Amar No Es Pecado #1 °editando°

Tamaño de fuente: - +

XII

Luca🌺

-¡Hey! ¡No, espera!- Grito cuando estoy atrapado en sus brazos, otra vez. Pero incluso cuando Taddeo todavía se burla de mí, estoy muy feliz de estar con él. -Está bien, ya- Se aleja y comienzo a quitarme la ropa para entrar al lago, hace lo mismo que yo pero más rápido.

Cuando terminó la noche, salimos de la cueva, y con una pequeña daga escribí nuestras iniciales en la entrada de la cueva. Después de eso buscamos un río y encontramos un lago en su lugar. Todavía estamos muy lejos del pueblo y eso es genial para nosotros.

-Ven, Lu- dice con una gran sonrisa. -Estás muy sucio- suspiro caminando lentamente hacia él, cuando estamos frente a frente, él me toma la cintura y nos hundimos hasta que el agua cubre nuestros hombros. -Después de esto volveremos, tienes que trabajar, ¿verdad?- Asiento acariciando sus hombros y cuello con mis manos.

-No quiero volver- murmuro con un puchero que él besa rápidamente.

-Necesitamos- dice mientras sus manos pasan por mi espalda y brazos. -No podemos vivir en el bosque para siempre y estoy seguro de que Quique me matará si no vuelves pronto.

-Él es demasiado malo contigo- miro sus ojos.

-Él quiere protegerte.

-Alejándome de ti- suspiro. -Tengo suficiente con Amelie y Romeo, esos dos son los únicos peligrosos- Lo veo frunciendo el ceño.

-Sé sobre ellos- murmura. -Nunca me dijiste que este soldado quiere algo contigo. Lo vi a veces y parece sospechoso, pero por alguna razón es una gran arma para Roma, según escuché.

Es verdad. Evan sabe sobre Romeo debido a sus viajes a través de todos los reinos y ese tipo es uno de los mejores soldados, pero también su actitud es extraña y aterradora para muchas personas.

La idea de Romeo acercándose a mí me hace temblar y por instinto me escondo en el cuerpo de Taddeo, abrazándolo como si mi vida dependiera de ello.

-¿Podemos parar con esto? Ellos realmente me asustan, supe que Romeo es amigo de Amelie- Siento sus manos acariciando mi cuerpo mientras mi rostro está oculto en su cuello.

-Está bien- susurra. -Pero no te preocupes, no se mostrarán a ti si estamos juntos. Yo también te protegeré.

🍁🍁🍁

Regresamos a la ciudad a mediodía. Después de ir al lago, fuimos a buscar lo que Quique pidió y obtuve casi todo. Estábamos jugando como niños, empujando y persiguiendo al otro de vez en cuando.

Nunca pensé que podría ser como un niño con alguien más además de Evan.

Pasando por las calles menos concurridas, caminamos hacia el consultorio.

-No necesitas venir- le digo suavemente a Taddeo. -Quique te odia y puedo ir solo sin perderme- sonrío un poco.

-Sí, pero está ese chico Romeo y no dejaré que te pase nada.

Suspiro sin palabras para decir. Pero entiendo que quieran protegerme, y no rechazaré aquello si Amelie o Romeo no se acercan a mí.

Continuamos caminando hasta que una multitud nos interrumpe. No nos miran, pero bloquean la calle, así que...

-¿Qué está pasando?- Pregunto cuando veo a algunas personas reuniéndose en medio de la multitud. No parece algo hecho por la iglesia, pero de todas formas no confiaré en ello. –Vamos- Tomo la muñeca de Taddeo para alejarnos de ellos.

Nuestro escape pudo haber sido exitoso; sin embargo, ese no fue el caso.

-¿Estoy soñando acaso?- dice una chica mirando a Taddeo. -Pensé que moriste o que te pasó algo.

-Eso sucedió hace meses, Lia- Taddeo le responde dando un paso adelante. -Y ahora vienes a mí, ¿hablas en serio?

-No estaba en Roma- se apresura a decir. -Vine hace poco y escuché los rumores, cuando fui a tu... casa, no estabas allí.

No sé qué tipo de relación tienen, pero ella no se ve como alguien malvada. Ella solo está preocupada por Taddeo.

-Hum... Disculpen- me miran mientras yo miro a la linda chica frente a mí. -¿Cuál es tu nombre?

-Lia...- responde ella. -Lia Vitali.

El mismo apellido y los mismos ojos.

-¿Eres su hermana?- ella sonríe pero niega con un movimiento de su cabeza.

-Él es mi primo.

-Nunca me hablaste de ella- le hago un puchero a Taddeo y él solo frunce el ceño mientras mira al otro lado. No pensé en la posibilidad de que Taddeo tuviera una familia, ya que él vive en esa condición...

-Supongo que eres el chico bonito que lo ayuda- me dice Lia. -Algunos hablan mucho de ti.

Oh no.

-¿De Verdad?- ella asiente y observa a otro lugar.

-Me tengo que ir- murmura ella. -Taddeo, si necesitas algo, sabes que puedes ir conmigo -él no dice nada. -Y...

-Luca, soy Luca Moretti- digo cuando me mira.

-Luca- ella sonríe. -Por favor, cuídate y no lo dejes solo- señala a mi lado. –Adiós.

Ella se va y me doy cuenta de que probablemente sea alguien importante aquí en Roma. Puedo decirlo por el lugar que toma con esa gente que está hablando con la multitud.

-Ella...- trato de decir, pero Taddeo ya nos alejó de la pequeña plaza. -Oye, no sabía que tenías una prima tan linda... Conozco a ese tipo, es alguien importante para la nobleza, y Lia está a su lado- no habla y me molesta su actitud. -Estoy hablando contigo, Taddeo- otra vez, él guarda silencio, así que dejo de caminar y me alejo de él. -¿Por qué...?



Elizabeth Barzola

#917 en Otros
#128 en Novela histórica
#1980 en Novela romántica

En el texto hay: edad media, amor, premiossweetawards2019

Editado: 15.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar