Infeccioso?

—El virus toma siete días para desarrollarse del hospedador, luego cuando madura en la segunda semana, puede esparcirse y comenzar a infectar, en la tercera semana se demuestran los síntomas y en la cuarta inician los grados de riesgo, cuando se llega al grado tres el compromiso orgánico es irreversible.



Jaqueline. S

Editado: 05.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar