Amor prohibido

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 17

Nos separamos por falta de respiración y yo me ruborizo ante la atenta mirada de el.

- Perdón, me deje llevar pero solo quiero que sepas que de verdad me interesas y me gustas muchísimo, siento mucho si me vi muy atrevida.- Digo rompiendo el contacto y bajando la mirada apenada.

- Para nada muñeca, ninguna muestra de cariño me hará pensar mal de ti, me ha gustado mucho que te dejaras llevar y me gustas mucho.- Dice tomándome del mentón para alzar la vista y conectar mis ojos con esos preciosos ojos azules que tiene, que hacen que me pierda en ellos y no me quiera despegar.

- Bueno me tengo que ir, Ben me esta esperando.- Arturo vuelve a negar repetidas veces y me toma de la mano para salir juntos de su oficina, no entiendo que planea.

- De ninguna manera, muñeca no voy a permitir que te vayas sola aun que ya tengas a tu guardaespaldas, tengo celos de el.- Dice haciendo un tierno puchero y no puedo evitarlo y suelto una sonora carcajada.

- Pero Arturo, no seas bobo solo me gustas tu y solo tu.- Digo dándole un beso en la mejilla y nos dirigimos hacia donde esta Ben.

- Buenas tardes joven, yo llevare a la señorita Aurora a su casa, así que usted ya no se preocupe.- Yo me le quedo mirando boquiabierta y niego pues no tengo de que manera decirle a Elizabeth que a mi "jefe" no le agrada el guardaespaldas y se pone celoso de el. Y Ben se pone nervioso y no sabe que responder 

- No, Arturo de ninguna manera ¿Como piensas que se lo diré a Elizabeth cuando me vea llegar en compañía tuya?- 

- Hay Aurora, ¿Crees que no sabe lo que esta pasando entre nosotros dos?.- Yo me quedo callada, quiero pensar que no sabe exactamente pero de todos modos esto yo ya lo sabia por los detalles que ha tenido Arturo conmigo, seguramente Elizabeth es la que lo ha estado ayudando.

- Si, si se que es la que te ha estado ayudando pero Michael ni Lisa saben lo que nos traemos tu y yo y mucho menos saben ellos dos de nuestro viaje a Grecia.- Arturo se dirige hacia Ben haciéndole una seña de que nos espere un momento y el me lleva de nuevo hacia su oficina y cierra tras suyo.

- Cielos Aurora me vuelves loco y no quiero empezar a discutir por esto.- Yo no se como reaccionar ante lo que acaba de decir.

- No sabia que estuviéramos peleando.. Bueno al menos yo no lo sentí así.

 

 

Frunzo el ceño extrañada, mientras que me recargo en la puerta, ante la atenta mirada de el.-No sabia que estuviéramos discutiendo por esto, solo quiero que me entiendas que ellos aun no saben nada de nosotros.- me acerque a el, para poderlo tranquilizar un poco. Le acaricie la mejilla despacio.-Se que tienes celos, pero el es solo un guardaespaldas.- me acerque mucho mas y le di un casto beso en los labios.

 

 

Suspiro y me tomo de ambos lados de mi cara.-Lo se y se que es tonto que discutamos por esto, pero eres una mujer muy atractiva y eso a cualquier hombre vuelve loco.- me tomo por la cintura y me acerco mas si podía.- Hagamos algo- yo lo miro, dándole mi atención.-te llevo yo, pero tu guardaespaldas nos puede seguir. Así se asegura que estas sana y salva, mientras que yo disfruto de tu compañía en mi auto, ¿que dices?- pregunto subiendo y bajando las cejas muy coqueta-mente.

  La idea no era mala, así ese hombre que me cuidaba no iba a negar nada, pues estaba bajo sus cuidados, aunque no con el. También sabia que Arturo no se iba a dar por vencido, hasta lograr convencerme-  


-Esta bien, de todos modos se que esa idea tuya no se te ira de la cabeza.- negué algo divertida, mientras que el me tomaba entre sus brazos y me daba un beso intenso; de esos besos que te hacen perder la razón, la noción del tiempo y por completo la locura.  

Me derrito ante ese gesto que me esta empezando a encantar bastante y asiento con la cabeza. -Bueno entonces aclarados los puntos ¿ya nos podemos ir? tenemos un viaje en menos de 3 días y aun me faltan unas cuantas cosas por arreglar y lo mas importante informarle a Michael y Lisa.- Digo tomándole de la mano y saliendo de la oficina donde Arturo como siempre se me adelanta con Ben.

- Bien las cosas son así, yo llevare a Aurora a su hogar y usted puedes ir atrás nuestro, obviamente cada quien en nuestro auto ¿que dice?.- El asiente inmediatamente sin dudarlo

- Asunto arreglado muñeca, no creo que el quisiera perder su trabajo, andando.- Y me toma de la mano llevándome hacia su auto y acto seguido Ben hace lo mismo.

 

El camino a casa se me hizo corto y no es que sea una niña chiquita pero... No tengo que dar explicaciones aun, por que Ben nos siguió. Arturo esta entusiasmado por nuestro viaje a Grecia tanto como yo y mi secreto es que no sabe  que mi lugar soñado era exactamente a donde vamos a ir, bueno... eso creo.

Terminamos hablando de lo que nos gusta y disgusta, el se entero que me gusta mucho bailar y que en mis tiempos libres escribo. El por su parte le encanta salir a correr y ama leer me hizo prometerle que algún día le permitiera leer lo que escribo y ante eso yo no me pude negar. También sabe que tengo un carácter fuerte, por que ustedes no están para saberlo pero yo cuando me enojo me expreso muy diferente, lloro por coraje y no, no es un berrinche.



Euu.s.c

#1132 en Novela romántica
#451 en Otros
#122 en Humor

En el texto hay: amor a primera vista, profesor, amor

Editado: 14.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar