Amor naranja

Tamaño de fuente: - +

capitulo I EL EXTRAÑO

Cerca de un pueblo muy remoto a 50 kilómetros de la capital del sur, vive una joven sandía de unos 21 años de edad, una chica alocada y a la vez tímida le encanta caminar por el parque sola sin compañía de nadie, Salvo una pequeña hortaliza tres veces más grande que yo, fresita, una amigable rumbera y confianzuda.

- Vive para mí y yo para ella-

Ella sabía mis secretos, y yo le contaba acerca de mis problemas, un día decido salir de casa con mi amiga, charlábamos del nuevo juego de atracciones que estaba a punto de arribar a la ciudad.

Fresita: - amiga te cuento un secreto-

 

YO:- dime fresita-

FRESITA: Sabías que está por de llegar un juego de atracciones

YO: no la verdad no lo sabía le respondo sin ánimo de emocionarme

- inmediatamente fresita encuentra en mí que no me gusta mucho la idea-

Y es que nos conocíamos desde el tercer grado, 15 años de amistad pues no estaba demás y es que no es para tanto fresita sabía lo que me estaba sucediendo.

- Pero ella decide callar- para a si no hacer un show.

-porque amigos lectores no saben el grado de temperamento que presentó al estar estresada-

Una semana después del asunto de los juegos, amanece llovia y al instante suena el teléfono, pero realmente era el televisor que como cosita rara o extraña me había quedado dormida con el encendido, inmediatamente mi madre se entera por 1300 vez y me sorprende, eran las seis de la mañana y me da un tremendo sermón, -de antemano me avisa que tendra que salir temprano- un sermon si ya sabe lector de esos típicos regaños que bla bla bla…. que ella paga mis cuentas, mis estudios, mi comida y todos esos clichés tontos frívolos y vacíos,- de inmediatez dije en mi mente otra tonta fría semana en mi vida ya rutinaria de 21 años –

 

Cuando suena una bocina que sacude mi alma parecía las trompetas del Apocalipsis o un anuncio de esos parecidos al de los desastres naturales, en fin peor que mis ataques de celos, Perdón, como mis ataques de ansiedad, ya les había mencionado que nunca me le he a acercado a un chico ni siquiera para pedirle la hora,- puede saberlo-amigo lector, Pues sí como lo escucha, nací para vestir Santos, 15 minutos más tarde suena el celular era un mensaje de mi amiga fresita, anunciando que me alistara para salir y dirigirnos al parque de diversiones, y yo como una tonta que siempre he seguido sus caprichos le contesto en un minuto estere estaré allí.

 

Yo: le digo en un momento espera enseguida voy-

Y me dice estoy en la sala esperándote le contesto: pero si son las 7 de la mañana,

 

Fresita: si baja me dice.

 

Yo: enseguida me alisto voy me pegó un fuerte baño y me esperas okay

 

Fresita: okay,

-pero como cosita rara  todo se encontraba en silencio  habían salido,  bajo las escaleras y no encuentro rastro alguno de mis padres, nada por aquí, voy a la azotea, nada, por los rincones de la casa,-y pienso que lugar falta y digo claro la cocina. –

 

Al entrar junto a la nevera un mensaje que decía salimos a casa de tu tía Karen, - como siempre mi madre con sus mensajes-

 

 

Yo: No, me han dejado sola decía: yo- oh dios mío-

Oh dios…

Y ahora quién me prepara mi desayuno, como saben soy una pequeña mantenida jajaja... . Y Volví a decir  - quién me prepara el desayuno- y luego una voz gruesa irrumpe mis oídos.



LFORTEGON

#7213 en Novela romántica
#1250 en Chick lit
#3364 en Fantasía
#687 en Magia

En el texto hay: amor, amor adolescente, amor desamor

Editado: 15.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar