Amor Inefable (.E.M.A.H.) #2

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 3

“Al pasar los años, ya no se consideran amigas, son hermanas de corazón, te apoyaran y te dirán siempre la verdad aunque te duela”

Días después

Hoy me levantaba con un humor nada agradable, David hace dos días que se había ido de viaje y esta vez por motivos de la empresa no pude ir con él, lo extrañaba sin duda alguna, regresaría mañana por la noche y estaba ansiosa por que regrese, había ido al doctor hace varios días y hoy me entregarían los resultados de los análisis ya que según "no tenía nada" y decidieron volverme a hacer pruebas, Hoy Julieta se había ofrecido en acompañarme a recoger las pruebas y hablar con el doctor

─ Adara porque no estás lista, se supone que ya estarías lista ─una Julieta histérica me fulmina con la mirada

─lo siento, me siento muy débil ─murmuro y entrecierra sus ojos, era cierto últimamente me sentía más débil y me costaba levantarme de la gloriosa cama

─si quieres puedo ir yo... ─la interrumpí

─no tranquila tengo que ir personalmente yo ─me aplique un poco de maquillaje

─a veces eres tan testaruda que me da ganas de meterte un buen golpe ─golpea suavemente mi cabeza con su mano y nos reímos

─lo siento licenciada Julieta por ser tan testaruda ─bromeo y voy por mis zapatos

─Adara de las mercedes ─pega una carcajada y pone una mano en su abdomen─. Mi frijol y yo queremos que te muevas, será que lo puedes hacer, tengo hambre no desayuné por tu culpa

─desayunamos luego de salir del doctor y por cierto que tal van esos síntomas, futura mamá ─pregunto y rueda los ojos

─esta bien pero que sea cierto, y que te diré odio los vómitos ─hace una mueca de asco─. A veces me pregunto, ¿porque mi hijo tiene que odiar mi comida favorita?

Resulta que el pequeño frijol como ella lo llama no le gusta el KFC, Julieta ama el pollo KFC o bueno lo amaba y ahora ni siquiera aguanta el olor

─es tu pecado por desearlo tanto ─me burlo ─. Bueno por lo menos a ti aun no te dan los achaques de las hormonas del embarazo ─hago énfasis en las hormonas

─ni dios lo quiera Adara, por favor ya me veo ahí abrazando a Ignacio y no querer dejarlo ir a trabajar, aunque si lo vemos de otro punto y si es al contrario y no quiero que este cerca mío

─entonces espera a que pase el tiempo ─le guiñe un ojo y asiente

Me termino de poner los zapatos y salimos con Julieta de mi habitación

*******
Cuando llegamos al hospital voy por las pruebas en laboratorio y luego subo con el doctor

─lista mi vida ─dijo Julieta y asentí

Entramos al consultorio médico

─veo que ha venido muy puntual Señora Adara, siéntese por favor

─gracias doctor ─le hice caso y Julieta imito mi acción, le entregue los papeles

─ ¿Cómo te has sentido últimamente? ─pregunto

─cansada, con sueño y mareos ─dije y asintió

─es normal en tu estado ─el doctor tenia clavado su mirada en los papeles, con Julieta nos miramos y arqueamos una ceja por la intriga ¿en qué estado estaba?, el doctor levantó la mirada─. Felicidades señora Adara, los síntomas son porque usted tiene cuatro semanas de embarazo, ahora mismo vaya al consultorio de la doctora Adriana Díaz, para que le dé instrucciones y una disculpa a usted porque los exámenes que se realizó hace días resulta que estuvieron cambiados y por eso decidimos hacerle otras pruebas

Con Julieta no acabábamos de procesar la información ¿Embarazada? ¿Cuatro semanas? Esto era una locura, por lo que empecé a llorar y Julieta limpio mis lágrimas

─mi frijolito y yo, te felicitamos de todo corazón ─me abrazo ─. No llores carajo, esto se celebra con una enorme sonrisa

─pendeja no vez que lloro de la emoción

─muy bien señora Adara, vaya al consultorio de la doctora ─ordeno el doctor

Salimos con Julieta del consultorio, cerramos la puerta y chillamos de la emoción ─pero no duro mucho, puesto que ya somos dos adultas y la gente nos miraba algo raro─ subimos al sexto piso para ir con la obstetra/ ginecóloga

─esto se lo tengo que contar a David ─chille y Julieta negó

─mejor el día que regrese ─sugirió y a mi mente llegaron muchas ideas de como decirle

─pasa Adara te estaba esperando ─la doctora nos invitó a pasar y le hicimos caso

─muy bien Adara, estoy informada de tu estado, así que vamos para que conozcas a este angelito ─nos encaminamos a la camilla y prendió su máquina, me puso un gel y empezó a mover el aparato en mi abdomen ─. Mira esta aún pequeñito ─señaló un punto algo plomo y me dijo cuánto media y bla, bla yo solo miraba atentamente

─mira ahí está ─chillo emocionada Julieta y tomo mi mano

─ ¿Quieres escuchar su corazón? ─pregunto y sonreí asintiendo, en menos de un segundo la habitación se lleno de latidos y mi corazón empezó también a latir y no pude evitar llorar de nuevo, y lo mismo hizo Julieta ─. Muy bien Adara como vemos el pequeño o pequeña esta bien, ahora vamos a darte instrucciones, límpiate ─me tendió un papel y empecé a limpiarme

─estoy lista para seguir sus instrucciones doctora

─lo primero es que vas a tomar vitaminas, no hacer sobre esfuerzos porque no queremos que pase nada malo, tienes que cuidarte porque estas débil por el cuadro de anemia que presentaste, evita los tacones altos y olvídate del estrés, también por lo que eres de baja estatura hay que estar en chequeos, aliméntate súper sano y recuerda que los tres primeros meses son de riesgo ─la doctora me paso una hoja marcado los puntos de cuidado y asentí ─. Ahora si Adara, felicidades nos vamos a ver los siguientes meses hasta que alguien quiera salir

─gracias doctora ─nos levantamos con Julieta y salimos

─ay Adara no sabes lo feliz que estoy por ti, te juro que ya me duele hasta la cara de sonreír tanto

─te parece si le decimos a las chicas en el almuerzo ─asintió

─es irónica la vida, hoy estamos aquí con un nuevo ser dentro de nosotras y hace años estábamos en una aula del colegio conversando sin imaginarnos un futuro así ¿no?, recuerdas las ocurrencias de Roberta cuando decía que no se iba a llevar con nosotras o incluso cuando se dejaron de llevar conmigo ─asentí con vergüenza ─. Pero quien nos viera ahora, cada una va a ser mamá y a pesar de que ya nos dan duro, estamos bien buenas



Nathaly

#354 en Novela romántica
#41 en Joven Adulto

En el texto hay: amor, amistad, enemigos

Editado: 13.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar