Amor Obsesivo

Tamaño de fuente: - +

CAP 22

Después que Maryorie nos sirviera otros dos platos más del menú, me levante, y me fui a la habitación. No le dije mas nada a Daniel luego de mi orgasmo, me sentía, y me siento avergonzada, jamás me había dejado tocar de un hombre de esa manera, y mucho menos uno al que prácticamente ni conozco, no se que me esta sucediendo.

"Que mas te puede estar sucediendo, estas enamorada de este hombre que siempre  termina mojandote las bragas ".

Mi subconsciente tiene razón. Y lo que mas me parece extraño es, que no se como fue que paso. Como termine enamorada de él, soy una tonta.

Estoy recostada en la cama, pensando en como mi vida cambio de un momento a otro. Me hubieran contado antes que esto iba a sobrevenir, y me fuera muerto de la risa. Pero no, todo lo que me esta sucediendo es real, y lo mas impresionante es que me gusta.

La puerta de la habitación se abrió captando mi atención. Nuestras miradas se encontraron.

- ¿Porque te fuiste así del comedor?- Pregunto sereno. Se acercó, posicionándose en frente de mi.

- Solo estoy un poco avergonzada.- Solo fui sincera, para que andar con rodeos. No me moví de mi lugar, no quiero mirarlo a los ojos.

- ¿Porque? ¿Te he hecho daño?- Su tranquilidad me preocupa, él nunca está tranquilo.

- ¡No! No, para nada.- Suspire.

- Ven.- Inclino un poco la cabeza hacia adelante para mirarlo.- Ven, levantate.- Frunci el ceño.

- No, Daniel no vallas a em...- Me interrumpió.

- No voy a intentar nada, lo prometo.- Entrecerre mis ojos, pero decidí confiar en el, y me puse en pie, quedando en frente de él.

Se quedo mirándome por unos segundos, en sus ojos lo único que podía ver es ternura, por primera vez no veo reflejado la lujuria o el deseo, solo ternura.

- Perdoname.- Esto si que me pillo por sorpresa ¿Daniel pidiéndome perdón?

- ¿Porque?- Pregunte desconcertada.

- Por todo, por haberte traído aquí, por que te case conmigo sin tu consentimiento, por todo lo malo que te he hecho pasar desde que te traje aquí, por todo Genesaret.- Vaya, pude notar la sinceridad en su voz, pero ¿A que venia todo esto?

- ¿Porque ahora?-

- No lo se, no se porque te estoy diciendo todo esto. Desde que te traje aquí, lo único que he querido es que me desees.- Me acarició la mejilla con la punta de sus dedos.
- No puedo negar que lo has logrado, y eso es lo que mas me hace sentir avergonzada. Daniel, no te conozco, no se nada de ti.- Es verdad ¿Como me enamore de el, sin conocerlo? Por Dios.

- Si, lo se. Quisiera contarte todo sobre mí, decirte quien soy, pero tengo miedo a que me dejes.- Ni siquiera tengo a donde ir.

- Daniel no voy a salir corriendo, no puedo salir de aquí.- Sonrió, una sonrisa sincera llena de cariño.

- No hablo en ese sentido, hablo emocionalmente, se que no estas enamorada de mi, y tampoco te lo permitiría, ni yo me lo permitiría a mi. Pero ese deseo que has comenzado a sentir por mi, no quiero que se esfume, no quiero que te alejes.- ¿No se permitiría enamorarse de mí? ¿Porque? Sus palabras me dolieron, y me trajeron a la realidad de nuevo. Daniel, y yo jamas vamos a poder tener algo normal, una relación normal.

"¿Que pensabas? ¿Que te trajo para regalarte flores, y corazones?"

Suspire entristecida, no, por supuesto que no me trajo para eso. Solo me trajo para follarme.

- ¿Genesaret?- Agache mi cabeza hacia abajo. Me tomó de la barbilla, levantando mi cabeza para que lo mirará. No puedo ocultar mi tristeza, y las ganas de hecharme a llorar que tengo.-¿Que pasa? Dimelo.- No voy a decirle que estoy enamorada de él, ni mucho menos, que tenía la esperanza de que él, también se enamorará de mi.

- Quiero saber todo de ti, quiero que me digas quien eres.- En esto no mentí, quiero saber quien es Daniel Scott.

- Te lo contare todo, después de está noche.- ¿Esta noche?- Quiero llevarte a un lugar muy especial para mí, no es muí lejos de la casa.- ¡Uau! Daniel queriendo sacarme de la casa ¿Que mosca le habrá picado?

- Si, está bien.- Sonrió como a un niño pequeño, yo también Sonreí a causa de su felicidad.

- Vengo a buscarte a las nueve. Tengo que arreglar unos asuntos de trabajo, nos vemos ahora.- Me tomó del rostro, y me beso, un beso delicado, tierno, puro, y quizás, tal vez, con amor. Pero no, no puede ser con amor, Daniel no me tiene amor, solo deseo. Tengo que sacarme esa idea de la cabeza, y echar las ilusiones a un lado. Terminó el beso, y me miró a los ojos.

- Te veo ahora.- Dijo sin más, y se fue. Me tire de nuevo en la cama, tengo una punzada de desilusión clavada en el pecho, meditando en lo tonta que soy, y en lo espectacular, a pesar de todos sus defectos, que es Daniel. Me deje caer en los brazos de morfeo, y me quede dormida en un profundo sueño.



GJGA

Editado: 04.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar