Amor Inocente

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 22

Habíamos llegado a casa, le pedí que hablaría con ella yo sola, que nos veíamos después y me fui directo a casa. Mi padre sabía todo lo que había pasado, sabía que eso le traería problemas con mi madre. Entre en casa,  estaban hay esperándome mis padres, Kevin y sus padres. 

- Al fin llegas casi nos matas de un infarto. 

- Lo siento mamá, lo siento papá, lo siento Kevin, lo siento señor y señora Henderson, yo no sabía lo del rapto, pero debo ser sincera con ustedes, me casé con el hombre que amo, ese es Sam Johnson, primo de Kevin.

Sé que pensaran que maldita soy y no me importa lo que me digan, seguí mi corazón, hice lo correcto para mí y también para su hijo, no era justo que hiciéramos un matrimonio de mentiras y sin amor. Terminé de hablar me fui a mi cuarto. 

Mi madre me siguió al igual que mi padre y entraron de golpe a mi habitación. Ella estaba furiosa. 

- Te largas de mi casa, mal hija eres una decepción para mí, no quiero volver a verte más nunca en mi vida, olvídate que tienes una madre y si tú la vez Nick puedes irte con ella.

- Mamá, mamá - Decía

- No me digas más así Paula Hale, así te llamarás mi apellido no lo uses, tú padre debe estar revolcándose en su tumba de ver la clase de hija que engendro. 

Aun no podía asimilar las cosas que mi madre me dijo, era más grande su odio por ellos que verme feliz mi corazón está partido en mil pedazos. Me quedé asimilando lo que pasaba y escuche como me gritaba que me largará rápido de su vida y su casa. 

Recogí mis cosas las eche en unas cajas, no podía con el llanto, mi papá trato de subir pero escuché los insultos de ella hacía él y le dije:

- Estoy bien papá, no subas ya terminé de empacar.

No me dejó llevar mi carro, llame a Sam para que pasara por mí, note en su voz que quedó preocupado.

- Adiós mamá. - bufé 

- Lárgate de aquí cualquiera fueron sus palabras.

- No  permito que trates así a la niña, es tu hija mujer -  le decía mi padre, te arrepentirás por esto. 

- Tú no te metas, no es tu hija.

- ¡Basta! ¡Basta ya! Tome a Nick y lo abrace con fuerza. -  Te amo papá, padre no es el que enfrenta sino quien cría. Adiós mamá. 

Abandone  la casa que por más de 15 años había habitado, en un mar de lágrimas y un dolor en el pecho que no sé cuánto tiempo tardaría en cerrar.

Vi como Nick observaba por la ventana como me iba. Sam llegó a mi rescate al ver mi cara y mis cosas, no pronunció palabra solo me rodeo con sus brazos y beso mi frente.

Mi madre salió en ese momento y nos envistió seguida de Nick y le gritó muchas cosas a Sam  de su padre. 

- No sabes cuánto te odio a ti y tu padre, el muy cobarde me coqueteaba cuando jugabas con mi hija en el parque como si nada, que descaro.

- Señora el no la recordaba, siente mucho lo que le hizo, pero en el amor no se manda. 

- Que puedes saber tu de amor mocoso, ustedes arruinaron mi vida , tú y tu padre, él me rompió el corazón en mil pedazos y tú me quitas lo más valioso de mi vida, mi pequeña. 

Ella estaba muy mal, sus lágrimas no paraban de salir, quise acercarme a ella, pero me evito y se entro de nuevo a casa. 

 Subí a su carro él se encargó de mis cosas, nos fuimos a su casa. Pasaron semanas mi madre no me llamaba, sabía de ella por Nick que estaba bien, aunque no lo demostrará me echaba de menos, me contó que a veces pronunciaba mi nombre y me buscaba en mi habitación, pero no dejaba que pronunciará mi nombre. 

Deje un tiempo prudente  para hablar con Kevin. Lo llame y agende cita con él, aparte de a ver sido pareja éramos muy buenos amigos. 

- Hola Kevin necesito que nos veamos.

- Esta bien Camí, te veo a las tres en la misma cafetería de siempre debo decirte algo. 

- Ok nos vemos allá. 

- Hola amor cómo te fue hoy en la oficina con mi suegro. 

- Bien cariño, algo agotado, hay algo de cena.

- Si hay está servida amor, me veré hoy con Kevin, me saludó amistoso y me dijo que tenía que decirme algo.

- Que será? - me dijo Sam con una cara de sorpresa.



Nana Ramírez

Editado: 26.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar