Amar a dios en tierra ajena© (snypp#1)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 13

Reina

Había estado tomando clases de comida ya que siempre se me dió fatal, específicamente de comida italiana.

Hace unos días que no había visto a Nathaniel, pero él le hablaba por teléfono para saber cómo estaba o si necesitaba algo, lo raro de todo es que teniendo la oportunidad de pedirle y sacarle dinero, no lo había hecho, eso le demostraba que ya no solo estaba por el, solo por su dinero si no por algo más.

Su amor.
Preparando un rico risotto y una lasaña como le había explicado el chef que había contratado para que le enseñara.

El risotto se prepara a basé de arroz y de queso parmesano y la lasaña consiste en formar una pasta en forma de lámina cuadrada, como un bloque, y se rellena con carne, pescado o verduras, yo lo hice con pescado.
Entré lámina y lámina también se le echa bechamel y para terminar abundante queso con el que se le da un aspecto gratinado.

Y acompañado con un Nals Margreid Alto Adige Pinot Bianco Sirmian, es uno de los vinos blancos más finos del país. Su aroma recuerda a manzanas y peras, mientas que una nota florida y sutilmente vegetal llega para refrescar aun mas su riqueza aromática.

Terminé de poner la mesa con un hermoso mantel y velas.
Subí a mi cuarto para vestirme, mientras cantaba la canción.

"Contigo yo tendría diez hijos,
Empecemos por un par,
Solamente te lo digo,
Por si quieres practicar".

"Lo único que estoy diciendo,
Vayámonos conociendo,
Es lo que está proponiendo, ooh, ooh,
Nos vamos entusiasmando,
Todo nos va resultando,
Qué bien lo estamos pasando, ooh, ooh".

"Me enamore, me enamore,
Lo vi solito y me lance,
Me enamore,
Me enamoro".

"Mira que cosa bonita,
Que boca mas redondita,
Me gusta esa barbita".

"Un mojito, dos mojitos,
Mira que ojitos bonitos,
Me quedo otro ratito".

"Nunca creí que fuera así,
¿Cómo te fijarías en mi?,
Todo una noche lo pensé,
Este es pa mi, pa mas nadie".
(Me enamore- Shakira).

Se vistió con un elegante vestido negro con pedrería que moldeaba su hermosa figura, un collar de diamantes en conjunto con sus aretes y pulseras, unos zapatos plateado con tacón de aguja de 15 cm.
Su cabello rubio rojizo recogido con una peineta con pequeños diamantes.
Su maquillaje era impecable, se había ahumado lo ojos lo cual destacaban más sus hermosos ojos grises.

Mirándose en espejo pensó que estaba hermosa, de seguro Nathaniel la halagaría pero más que eso quería verlo y estar con él.
Sus conversaciones eran muy agradables. Y siempre escuchaba con atención lo que ella le decía.
No se dejaba llevar solo por su belleza si no que la miraba como una mujer pensante.

Era tierno, cariñoso y la respetaba.
Era el hombre perfecto.
Y sería su esposo perfecto.
Cuando tocó la puerta la abrió ella misma ya que le había dado el día libre a Susy su nueva ayudante.

Cuando la abrió se quedó en shock.
Parecía que había salido de la revista Esquire.
Vestía un traje negro de Enzo D'Orsi, una camisa color vino, unos zapatos negros italianos.
Sonrió al verme.

—Ciao ragazze. Sei bellissimo.
(Hola nena). (Estas hermosa).

Ella se sonrojó, nunca se había sonrojado.
—Hola Nathaniel— respondí dándole un beso en la mejilla— tu también estas muy guapo. Pasa.
—Gracias.

Pasó a su sala, charlaron un poco sobre su trabajo, lo que habían hecho.
Cuando pasaron a comer el alabó su comida dijo que estaba riquísima.
Pero se veía más callado, la había escuchado y se había sentido halagado cuando le dijo que él era al primer hombre que le había cocinado.
Pero se miraba como si estuviera preocupado por algo.
Y eso la molesto.

¿En qué estaría pensando?
Ya no aguantó más y sacando su genio le preguntó.

—¿Qué te pasa?
Él la miró serio.
—Me tengo que ir Reina tengo cosas que hacer, discúlpame— contestó levantándose de la silla.
—¿A dónde vas?— gritó desesperada.
¿Por qué se había ido?
¿Qué pasaba?
—Esto no va a funcionar Reina, le pasaré el caso a Jasón es un gran abogado él lo llevara perfectamente bien. Discúlpame Reina, adiós— declaró serio.
Y caminó hacía la puerta.
—Nathaniel, ¿por qué?— le gritó desesperada.
Pero él ya no la había escuchado.

Salió dejándola sola y con el corazón roto.
Porque por primera vez, Reina experimentaba los dolores del amor.
 



AdyerenLael97

#2187 en Novela romántica
#975 en Otros
#226 en Humor

En el texto hay: amor, venganza, amor celos traicion

Editado: 12.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar