Amor En Tokio

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1.

-El sol era extremo, y el sonido de la campana era molesto, Marina Tokira, se levantó mirando con mala cara al causante de la interrupción de su sueño, su mayordomo Edward, adoraba a Edward pero en esas ocasiones lo detestaba, ella odiaba despertarse temprano, pero era un requerimiento obligatorio, tenía que asistir a clases, se estiro en la cama, dando vueltas como signo de descontento, Edward la conocía demasiado bien, después de todo el prácticamente la crio, estaban juntos desde que era ella era solo una niña pequeña, y el un joven de 21 años, recién graduado, todo un prodigio, y el único capacitado, para tratar con ella, la heredera de los Tokira, pero el mayor desastre del mundo, no hacía nada bien tenía una capacidad para distraerse increíble, una torpeza descomunal y un sentido del gusto extraño, el carbón más negro, en una sociedad de diamantes, pero con la ayuda de Edward se convirtió también en un diamante, le tomo años de práctica, mucha paciencia y métodos poco ortodoxos, pero se convirtió en una señorita ejemplar, ahora era unos de los soles que iluminada el mundo, y lo más importante era la adoración de su abuelo, cuando era pequeña tubo atención los primeros dos años de su vida, era la única heredera de los Tokira, pero cuando nació su hermana le robo un poco de atención, aunque ella seguía siendo lo más importante, pero mientras su hermana crecía y los médicos, expertos, pediatras, especialistas, profesores y demás empezaron a llegar dejo de ser el centro de atención, dejo de serlo totalmente, en el momento que su hermana obtuvo un puntaje de 238 puntos de IQ, su coeficiente intelectual era enorme, y ella quedo olvidada, todos sabían que ella como la mayor hereditaria la mayoría de las acciones, por eso a pesar de que todos quedaban impresionados con sus hermana era ella a quien rodeaban la familia Tokira era inmensamente rica, todos querían un trozo de la corporación, pero esos mismos que le enviaban regalos, le dieron conciencia a su abuelo, si ella seguía así tendrían que casarla, con alguien que pudiera mantenerlo todo a flote, ella no tenía la capacidad, si lo heredaba todo o la mayor parte, las acciones se desplomarían, nadie confiaba en ella, así que la solución, fue que cuando tenía casi 5 años, contrataron el mejor mayordomo, el más capacitado para ella, Edward tenía un título en educación, una especialización en Psicología, y tenía un rango S de mayordomo, era un prodigio en toda regla, era simplemente perfecto, y la hizo lo que era, por el aprendió todo, desde modales hasta economía, y fue el quien la apoyo cuando sus padres murieron, iban en un vuelo a sus vacaciones, que también era su aniversario, su jet, se estrelló con la isla privada que recién habían comprado para celebrar, todos murieron ese día, sus padres, las, los pilotos, todos menos su hermana, sus padres se habían alegrado por la nueva incrementación de inteligencia en su hija, ahora llegaba a los 267 puntos, así que como recompensa la habían llevado con ellos, Marina se quedó pues como siempre había fallado, sus profesores de piano y baile, renunciaron, argumentando que cuando ella aprendiera, ellos habrían muerto de viejos, pues era un desastre, como castigo se quedó en casa, practicando 14 horas al día, piano y baile, o esas fueron sus órdenes, Edward, dejaba que practicaba solo un par de horas al día, decía que cansada y adolorida no aprendería, y nadie se atrevería a intervenir, Edward era responsable de ella, tanto como que la dejara amarrada a una silla todo el día, o la llevara de paseo, nadie se lo cuestionaría y lo hacia todo por cuidarla, ese día había logrado aprender una balada completa en su flauta, él estaba orgulloso, así que había salido por una rebanada de pastel para ella como premio, cuando regreso lo hizo sin pastel, y con un vestido negro, con dulces palabras y entre sus brazos, le dio la noticia, sus padres habían muerto, afortunadamente muriendo momentáneamente, no sufrieron, pero su hermana estaba gravemente herida, y muy traumada, sobrevivió, pero gracias a sus padres, que al momento más crítico, le colocaron una mascarilla, y la cubrieron con sus cuerpos, ellos salieron disparados quedando en el suelo del jet, pero ella quedo en su asiento, un trozo de metal atreves el sillón de cuero italiano, llegando a su espalda, tenía heridas leves del vidrio de la ventana que estaba a su lado, algunos hematomas por los brazos de sus padres, pero se encontraba vida, lo más peligroso era los restos de metal en su espalda, pero no podían llegar a ellos, fácilmente así que el especialista, que era una eminencia entre doctores, realizó un plan de extracción a largo plazo, así no correría peligro Keira Tokira, la gran genio, su cuerpo sanaría, pero su mente era otra cosa, cuando despertó un par de semanas después, no recodaba nada, su cuerpo estaba bien, se recuperó rápidamente, pero sus recuerdos nunca volvieron, su abuelo estaba destrozado su única hija, muerta, junto a su adorado yerno, su adorada nieta en un estado de inconciencia bajo sus propias ordenes, no quería que sufriera así que ordeno, tenerla sedada, luego perdió los recuerdos, y todavía tendría que permanecer un par de años en la clínica, pues él no estaba dispuesto a que su nieta estuviera con dolencia o secuelas del terrible accidente, el doctor le aseguro total recuperación en ese tiempo, y él le prometió una importante donación, su otra nieta que antes no le presto mucha atención se volvió, su mundo, al principio la niña parecía un fantasma, las primeras semanas, solo estaba en su habitación, solo salió para el funeral de sus padres, Edward estaba con ella en todo momento atendía todos los pendientes desde esa habitación, un par de meses después empezó a salir, comía en la mesa del comedor, asistía a clases, usualmente tomaba el té con él, y ellos se acercaron, el aprecio a ver en su nieta, todas sus cualidades, como se esforzaba en todo, era un desastre, era una gran verdad, pero se esforzaba muchísimo, poco a poco observo como se convertía en una señorita digna, siempre acompañada por su sombra Edward, la academia para señoritas, Saint Martha, permitía llevar su asistente o su mayordomo, en su mayoría las estudiantes Vivian en el campus, pero eran ordenadas, por orden de puntaje, su nieta tenía el más bajo, así que se le permitía vivir en casa, tuvo que donar una buena cantidad para eso, pero no podía permitir, que su nieta viviera en una pequeña casucha sin ninguna comodidad, y solo incrasaría a los dormitorios del sol, teniendo el puntaje correcto, los soles de la sociedad, las rosas de la corona, las damas de Inglaterra, y finalmente, la sociedad de las Ladys, todas ellas, damas de gran categoría, pero si su nieta no llegaba a formar parte del dormitorio de los soles, nunca llegaría a ninguno de esos círculos, y la única forma de ascender era aprender, desde piano a flauta, chamasen, violín, arpa, etiqueta, historia, psicología, modales, canto, economía, baile, astrología, matemáticas avanzadas, pintura, escultura, protocolo, moda, mineralogía, informática, botánica, biología, ciencia, cultura internacional, relaciones públicas, decoración, idiomas imprescindibles, como el latín, el francés, el italiano, el español, japonés y coreano, porque claro era requisito imprescindible hablar inglés, incluso cocina, era aceptable que fallara en alguna o no lo realizara a la perfección, pero no que fallara en casi todas como era el caso de su nieta, las damas de la sociedad de las Ladys, eran admirables, eran mujeres perfectas, impecables en todo, sabía que también enseñaban actuación y manipulación, y algunas cosas más, su hija le había contado, pero ella no había llegado a esa sociedad, ella era una rosa de la corona, las damas de Inglaterra no la llamarón, nunca la invitaron por adverse casado con un japonés, pero a su hija no le importo, amaba demasiado a su esposo, cumplía con todos los requisitos para ser una gran dama de la sociedad de las Ladys, pero ellas no lo veían así, aceptaban princesas de otros lugares, pero no ha Marquesas casadas con hombres que no fueran de casas reales, como su hija, pero su nieta tenia oportunidad, más si se casaba con el duque de Weston, y ellos se llevaban estupendamente, fue feliz cuando su adorada Keira, salió del hospital totalmente recuperada, sin recuerdos, pero feliz y sana, la envió a un internado, ella le molestaba la enorme mansión, le forzada a recordar, y se desmayaba, la envió a suiza, allí, su inteligencia creció, empezó a tomar clases al rededor del mundo, acompañada de su fiel, Nicholas, él era increíble, un joven doctor, su clasificación era de clase A, no era el prodigio, que era Edward, pero la mantenía a salvo, pero la verdad aunque no lo admitiera fue más feliz, cuando llego a casa la invitación de la orden de las rosas de la corona, su nieta no llevaba ni un mes que entro al dormitorio sol, cuando recibió la invitación, Marina, había florecido, Edward la educo bien, todavía era joven, pero el cambio más grande se realizó a sus 13 años, cuando fue trasferida a una escuela normal en Japón, necesitaba los puntos extras para subir su puntaje de sociales, si no ese año no podría ser oficialmente parte de la sociedad de las rosas de la corona, y el Márquez de Weslington, Leon Roslintg, su abuelo, anhelaba que la aceptaran era sorprendente seria la miembro más joven en la historia, y lo logro, pero ese año cambio, en marzo la ceremonia de las rosas de la corona, en mayo, se anunció su compromiso con el duque de Weston, en septiembre llego la invitación de las damas de Inglaterra, en navidad organizó el baile de ensayo de graduación de los soles, en enero se graduó, ya entraría a la educación secundaria, en abril se convirtió en miembro oficial de las damas de Inglaterra, y su abuelo organizo un baile para celebrarlo, estaba más feliz imposible, Keira Tokira, era solo un recuerdo lejano, su abuelo tenía toda su atención en ella, un año después Keira volvió, su IQ ya era de 278, cada vez aumentaba mas, volvió por la firma de su abuelo, para estudiar leyes, era muy joven, pero él estaba encantado con su otra nieta, así que no le tomo importancia a lo que Keira hacía, ella partió ha suiza otra vez, y no volvió, Marina, ya era toda una dama, dominaba todos los ámbitos, necesarios para su puesto actual, pero seguía suspirando de amor en silencio, era experta en los artes que requería, tocaba cualquier pieza de música a memoria, hablaba 8 idiomas fluidos, conocía de arte, historia, cultura, ciencia y demás temas de interés, tenía el nivel culinario de un chef francés, podía tomar el control de un conglomerado internacional, sin problemas, crear un programa de revisión de datos, crear virus de gusano, entrar al sistema nacional, hacker casi cualquier computadora en dos minutos, tenía conocimiento en estrategia y manipulación, reconocer gemas verdaderas a distancia, cuando una joya era real o falsa, visitaba Japón más de lo imaginable, casi una vez a la semana, todo gracias a Edward, y tres años y dos meses después de su viaje a Japón, la mañana del 25 de enero, un año y medio después de visitar a su hermana para felicitarla por su título de abogada aun a una temprana edad, su sorprendente hermana, que prefería seguir estudiando pues después de todo se dio cuenta, que quería ser como otra estudiante, pues estudio por todo el mundo pero, nunca lo experimento la vida escolar verdaderamente, ella lo acepto y convenció a su abuelo con mucho trabajo, después recibió la invitación a su libertad, un mes y tres días después de su cumpleaños a sus 16 años, le llego la invitación a el té de la sociedad de las Ladys, y ella asistió destaco en sociedad ese mismo año, y fue un gran éxito, pues ya todos esperaban su aceptación en la sociedad de las Ladys, pero cuando bailo el vals, con su vestido blanco cubierto de diamantes, sus zapatos de tacón de 12 centímetros, tachonados en diamantes, su gargantilla de filigranas de platino en forma de rosas adornadas en el centro con diamantes en formas de lagrima, sus pendientes de rosas con diamantes gigantes en su centro, diamante del tamaño de un pulgar, su cabello adornado con perlas blancas y diamantes entrelazados con platino, y en su cabeza una corona de flores de diamantes y en el centro de la ancestral pieza un diamante rosa de un tamaño descomunal, regalo de su prometido por su cumpleaños, su perfecto prometido que bailaba con ella, el gran duque de Weston, Alexander Frederick Wistelia, cuando el vals terminó y el la besó frente a todos, ella se sintió victoriosa con una sonrisa de satisfacción se alejó de la pista, el aquel momento nadie sabía imagino el porqué de su sonrisa, solo Edward, lo sabía, ese día cumplía 17 años había crecido pero había algo más que nadie logro diferenciar en ella, esa navidad fue invitada a la celebración de la sociedad de las Ladys, su abuelo estaba emocionadísimo, asistieron y ella fue elogiada incasablemente al lado de su perfecto prometido, pasaron los meses abril volvió y con el las invitaciones a los eventos, ya le permitían asistir con las demás damas de la sociedad de las Ladys, pero todavía no era parte de la sociedad, en julio Marina estaba muy inquieta, ese mes empezó a ir de comprar en Japón, algo poco entendido, pues lo más común era Paris, Milán o Nueva York, estuvo más de un mes en Tokio, cuando volvió lo hizo decidida, tomo el control absoluto de sus organizaciones, tanto benéficas como lucrativas, organizaba eventos sociales, desde recaudación de fondos para sus organizaciones benéficas a bailes, cocteles, recepciones de sus empresas, se convirtió en el centro de atención de toda la sociedad, verla era como ver el desarrollo, de una dama de la sociedad de Ladys, era increíble, realizaba tantos trabajos que pasaba ocupada todo el día, en septiembre cayo la bolsa, las acciones se desplomaron en el suelo, los donativos fueron muy pocos, y todo tipo de problemas ocurrieron, pero ella salió victoriosa, en octubre todo volvió a la normalidad, en noviembre empezó a mover los preparativos para la boda, causo un gran revuelo, pero ella estaba feliz, en noviembre fijo una fecha, para navidad del año siguiente seria la duquesa de Weston, todos empezaron a enviar regalos, y ella los guardo todos sin tocar, una semana antes de su cumpleaños, le enviaron un escudo hecho de piedras preciosas de todo tipo, que daba forma a la cabeza de una leona sus ojos un par de perlas con diminutos diamantes amarillos, sobre un fondo de arcoíris de gemas, la leona estaba coronada por una diadema de diamantes tan brillantes que cegaban, el sello de la orden las Ladys, era un anillo hermoso, en su interior llevaba su nombre y la fecha de cuando lo recibió,  ya era parte de la sociedad de las Ladys, su abuelo estaba más feliz imposible, tanto que trasfirió la mayoría de las propiedades de sus padres a su nombre, y le dio permiso a su hermana para volver a la secundaria, aun cuando está ya la había terminado, para su cumpleaños, toda la sociedad asistió, y se lo otorgaron el collar de la sociedad de las Ladys, era un broche con el escudo de su anillo, unido a una delgada cadena de platino, le recibió junto a su abuelo sintiendo todo el orgullo de este, para navidad, rompió públicamente con su prometido y el infierno se desato.



indy2002

#2268 en Novela romántica
#482 en Chick lit

En el texto hay: secretos, misterio, mayordomos

Editado: 15.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar