Amor sin alas 2 -Acariciando las mentiras ©

Tamaño de fuente: - +

capitulo 23. Marisela

Aurelio

—Alo

—Hola señora Rosa, estoy llegando a casa ¿Y Mariana?

—Mariana está en el hospital parece q el bebé se adelantó y nacerá por parto natural

— ¿Que?

—Ya me estaba por irme al hospital solo vine por la maleta de bebé

—Llegue hace un momento de Inglaterra y me dirigía a casa, pero ya le doy el alcance en el hospital.

—Está bien Aurelio ¡apresúrate!

 

Colgué de inmediato y le grité al chofer del taxi.

 

—De la vuelta de inmediato, nos vamos al hospital, ¡rápido! ¡Rápido!

 

Patty me miró asustado

 

— ¡Dios! ¿Qué pasa?

—El bebé se asentó Mariana está en el hospital

—Dios mío — dijo mirándome —señor apresúrense—le grito al chofer desesperada.

—Tranquila Amor Alonso está con ella, no le pasará nada.

 

Nos dirigimos al hospital con tal prontitud que pareció que jamás hubo tráfico. Nada que quejarse del chófer nos acortó el camino. Llegamos justo cuando discutían afuera el papá de Alonso y los doctores.

 

—Señor cálmese, todo fue una confusión, ya se está….

— No voy a permitir que expongan a mi nieta—levanto la voz— la cesárea se programó porque ya había dicho su doctora que el bebé no pasaría por el canal vaginal. Ahora usted vine y me dice que dará a luz por parto natural ¿Dónde está la doctora Figueroa?

—Entiendo su molestia señor Miller, ya llámanos a la doctora Figueroa y en unos minutos estará aquí

— ¿Y mi nieta?

—Ya la están preparando para la cesárea. Le pido otra vez disculpas no estaba al tanto de lo que dijo su doctora

—Para la próxima infórmese mejor, solo nos ha preocupado

—Lamento la confusión señor.

—Deberían informarse, no parecen profesionales—dijo fastidiado

—Lo entiendo señor—dijo calmado el doctor

—Manténganos al tanto por favor—dijo Alonso llevando a su padre a un lado

—Por su puesto señor—volvió a entrar el doctor.

 

Me acerque con Patty habíamos sido espectadores de ese lamentable suceso.

 

—Buenas tardes Alonso ¿Qué paso?

—Una confusión lamentable como habrás visto papá se puso nervioso

—Disculpa el espectáculo Aurelio, pero estoy hecho un manojo de nervios.

—No se preocupe señor, lo entendemos.

— ¿Cómo esta Mariana?

—Estaba nerviosa, pero entre hace un rato y estaba más tranquila, hay buenos profesionales a su cuidado—dijo Alonso mirándome

 

Llegó la señora Rosa nerviosa, apresurada con la maleta del bebé

 

—Ya dijeron algo—acercándose al señor Miller.

—No te preocupes amor, todo está bien—dijo abrazándola — ya llegó su doctora, la vi pasar hace un momento a la sala de partos.

— ¡Dios Bendito que todo salga bien! —dijo la señora Rosa llevando su mano al pecho

—Todo saldrá Bien señora Rosa —dijo Alonso tomando su mano.

—Le estoy rogando a Dios que me la cuide ¡quisiera estar a su lado!

—Nadie puede estar está en sala de operaciones, es una zona estéril, no te preocupes está en manos de los mejores profesionales. —dijo el señor Miller calmándola.

 

—Buenas tardes, el padre del bebé Miller —dijo una enfermera al salir de la sala de partos

— ¡YO! —dijimos al mismo tiempo

— ¿ustedes? ¿Los dos? —dijo asombrada

— ¡SI! Algún problema —dijo el señor Mauricio

— ¡No! No hay problema, solo quiero informarles que ya está en proceso la cesárea, y les pediré que me acompañen a la otra sala donde se llevará al bebé cuando nazca.

—Está bien—dijimos otra vez los dos

 

Patty solo se sonrió mirándome, cambiamos de sala y las ganas se hacían más grandes, hasta que oímos un llanto de bebé

—Ya nació —dijimos todos a una voz, nos miramos y sonreímos

Al poco tiempo salió la doctora Figueroa.

 

—Felicidades—dijo bajando el protector de boca —es una hermosa niña

Todos nos miramos y sonreímos el señor Mauricio abrazo a Alonso y Patty se me lanzo feliz abrazándome

—pueden pasar a verlas en unos momentos que la llevemos a su cuarto, por favor sean pacientes. Sin embargo pueden observar a la bebe en la sala de recién nacidos, ahí esperara unos minutos mientras llevabas a Mariana a la habitación.

 



Dama de Hierro

Editado: 03.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar