Amar a dios en tierra ajena© (snypp#1)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 16

Turquesa

Hoy iba a ir a la playa con Nate.

Me había levantado temprano para arreglarme, fue a ver como estaba Sasy, sus cachorritos eran tan adorables.
Está estaba amamantándolos, Sasy era muy cariñosa con ellos, era una mamá muy maternal.

Cuando me asegure que todo estaba en su sitio. Fui a ducharme y a los 20 minutos salí con una toalla en mi cuerpo, me vestí esta vez con un vestido y sandalias blancas, una pañoleta anaranjada en el cabello, su maquillaje era sencillo, un poco de maquillaje en crema, mascara para pestañas y brillo labial rosado.

Se miro en el espejo y alzó el pulgar para sí misma.
Sonriendo, oyó que alguien tocaba la puerta.

Corrió al ver quién era, cuando abrió la puerta, una mujer mayor con una gran sonrisa se presento como Susan Hill y amablemente le explicó que venía a cuidar a Sasy.

Me quedé sorprendida.
—Oh no sé qué decir— dije sonriendo.
—No se preocupe, el señor Nate Smith me contrato para quedarme con Sasy permanentemente cuando usted salga o esté trabajando y no se preocupe su perrita está en buenas manos.
No sabía que decir, Nate era wow ni siquiera tenía palabras para describirlo.
Es el hombre más romántico, tierno, cariñoso y respetuoso que había conocido.
—Gracias, pase soy Turquesa Kendrick— le contesté dándole la mano.
Ella sonrió con una sonrisa picara.
—Yo sé quién es usted señorita, Nate me ha hablado mucho de usted cuando a ido a visitarme.
Alce la ceja sorprendida.
¿Enserio?
Ella sonrió de oreja a oreja y como si me leyera la mente me contesto.
—Si así es, me ha dicho que es una chica encantadora y que la quiere mucho solo que usted no le hace caso— respondió guiñándole el ojo.— Eso me parece bien a mi muchacho las chicas lo siguen como las moscas a la miel y el nunca se ha interesado mucho por ninguna mujer antes, hasta a ti, y ahora veo por qué está enamorado de ti, eres una chica hermosa y encantadora.
Wow, está señora me agrada mucho.

Dijo ¿qué está enamorado de mi?
Una alegría me inundó, mi corazón latió más rápido y me di cuenta que yo también lo amaba.

Esa verdad fue como una bofetada.
Si, amaba Nate Smith con todo mi corazón.
Sonreí alegremente.
—¿Le digo un secreto? Yo también estoy enamorada de él— le comenté en voz baja.
Ella sonrió y se cerró la boca como si tuviera un cierre.
—No te preocupes niña, soy una tumba. Ahora enséñame a esta perrita tuya que Nate dice que es un amor.
Sonreí.
—Por supuesto entré.

La acompañé al cuarto que habíamos hecho Nate y yo para que pariera sus cachorros.
La habitación era espaciosa y tenía muchas mantas donde estaba Sasy y sus cachorros, dos cuencos donde le echaba su comida y agua y periódico para que hiciera sus necesidades.

Susan rápidamente se encariño con Sasy y esta a la vez le tuvo confianza inmediatamente, Sasy es una perrita muy tranquila, pero se a vuelto muy maternal y con las demás niñeras no las había dejado acercarse a sus crías, pero con Susan la dejo acercarse inmediatamente.

Esta mujer irradia comprensión, amor y alegría.
Escuché que alguien tocaba.
De seguro era Nate, avancé hacía la puerta, cuando la abrí me quedé en shock.

Qué guapo campeón me dije para mí misma.
—Hola hermosa— declaró recorriéndome de pies a cabeza— estas... wau no tengo palabras, ninguna palabra le hace honor a cómo te miras. Ven aquí que quiero abrasarte— expresó extendiendo sus brazos.
Yo me reí con ganas y me arrojé a él, que ya estaba preparado para atraparme.
Abrazándolo fuerte le dije.
—Tu también estas muy pero que muy guapo— contesté dándole un pequeño beso en los labios.
El sonrió.
—Por fin lo reconoces mujer— respondió guiñándome el ojo— dame otro beso— declaró con voz suave.
Sonreí y le di un beso en la mejilla solo para torturarlo.
El sonrió.
—No es eso lo que estaba pensando pero viniendo de ti cualquier cosa que quieras darme lo aceptó.
Alguien carraspeo detrás de nosotros, estábamos tan concentrados que no nos dimos cuenta que Susan estaba viéndonos con una gran sonrisa de alegría.
Con voz burlona nos dijo.
—Chicos no quiero interrumpirlos pero ya es hora de que se vayan si quieren pasar más horas juntos en la playa— comentó guiñándonos un ojo.
Esta señora es un amor.
Sonriendo Nate me devolvió con cuidado al piso.
—Turquesa, creo que ya se conocieron pero yo te la quiero presentar formalmente, ella es Susy mi nana, nana esta es la hermosa chica de la que te estado hablando y que me batea cada dos por tres— declaró guiñándome el ojo.
—Nate— le dijo según reprendiéndolo— esta jovencita es hermosa e inteligente no cualquiera puede ganar su corazón hijo.
—Lo sé nana, ella es muy especial para mi— respondió mirándome directamente a los ojos de una manera tierna.
Sonreí, estaba dichosa y mi corazón latía fuertemente.

Si, amaba a este hombre pero ¿el sentiría lo mismo? Esa era la gran pregunta.
Abrazándola y dándole un beso en la mejilla nos despedimos de Susan.
Nos metimos a su LaFerrari y saludamos a Susan.

Ya en el trayecto le pregunté.
—¿A qué playa vamos?
—Es una sorpresa— contestó guiñándome el ojo.
—¿Por qué siempre me dices eso? Eee— le pregunté pegándole juguetonamente en el brazo.
—Porque siempre quiero sorprenderte— declaró entrelazando nuestras manos.
—¿Qué significa nana?
—Es una expresión cariñosa para referirte a la niñera.
—¿Susan era tu niñera?
—Si, era una excelente niñera, en estos momentos ya esta jubilada pero aún así le sigo pagando un sueldo, es una mujer encantadora y con una gran paciencia, éramos muy traviesos mis primos y yo, además que tenía que soportar la cantidad de mascotas que yo recogía de las calles y las llevaba a casa, Susan es increíble— contestó sonriendo tiernamente.
—Si lo es.
Y en verdad lo era, Susan podía ganarse el cariño de un león salvaje si se lo proponía.
—¿Cómo se convirtió en tu niñera?
—Trabajaba en una guardería cuidando bebés y niños pequeños pero hicieron recorte de personal y la despidieron, mi maestra Ginger.
—¿La qué te enseño la canción cuando ibas a preescolar?
El sonrió como recordando algo gracioso.
—Si, ella, son hermanas Susan y Ginger, mi maestra se entero de que mi madre necesitaba alguien que me cuidara, ella recomendó a su hermana y desde ese momento Susan se convirtió en mi nana.



AdyerenLael97

#2124 en Novela romántica
#942 en Otros
#197 en Humor

En el texto hay: amor, venganza, amor celos traicion

Editado: 12.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar