Amar No Es Pecado #1 °editando°

Tamaño de fuente: - +

XXIII

🌺🌺🌺

-¿Sigues despierto?- Quique le pregunta a Taddeo, cuando estaba a punto de comer algo. -Ya es medianoche, sabes.

-No me importa- responde Taddeo sin apartar la cabeza de sus manos. -Lía podría venir en cualquier momento con noticias.

Cuando Luca fue secuestrado, todos los chicos casi sufrían ataques de pánico, pero Taddeo recordó lo que habló con Lía hace semanas. Entonces, corrió a su casa, sin preocuparse por la hora o sus condiciones. Lo único que importaba era Luca.

Luca y solo él.

Quique suspira, sentado a su lado. -Ha pasado una semana, debes descansar si quieres esperarlo- Taddeo niega con la cabeza. -A Luca no le gustará si no piensas en tu salud.

-No se dará cuenta.

-¡Ja! ¡Qué gran chiste!- Quique intenta reírse.

Incluso si se ve tranquilo, se está muriendo por dentro desde que Luca fue secuestrado. Quique no puede soportar la idea de que su pequeño amigo esté en peligro y nada pueda ayudarlo a salir de su sufrimiento.

-Estará bien, Taddeo- así lo espera.

-¿Cómo lo sabes?- Taddeo solloza. -Su cuerpo no se ha recuperado y quién se lo llevó es peligroso. ¿Cómo podría saber si está a salvo?- Quique traga, mirando hacia otro lado.

-Lu--

-¿Cómo podríamos saber si él no está muerto?

Quique siente la desesperación y el enojo en sus venas con ese pensamiento, y sin pensarlo toma la ropa de Taddeo y lo enfrenta con rudeza.

-Estás hablando tonterías, idiota- dice. -Lu no está muerto. ¿Dónde está tu esperanza? ¿Luca te enseñó a ser pesimista? ¡¿Cómo reaccionaría él mirándote ahora mismo?!

Taddeo no dice nada, sabe exactamente lo que está sucediendo y hay algo que no le contó a Quique ni a Evan.

-Lía vino esta mañana- murmura mirando a los ojos de Quique. -Su gente descubrió que Romeo tiene una alianza con la iglesia.

-Ya sabemos eso.

-Sí, pero ella dijo... que él tiene algunos lugares otorgados por los nobles, y ya han buscado en ellos.

-Entonces...

-Han perdido las pistas de Luca y estamos en nada, otra vez.

🍁🍁🍁

Al día siguiente, Lía llegó temprano al consultorio, los tres muchachos se ponían ansiosos a cada segundo.

-¿Cómo se sienten?- Ella pregunta en voz baja. -Les dije que descansaran, chicos, estoy haciendo lo mejor que puedo y no necesitan preocuparse.

-Yo digo lo mismo- murmura Quique mirando con los ojos entrecerrados a Taddeo.

-Estoy demasiado preocupado, así que no puedo dormir.

-¿Podrían dejar de discutir?- Evan dice en voz baja y tratando de ocultar sus ojos rojos.

Escuchó lo que hablaron anoche. Si estaba llorando todos los días sin parar, eso era como una bomba para su corazón. ¿Cómo se supone que reaccionaría si la muerte de Luca es la más probable en ese momento?

Lía se interpone entre los dos tipos antes de darles una bofetada en la cara.

-Basta- dice ella. -Ambos no me están ayudando, tengo noticias.

Los guardias detrás de ella asienten cuando les da una fugaz mirada, luego un guardia sale de la oficina.

-¿Que está pasando?- Taddeo pregunta.

-Me dijiste que había sangre en la casa cuando ocurrió el secuestro de Lu- suspira. -Seth y yo estábamos pensando en eso... Romeo es un buen soldado, no hará nada para lastimar a Luca si no tiene algo en mente.

-No entiendo- Evan murmura.

-Está obsesionado, como me dijo Evan. Romeo pudo haberse enamorado de Luca.

Taddeo siente que su sangre se calienta con esas palabras. Luca no puede estar con alguien loco como Romeo, quien se enamoró obsesivamente.

-Bueno, no sé cómo esas podrían ser noticias- dice Quique enojado.

Lía suspira, el guardia regresa con alguien detrás de él, pero con las manos atadas.

-¿Quién es él?

-Esto es confuso.

-No entendiendo nada.

Los tres chicos hablan al mismo tiempo, haciendo que Lía suspire por sexta vez antes de chasquear los dedos varias veces para llamar su atención.

-¿Siempre son tan molestos?- se queja. -Oh, Dios, pobre Lu que tiene que estar con ustedes tres todos los días.

Lucen ofendidos, Quique pone una mano sobre su corazón mientras Taddeo y Evan jadean.

-No digan nada- dice Lía. -Como decía- sonríe. -Seth pensó en la posibilidad de que Lu estuviera herido, y Romeo lo necesitaba con vida...

-Está herido, su cuerpo...

-Lo sé- Lía mira al hombre a su lado, el que tiene las manos envueltas. -Por eso, ordené buscar a todos en Roma que sepan sobre medicina, y finalmente lo encontramos.

-Y él es...- Quique dice con cautela.

-Un médico- responde Lía. -Él curó las heridas que Lu se hizo esa noche. Romeo es amigo de él-estudia cada reacción. -Y él sabe dónde están desde que Lu fue secuestrado.

No esperaba nada a cambio, los ayudó porque quería y por Luca, sabiendo lo peligroso que podía ser Romeo. Ella lo conoce desde que estaba saliendo con Seth, Romeo era un buen tipo hasta que se volvió loco con el tiempo y luego nada tenía importancia para él.



Elizabeth Barzola

#7866 en Otros
#533 en Novela histórica
#12085 en Novela romántica

En el texto hay: edad media, amor, premiossweetawards2019

Editado: 15.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar