Amor sin alas 2 " Acariciando las mentiras "

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 17. Te sigo amando.

 

Llegue del trabajo pasada las 6 de la tarde, me pareció raro encontrar tanto silencio, sin embardo pensé que mariana se había quedado dormida. Camine hacia la habitación y antes de entrar algo llamo mi atención, en la mesa había un ahoja de papel.

 

“Aurelio, estoy partiendo al  Hospital Cleveland, el tío Terry llego a visitarme y es precisa mi presencia ahí, disculpa si es que Salí sin dejarte algo para comer.

No sé cuánto tiempo demore…sabes…Alonso esta en este hospital, sufrió un accidente…estoy yendo a verlo, no te preocupes, está en coma, quizá ni se dé cuenta que estoy ahí.

Si es muy tarde y  aún no he llegado, puedes venir al hospital. Han pasado muchas cosas, estoy muy confundida…no puede decirte más.

 

Mariana”

 

 

—Alonso, ¿Qué está pasando? —dije mientras arrugaba el papel contra el pecho.

 

Me entre a la ducha con la sensación que algo malo estaba por pasar, ¿Por qué ahora cuando estaba empezando amarme apareces? ¡Maldito Alonso! … ¡maldito!, me repetí una y otra vez.

Salí de la ducha, me vestí y Salí al hospital.

Mariana me necesitaba, sentí en sus palabras algo más, estaba realmente confundida. ¿Quién era su tío Terry? ¿Porque jamás lo menciono?, ¿cómo nos encontró?, ¿qué hace Alonso en este país, en esta ciudad? Miles de preguntas rondaron mi cabeza hasta que llegue al hospital.

 

******/******

 

Camine temerosa hacia la puerta, abrí la puerta y lo primero que vi, fue el cuerpo casi muerto de Alonso, es hombre que un día le desee lo peor del mundo, ese hombre que intento odiar y que amaba con toda el alma.

Entre, cerré la puerta y caminen hacia el… cada paso era un dolor inmenso, mi corazón se moría, mis lágrimas se descontrolaron y brotaron sin cesar.

Alonso estaba ahí, lleno de ventas y tubos, tan pálido , arrime la silla de su costado y me senté, el sr Miller dijo que no debería llorar , ni decirle nada malo, solo dejar hablar mi corazón, que él me escucharía.

—Hola Alonso, ¿Quién diría que nos volveríamos a ver después de tanto tiempo?, ni tantos —trate de sonreír. —solo que han pasado tantas cosas, ese día, solo nos herimos con palabras que no sentíamos. La cólera hace decir tonterías.

 

Agache mi cabeza y tome su mano entre las mías.

—Alonso, intente odiarte, intente arrancarme ese sentimiento por ti, no pude hacerlo … no sé si me escuches, quiero decirte que te sigo amando, que mi amor por ti sigue tan firme como el primer día, que aunque parezca locura el primer beso que me diste le llevo aun guardado en mi corazón, aun lo siento en mis labios.

¡Dios! ¿Por qué tuvimos que llegar hasta este punto para reconocer que no podemos vivir sin otro?

 

No pude más y deje que mi corazón se desahogue, sentí una mano en mi hombro.

— ¿quieres seguir aquí? —era la voz del señor Miller, que difícil es llamarlo abuelo.

— ¿puedo quedarme un momento más? —dije entre sollozos.

—por supuesto, pero trata de calmarte, recuerda lo que te dije, Alonso necesita escucharte calmada, eso le ayudara muchísimo.

—Lo are —dije respirando más calmada.

—te dejo entonces.

 

Lo oí caminar hacia la puerta, voltee ya no estaba. Mire a Alonso, me levante, camine hacia el otro lado, limpie mis lágrimas, volví a respirar, Trate de  calmarme pensando en los momentos gratos que pase junto a él.

—qué bonito era el tiempo que pasábamos junto, ¿lo recuerdas? … eso fue lo mejor del instituto. Ya no estoy estudiando ahí, como sabrás estoy muy muy lejos de casa. Pero sigo estudiando, no enfermería, eso ya fue —sonreí—ahora estoy en costura, es mucho más fácil y me gusta mucho, trabajo en el taller de costura de la tía de Aurelio…

 

Hice una pausa, no debí mencionarlo, pero ya lo había hecho…

—Alonso, no puedo mentirte, Aurelio y yo seguimos juntos, el…bueno…nosotros, nos casamos hace unos meses…yo…en verdad quería olvidarte. Pero eso no importa, lo importante es que estamos aquí otra vez… quiero decirte que te perdono, te todo corazón te perdono lo mal que me trataste ese día… deseo que también me perdones…nos herimos mucho… ninguno de los dos quiso hacerlo, ahora entiendo porque lo hiciste…si estás ahí…quiero que sepas que te amo….te amo…no sé hasta cuándo.



Dama de Hierro

Editado: 15.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar