Amor entre un Cuásar

Tamaño de fuente: - +

Un nuevo rumbo

15 de marzo / 2019

La noche era más oscura que de costumbre. Me levante de mi silla tras una extensa sesión de jugar videojuegos en mi consola. Estaba cansado y con hambre asi que fui a preguntar a Aylen si tenia hambre. Toque su puerta y entre.

- Aylen ¿Tienes hambre?

- Si, demasiada hambre.

- Entonces porqué no te preparaste algo sola.

- Es mucho mejor que mi hermano prepare mi once jeje.

Me rei un poco, ya sabía que no era por ese motivo, tan solo estaba viciada jugando como yo antes. Fui a la cocina y revise en los muebles para ver si había pan,como lo suponía, no habían comprado pan. Me enoje demasiado, estaba confíado que mi mamá iba a traerlo, pero no... Camine hacía su habitación que estaba cerca de la cocina, delante de la puerta, pense que si era correcto quejarme o hacer que esto nunca hubiera pasado, estaba dudando. Entonces había decidido, tenía que tener razones, asi que toque con los nudillos tres veces a la puerta.

- Con permiso.

- ¿Si? Pasa - Estaba acostada con el estomago hacía abajo - ¿Qué necesitas?

- Eh... ¿Qué paso con el pan?

- Ashh No compre, se me olvido lo siento hijo - Decía sin ninguna preocupación.

- Nada de disculpas, te comprometiste a comprar todos los días.

- Es que se me olvido.

- Tres días seguidos, tan solo es coincidencia - Estaba angustiandome por aquellas respuestas.

- Agarra el dinero que tengo en el mueble y anda a comprar algo para los dos. Mañana no se me olvidara.

- No se si creerte. Pero si estoy seguro que no se te olvidara gastar plata con los tipos que te engañan.

El silencio atemorizo a los dos.

- ¡Callate de una vez! ¿Crees que no me parto el lomo trabajando para pagarte la matrícula a los dos? - Estaba muy furiosa como una gacela - No vengas a joder, es mi vida personal como cada quien tiene una.

- ¡Ya, esta bien! Me importa un carajo. Se supone que debería importarte más tus hijos - Me voy dando un portazo.

Siento que mi actitud fue inmadura, no tuve que reaccionar asi, no es su culpa es mía. Supongo que ire a comprar una comida rápida porque no creo que ninguna tienda venda pan a esta hora. Saliendo de mi casa con mi chaqueta de cuero, negra. Camine unas cuadras hasta encontrarme una tienda. Llegue y encargue dos churrasco para llevar. Sentado esperando mi encargo mirando a la cocinera mientras miraba a las claras estrellas. Siento una palmada en la espalda, siento que me van a decir que si le doy unos cien pesos o por algo del estilo, si no les doy me van a asaltar, asi que determinado por mi futuro me gire hacía atrás, vi a un hombre alto y delgado, con barba café.

Me tomé unos segundos para reconocer mejor quien era.

- Buena Enrique, tanto tiempo - Alarga su brazo para dar su mano.

Esa voz... ahhh ya llegue a recordar, era Guillermo, mi mejor amigo de la enseñanza media.

- Ohh Si eres Guillermo - Le doy mi mano para saludar - ¿Comó estas?

- Jajaja Muy Bien, gracias. Y ¿tú?

- Mmm... Más o menos, no podría decirte con certeza.

- ¿Qué sucede? - Se veia una cara de preocupado.

Suspire y pude oler un olor de la comida que estaban preparando.

- No puedo encontrar trabajo, aunque ya termine mi carrera, de seguro pronto conseguire un trabajo. Por cierto, ¿Comó vas, terminaste la carrera o estas trabajando?

- Espero que tengas suerte. Ah, yo ya termine mi carrera, de hecho estoy trabajando en una clinica privada.

La señora pone unas dos bandejas en frente mio, saque una bolsa de género que traía conmigo y los guardo ahí. Saco mi billetera, saco los billetes que paso mi nefasta madre. Me despido de Guillermo y me voy del lugar.

Empiezo a caminar de nuevo a travez de la oscura noche, aún pienso en si mandarle un mensaje a Fernanda, me siento mal por no hablarle otra vez, ¿Qué estara pensando ella?

Al llegar a la casa le doy su comida a Aylen y me voy a encerrar a mi habitación, pensaba que iba a comer mientras veía una serie o algo por el estilo, entonces me doy cuenta que tenía una notificación en mi computador, la cual era de mi correo.

Cuando abro mi correo veo el nombre del autor, era Francisco Morlavia, todo lo que estaba en el contenido era una oferta de trabajo, cuando veo el lugar de trabajo me sorprendí demasiado, era el laboratorio de investigación nuclear Chilena, LINCH. Por lo que leia le gusto mi tesis por lo cual me ofrecío ese puesto de trabajo con algunas condiciones, como era una oportunidad no podía no aprovecharla, asi que le envie un mensaje de vuelta, donde apenas envie el correo me llego un mensaje automatico en la cual decia que tenia que presentarme en sus oficinas al día siguiente.

Esto debo aprovecharlo, asi que me preparare lo más rápido que pueda para el día de mañana.

 



Andrey

Editado: 20.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar