amor a la medida

Tamaño de fuente: - +

Opia

OPIA

La ambigua intensidad de mirar a alguien a los ojos, lo que puede ser simultáneamente percibido como invasivo y vulnerable, sus pupilas resplandecientes, sin fondo y opacas –como si estuviera espiando a través de un agujero en la puerta de alguna casa, pudiendo afirmar que ahí hay alguien de pie, pero no pudiendo discernir si es usted quien está mirando hacia adentro u observando hacia afuera.

De esta manera se sentía Susan al verlo, hablando orgullosamente…no estaba segura de estar escuchando, se sentía tan inmóvil, su cuerpo seguía ahí pero su mente estaba muy lejos de ese lugar, se encontraba con un océano de recuerdos, habían un rompecabezas uno muy grande y las piezas que faltaban no las tenía ella, por eso no podía armarlo, por eso no entendía que era lo que había pasado, hacía ya casi 20 años, su mirada estaba tan clavada en aquel elegante caballero, tanto que fue percibida por él, quien termino su discurso y encontró su mirada, se le vio palidecer inmediatamente un hombre lo ayudo a llegar a una silla y le ofrecieron un vaso con agua, -Supongo que encontrarte con tú pasado no es fácil…Mike- dijo Susan entre dientes, mientras veía como Lucas caminaba apresuradamente hacia aquel caballero, Crystal se quedó con ella, -Cariño, ese señor ¿Qué es de Lucas?, pregunto Susan un poco inquieta, -Es su padre mamá- respondió la dulce chica, en aquel Momento Susan sintió como si un huracán la levantará y la arrojará violentamente a tierra y se sintió muy mareada, -¿Estas bien madre?, pregunto Crystal alarmada, -Quiero irme a casa cariño no me siento nada bien, perdón por esto, si quieres quedarte, hazlo yo necesito recostarme…

Pero Susan no se sentía mal porque estuviera enferma, ella se sentía mal, por las impresiones ocurridas hacía pocos minutos, haber visto aunque hubiese sido de lejos al amor de su pasado le había alterado el alma, ella debía aclarar muchas cosas dentro de sí, pero eso necesitaba hacerlo sola.

-Mamá estás loca si crees que te dejare irte sola, vinimos juntas y nos iremos juntas, voy por Derick y nos iremos en seguida, espera un poco, por favor- dijo Crystal un poco desilusionada, pues con estos últimos acontecimientos nada de lo que se había imaginado podría pasar, no podría decirle a su madre Que Lucas era su novio.    

Derick estaba jugando en una zona de juegos preparada exclusivamente para niños, -DERICK! Es hora de irnos cariño-, -¿Qué? Pero es muy temprano aún hermanita-, -lo sé, pero mamá se siente mal cariño date prisa-, -está bien- dice el pequeño y se va resignado a que no podrá jugar más.

*****

Lucas se dirige hacia su padre, porque lo único que pudo ver fue que se mareo al bajar de la tarima, él estaba muy enfocado en la mano de su tierna novia, cuando escucho un poco de alboroto que advertía que algo no iba bien, hecho un vistazo era su padre siento ayudado a llegar a una silla, Lucas dio un beso a la mano de su novia y se dirigió rápidamente hacia donde su viejo, -papá ¿estás bien? ¿Qué te paso?  -Creo que se me bajo la presión hijo, pero ya me siento mejor, tranquilo- , -¿Tranquilo padre? Como me pides que esté tranquilo cuando casi te caes, creo que es momento de irnos y llamare al Doctor Martín,  para que te revise en casa, -está bien hijo-.

 Respondió benjamín porque él no tenía ganas ni suficiente fuerzas para contradecir a Lucas después de las impresiones que habían sucedido hace algunos minutos, Lucas llevo a su padre a su mansión y llamo al doctor rápidamente.

Benjamín se quedó ahí esperando a que el doctor lo revisara, el doctor se fue directamente con Lucas, Benjamín al parecer había tenido una impresión fuerte cuando Lucas le pregunto a su padre este le dijo que claro que había sentido una impresión fuerte y que lo había llenado de nostalgia ver a todos sus trabajadores felices, Lucas no estaba muy convencido y estaba preocupado por su padre, pero no quiso preguntar más esperaría a que benjamín le contara si así lo decidida sino, respetaría su decisión, lo único que quería era que su padre estuviera bien, era la única familia que tenía en el mundo y su padre era su Héroe, Benjamín solo quería estar solo y Lucas entendió por el silencio que lo envolvía que lo mejor era marcharse y dejarlo solo ya vendría mañana y podrían hablar si así quería su viejo.

-Te veo mañana padre, vendré a ver como sigues, espero te mejores y puedas descansar- dijo Lucas mientras le daba un beso a su viejo en la frente –Te amo- termino.

-oh, no te preocupes hijo, estaré bien cuídate mucho y descansa retoño- dijo Benjamín quien sintió como una espinita arañaba su corazón   

-Te amo hijo-dijo y era sinceramente verdad Benjamín amaba a Lucas.



katthe Carta

#13113 en Novela romántica
#8513 en Otros
#3294 en Relatos cortos

En el texto hay: amor misterios secretos revelaciones

Editado: 27.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar