Amar a dios en tierra ajena© (snypp#1)

Tamaño de fuente: - +

La Noche de Bodas

El novio cargaba a la novia después de despedirse de todos sus amigos y familiares y volar en el avión durante unas horas para llegar a una hermosa isla paradisiaca llamada Bora Bora es un atolón que forma parte de la polinesia Francesa, formado por un volcán extinto rodeado por una laguna separada del mar por un arrecife, con arenas blancas y aguas cristalinas es una de las islas mas paradisiacas del mundo.


Avanzó hacía la hermosa cabaña que había comprado para su esposa, abrió la puerta y la dejó en el piso de madera donde ambos se quedaron mirando la hermosa decoración y los muebles.

—Es preciosa— declaró abrasándolo con amor.
—Es tuya— contestó estrechándola en sus brazos.
—¿Enserio?
—Si, y yo, yo soy tuyo.
Ella sonrió.
—Yo también.
—Ven— expresó entrelazando sus dedos y llevándola hacía su recámara.
Ella estaba nerviosa y él lo presintió por que la abrazó con ternura.
—Todo saldrá bien amor no te preocupes.
Sentándola en la cama, él se sentó a su lado y le beso los nudillos con cariño.
—Cariño tenemos que hablar ya sé que me perdonaste por lo que hice pero no quiero que haya dudas en nuestro matrimonio por eso te lo quiero explicar todo Turquesa.

Ella asintió.
—Todo comenzó cuando tenía 12 años mi padre vino a Estados Unidos para aprender más sobre la ganadería y agricultura, ahí es cuando conocí a Danilo, era un chico muy tranquilo y tímido y yo era muy sociable pero congeniamos desde el principio, por eso mismo, porque nuestras personalidades eran muy diferentes.— Nate suspiró de manera triste— él me enseñó a montar a caballo porque aunque yo ya sabía un poco nunca podía practicar bien ya que mi madre me cuidaba mucho, como te había comentado anteriormente fui hijo único, mi madre ya no pudo tener más hijos por eso mismo me protegía demasiado. Mi madre es muy cariñosa y yo la amo mucho pero cuando viajaba con mi padre podía hacer cosas que ella no me permitiría, por eso me encantaba acompañar a mi padre en sus viajes. Danilo y yo nos hicimos amigos y él me había confesado que estaba enamorado de una chica de su región que era muy guapa. Nos tuvimos que regresar a Italia pero aún así nos seguíamos escribiendo de manera electrónica, en todo estos años él me contaba como avanzaba esa relación con esa chica, se habían vuelto novios, el la amaba demasiado, después le propuso matrimonio y hasta se tatuó una corona con la inicial de su nombre, después ella lo dejó, lo abandonó como si fuera nada, ¿sabés porque lo hizo? Porque era pobre, Danilo la fue a buscar a la ciudad y la encontró, pero ella ya estaba casada con otro, con un hombre rico. Después de eso Danilo se concentró en el trabajo y los dos formamos una empresa de ganadería, Danilo se volvió rico pero nunca pudo olvidar la traición de Reina, se deprimió y empezó a beber, cuando me enteré de cómo estaba me lo traje a Italia y se recuperó, pero después recayó de nuevo y se suicido. Lo hizo por ella, nunca la olvidó, siempre la amo.

—¿Era la mujer de tu apartamento la prometida de Danilo?— pregunté con rabia y tristeza a la vez.
—Si, después de que muriera Danilo me juré que la encontraría y le haría pagar lo que le había hecho a mi amigo, y parece que la vida me sonrió, porque ella solita vino a mí despacho para que la ayudara con lo de su divorcio, yo fingí que me gustaba y que sentía algo por ella pero lo único que sentía era una rabia contenida por lo que le había hecho a Danilo, nunca la ame Turquesa, solo salía con ella para que se enamorará de mi, para poder vengarme de ella y sufriera lo mismo que sufrió Danilo.

Viéndola a los ojos con una sonrisa traviesa y unos ojos que expresaban ternura.

—Nunca pensé que mi hermosa pero testaruda vecina me distrajera de cumplir ese objetivo, te aseguró que todo lo que te dije era de manera sincera por que en verdad te amo, a Reina yo no la veía a diario por que quería estar todo el tiempo contigo. Después de que me citaras el fragmento del libro del Mercader de Venecia sobre el perdón hablé con Reina y le dije que ya no podía seguir con eso, que le dejaría el caso a uno de mis mejores colegas pero ella se enojó, empezó a hablarme y a no dejarme en paz, ya había desistido de mi venganza pero ella siguió insistiendo así que terminé lo que había empezado, pero te juro Turquesa que nunca la besé ni la toqué, ella no me importaba, la única que me importa eres tú, te amo— declaró acercándose a mí para besarme suavemente en los labios.— También descubrí que la venganza no es la mejor alternativa para solucionar las cosas, no estuvo bien lo que Reina le hizo a Danilo pero ahora me doy cuenta que lo que yo hice, tampoco lo estuvo, por cumplir mi venganza casi te pierdo y eso jamás me lo hubiera perdonado.

Le sonreí.

—Yo también  te amo y perdóname por no haberte escuchado antes es que me sentía traicionada.
—Lo entiendo no te preocupes cariño eso quedó en el pasado, después de casi perderte por esos infelices no quiero que nada se interponga entré nuestra felicidad ni nuestro amor.
—Lo sé cariño te amo.
—Yo te amo más.

No podía creer que estuviera casada con el hombre que amaba, pero dos años atrás estaba gravemente herida, recuperándome por las puñaladas que Albert me había dado, cuando desperté Nate estaba dormido a lado mio con nuestras manos entrelazadas, esté me besó y me dijo lo mucho que me amaba.

Después de recuperarme y salir del hospital, Nate, mis padres, mis suegros y todos los familiares de Nate me vinieron a cuidar, en esos días me enteré de muchas cosas.

La primera es que Franco, Reina y Lecka le habían pagado a Albert para que me asesinara y lo hubiera hecho si Armand no me hubiera seguido y disparado en el brazo a Albert.

Albert que era amigo de Franco y estaba muy endeudado con la mafia a causa de unas drogas que no había pagado, aceptó en matarme por la alta cantidad de dinero que Franco, Reina y Lecka le dieron.

Lecka le había robado el celular a Nate la última vez que trabajó en la veterinaria y todo había sido una mentira desde el principio, ya que el mensaje que según me había enviado Nathaniel, había sido Albert con el celular de Nate, que Lecka le había robado.



AdyerenLael97

#2158 en Novela romántica
#972 en Otros
#208 en Humor

En el texto hay: amor, venganza, amor celos traicion

Editado: 12.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar