Amor o Atración -Saga Amor o Atracción Libro 1

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 23

La sinceridad para Jesse era la base para mantener una buena amistad. 

La joven no pudo evitar recordar que años atrás, ella no había confiado lo suficiente en sus amigos y ahora podía hacer las cosas diferentes. 

Pero obviamente ella sabía que no podía dar detalles de su vida privada porque hay cosas que es mejor no decirlas ni a los amigos.

— De acuerdo se los diré. 

Jesse inspiró y les soltó la información.

— Me he encontrado con él en varias ocasiones —comentó.

Todos callaron unos segundos hasta que Patty se atrevió a hablar.

— ¿Cuántas?

— Cinco o quizá seis veces.

— Él va a casarse —susurró Patty, pero Jesse alcanzó a escucharla.

— Lo sé y no lleves tus pensamientos por esa dirección. No he planeado ninguno de esos encuentros.

— ¿Jesse, tú aún lo amas? —preguntó Laura.

— ¡Por favor Laura! ¿Por qué todos preguntas lo mismo?

— ¿Y bien? ¿Lo amas?

— No lo sé Laura. Yo necesito alejarme y aclarar mi mente.

— Quizá haya una forma para eso —expresó su amiga.

— ¿Cuál?

— Debes salir con alguien más. Ya sabes un clavo saca otro clavo.

— Lo siento, eso no funciona conmigo.

— Yo creo que sí y tengo un candidato perfecto.

— No empieces con eso. Ya te dije que nunca saldría con un amigo.

— ¿Qué amigo? —preguntó Raphael.

— Philips. Piénsalo Jesse, el mide 180 centímetros, tiene un cuerpazo y ese color verde claro de sus ojos.

— Sé cómo es Philips, no tienes que describirlo.

— ¿Y qué piensas de él?

— Pienso que es mi amigo y por favor no sigas son ese tema.

— ¿No te gusta ni un poquito?

— A todas les gusta.

— Así que lo admites.

— No estoy admitiendo nada.

— ¡Cómo te sonrojas con facilidad Jesse!

— Ya sabes que Barranquilla es una ciudad muy calurosa.

— Sí hablamos de amigos yo también tengo un candidato —intervino Patty.

— ¿Y cuál sería?

— Lo tienes al lado.

— ¿Te refieres a James?

— Claro. Raphael sale con ella —dijo Patty señalando a Laura.

— Solo eso faltaba; faltaba que mis amigas me sugieran salir con mis amigos.

— ¿Jesse, si tuvieras que elegir entre James y Philips, cuál escogerías? —preguntó Raphael.

Jesse sabía que podría esperar de sus amigas Patty y Laura sugerencias sobre cosas imposibles, pero que Raphael opinara sobre el tema, eso ella no lo esperaba.

— No pienso responder eso —insistió Raphael.

— Ya que ella habló de las características de Philips, hablaré de las de James. Él mide 185 centímetros, ojos azules y tiene mejor cuerpo que Philips —expresó Patty.

— No estoy de acuerdo. Yo he visto a Philips desnudo y si tuvieras la oportunidad de verlo te quedarías sin palabras.

— Estoy justo a tu lado —comentó Raphael fingiendo indignación.

— También eres lindo y me encantan tus ojos grises —Laura parpadeo muy coqueta y lo hizo reír.

— Me gustaría saber cómo se vería un niño con los rasgos físicos de ustedes —dijo Jesse.

— ¡Oh no! Exclamaron al tiempo Raphael y Laura.

— No quiero hijos —añadió Laura.

— ¿Por qué no? —dijo Raphael.

— Aún falta mucho para eso y nadie ha dicho que tú serás mi pareja en un futuro —comentó Laura.

— ¡Oh, creo que tengo náuseas! —expresó Patty— ¿Por qué no nos concentramos en lo que es interesante?

— Creo que no hay nada más interesante para mí que terminar este helado antes de que se derrita —dijo Jesse.

— Hay algo más interesante aún —dijo Raphael— y es que Jesse nos diga con quién le gustaría salir.

— Ya paren con ese tema.

— Lo haremos cuando respondas la pregunta —dijo Patty.

— ¿Qué tan difícil puede ser decir un nombre? —comentó Raphael.

— De acuerdo les responderé. Yo no saldría con ninguno de los dos. Ambos son físicamente apuestos, pero también son muy coquetos y quiero a alguien que sea capaz de ser fiel porque no soy de las que aceptan compartir a la persona que quieres. Yo quiero a alguien que esté dispuesto a aceptarme única y exclusivamente.

— Pero puedes hacer que Philips cambie —dijo Laura.

— También creo que con tu buena influencia puedes hacer que James cambie —comentó Patty.

— Ya basta. No me siento cómoda hablando sobre posibles conquistas y mucho menos cuando la posible conquista está justo a mi lado.

— Bueno aunque me ha parecido una charla interesante. Creo que Jesse tiene razón, es mejor dejar el tema —comentó James quien aunque no lo parecía, estaba muy interesado en la conversación de las chicas.

— ¿Por qué? ¿También te sientes incómodo? —preguntó Laura y Jesse vio una oportunidad para desviar el tema de conversación de ella a su amigo.

— No hay nada que me haga sentir incómodo—comentó James. 

— ¿James, crees que las personas cambian? —le preguntó Jesse.

— Claro —le respondió. 

Jesse se giró para mirarlo.

— Tú admitiste haberte acostado solo con una mujer y aunque eso de cierto modo puede contribuir para que las personas a tu alrededor piensen que eso te convierte en un hombre decente, por así decirlo, mi pensamiento es diferente; yo pienso que no es el número de personas con las que un hombre tiene relaciones sexuales lo que lo convierte en mujeriego o infiel. James,  lo que quiero decir es que yo presencié muchas veces cómo besabas a una chica y minutos después besabas a otra; tú fuiste infiel cuando jugabas con dos y quizá hasta con tres chicas.

Jesse inspiró antes de lanzar la pregunta.



Hellen

Editado: 19.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar