Amor y Magia Negra

Tamaño de fuente: - +

Capítulo dos: Magia

Habían transcurrido años desde aquel incidente de la varita de su padre, el cual la pequeña no recordaba ni un poco. 
Era una mañana armoniosa, el susurro de algunas personas transitando fuera de su hogar se lograba escuchar a través de la ventana de la habitación de la pequeña Black mientras era acompañado de un sol abrasador colándose entre las cortinas que, seguramente, comenzaría a derretir la nieve que aún caía con frecuencia. Calynn se levantó con el brillo del astro sobre su rostro mientras emitía un bostezo, agradeció que fuera fin de semana pues así podría verse con Lily en un par de horas. A pesar de que sabía que conocía a Thana, Lily y Severus por un largo tiempo, aun no podía recordar el día exacto en que los había conocido, probablemente fue cuando era mucho más pequeña y esa es la razón por la que no podía recordarlo.

Se alistó y bajó bastante emotiva a desayunar, estaba llena de energía y alegría pues sabía que Lily no asistiría a la escuela y podría encontrarse con ella si es que Druella y Cygnus le permitían salir.

—Buenos días —saludó la pequeña llegando al lugar donde se encontraba su padre sentado, con su desayuno a su lado, mientras leía un periódico que guardó al instante al escuchar la voz de la pequeña Black.

—Hasta que despiertas —agregó la voz de su madre antes de dejar un plato en el lavavajillas y volverse a sentar en la mesa para terminar lo poco que le quedaba de un jugo que no se veía para nada apetitoso.

—Es sábado —replicó la pequeña reprimiendo una entonación de alegría—. Quiero saludar a Lilianne, hoy no asiste a la escuela —comentó Calynn esperanzada.

—Eso no significa que tú no tengas cosas que hacer —contestó la mujer levantándose de la mesa una vez más.

—Pero yo no voy a la escuela —respondió confundida la pequeña Black—. ¿Por qué nunca me has dicho la razón de que no vaya a la escuela si sólo tengo diez años? —cuestionó ligeramente molesta y confundida.

—Ya te he dicho que la escuela no es algo que necesites, todo lo que sabes lo has aprendido gracias a tu padre —comentó Druella rodando los ojos—, no necesitas instruirte de temas que no tienen la mayor relevancia —terminó con seriedad.

—Pero, cuando crezca, ¿qué voy a estudiar? —cuestionó la pequeña angustiada.

—No necesitas cursar la escuela para que puedas salir adelante, no es imprescindible si sabes dónde buscar —respondió la mujer perdiendo la paciencia—. Ya basta de preguntas.

Calynn solo bajó la mirada y comenzó a comer las tostadas preparadas por su propia madre en silencio. Sabía que cada vez que ella preguntaba sobre algo relacionado con el estudio siempre conseguía la misma respuesta y, no era sorpresa, que su madre evadiera sus dudas y decidiera cambiar de tema; después de tantos años aún no lograba conseguir una respuesta verídica sobre su inasistencia escolar y sus deseos de conocer el colegio persistían ya que, según lo que contaba Lily, la escuela era increíble.
Después del tema hablado, su padre únicamente se limitaba a sonreír, pareciera que él no supiera la razón de que todos los días se quedara en casa. 

Se apresuró a lavar los trastes para poder salir al jardín y alcanzar a sus amigos intentando evadir los comentarios de su madre, al parecer había algo en ellos que Druella no aceptaba.
Calynn se despidió de su padre de un abrazo y se dispuso a salir por la puerta de la casa, bajó los escalones del pórtico con sumo cuidado ya que el miedo de que se quebrasen en cualquier momento siempre lo tenía presente. Caminó por el mismo camino de acera por el que había caminado casi diariamente durante toda su vida, o al menos eso suponía, solo que ahora estaba cubierto de nieve copiosa y después dio una ligera vuelta hacia la izquierda en dirección del árbol majestuoso que, aunque se encontraba ligeramente seco, éste nunca dejaba de existir, la nieve sobre de él solo lograba convertirlo en uno aún más especial.

Ya iba ir a saludar a Lily y Severus que se encontraban en el jardín, sentados al árbol mientras su ropa se tornaba blanca por la nieve adherida a ellos. 
Calynn se escondió lo mejor que pudo detrás de un pilar circular perteneciente a una de las casas de la calle y, con curiosidad, observó las manos de ambos, desde donde estaba parecía que se encontraban más juntas de lo que hubiera imaginado.

La pequeña Black se acomodó junto a la columna y recargó su espalda en ella mientras agudizaba el oído, sabía que, si intentaba acercarse un poco más, sus amigos se separarían al instante. Una vez que estuvo lo más cerca que logró sin ser vista comenzó a escuchar.

—¿Hogwarts es como el colegio? —cuestionó la pelirroja con dulzura.

—¿Te refieres al colegio Muggle? —interrogó Severus confundido.

—Yo hablo sobre la escuela, el lugar donde aprendemos y tenemos otros compañeros —contestó Lily tratando de explicarse—. ¿Pero que es "Muggle"?



Sabrina C.

#1473 en Fanfic
#6474 en Fantasía

En el texto hay: magia, jkrowling

Editado: 18.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar