Amor & Justicia

Tamaño de fuente: - +

Prólogo


Me encontraba arrodillada junto a un árbol, las lágrimas salían de mis ojos con gran facilidad, e incluso estaba segura que mis ojos lucían rojos e hinchados. 


Pasaron unos quince minutos hasta que una señora bien vestida se acercó a mí, parecía un poco confundida al verme ahí sola, miró  alrededor pero al no encontrar a nadie finalmente habló. 

 

─ ¿Qué te pasa princesa? ¿Estás sola aquí? ─ Pregunto con voz suave y  se agachó para quedar a mi altura.

 

Parecía una buena mujer. 

 

Despacio asentí con mi cabeza─ Estaba…─Respondí hipando─ caminando con mi papá y empecé a perseguir un perro y me perdí. 

 

─ Oh no te preocupes cariño, yo te voy ayudar a encontrar a tu padre, ven vamos─ Me ofreció su mano 

 

─ No…no puedo caminar muy bien, me caí mientras corría─ Confesé avergonzada. 

 

─ No hay problema, yo te cargo. 

 

Alce mis manos para que ella me pudiera tomar en sus brazos, luego empezó a caminar en busca de mi padre. 

 

─ ¿No recuerdas un poco por donde estabas? ─ Me pregunto.

 

 Yo solo negué con la cabeza. 

 

Luego de caminar unos diez minutos, pude ver que mi padre se acercaba a nosotras corriendo 

 

─ ¡Papi! ─ Grité lanzándome a sus brazos cuando estuvo cerca. 

 

─ Muñeca ¿Estás bien? ¿Te paso algo? ─ Preguntaba mientras miraba preocupado si yo tenía alguna herida. 

 

─ No, papi estoy bien.

 

 ─ Escúchame señorita, jamás vuelvas alejarte de esa manera, ¿Me escuchaste? ─ Me regaño─ Nunca lo vuelvas hacer, me pegaste un susto terrible. 

 

─ Perdón papi. ─ Me disculpe 

 

─ Señora, muchas gracias por ayudar a mi hija. ─ Agradeció mi padre en un tono serio. 

 

─ Fue un verdadero placer, y tu muñequita─ Tomo mi mamo─ No vuelvas asustar así a tu padre, ¿De acuerdo? 

 

La señora se despidió y cuando estuvo lo suficientemente lejos mi papá me bajo al suelo. 

 

─ ¿Lo lograste? ─ Preguntó esperanzado 

 

Sonreí triunfante mientras le entregaba la billetera que había logrado sacar del bolso de la señora 

 

 

─ ¡Esa es mi niña! ─ Me felicitó ─ ¡Vaya! Aquí hay mucho efectivo─ Dijo esculcando la billetera─ Creo que comeremos muy bien esta semana. 

 

─ ¿Me compraras mi muñeca?

 

─ Te comprare todas las muñecas que quieras, estoy muy orgulloso de ti, serás una excelente ladrona. 
 



Jess Araujo

#1283 en Joven Adulto
#4287 en Novela romántica

En el texto hay: amor y odio, policial, ladrona

Editado: 24.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar