Amor y odio

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1

Libro tres, final de la trilogía.

 

El impacto de las palabras pronunciadas con tanta frialdad dejo a Luke impresionado.

Observo al niño vampiro detenidamente, vio esa mirada azul carente de sentimientos y pudo apreciar en el fondo de la misma, casi la mirada de otra persona. Un suspiro involuntario escapo de sus labios mientras continuaba observando a su hijo con detalle, tenia el cabello castaño igual que él, su apariencia física era la de un niño de por lo menos cinco o seis años, su manera de hablar la de un vampiro más adulto, él podría decir un adolescente por el tono arrogante en que hablaba, pero su mirada... esa mirada tan igual a la de Saya, era más profunda, más llena de todo y al mismo tiempo tan vacía.

―Has crecido mucho hijo ―atino a decir Luke escogiendo cuidadosamente las palabras ―te he buscado incansablemente, es increíble que estés aquí ante mí después de un largo año de búsqueda.

Anthony permaneció en silencio, al parecer también observando y analizando al vampiro mayor con cautela.

―Tienes los ojos de tu madre― continuo diciendo Luke y cuando lo dijo fue que hubo alguna reacción controlada al momento, por el niño pero hubo reacción, estaba seguro ―tienes alma como ella... ―insistió Luke dando pequeños detalles de información para que su hijo confiara en él ―esa mirada llena de todo y tan vacía al mismo tiempo es la que recuerdo de Sayania, el mismo tono azul brillante, es una sorpresa saber que eres un vampiro diurno, aunque no me extraña, pues Saya es en verdad un mujer muy poderosa.

―¿Dónde esta ella? ―pregunto Anthony al fin intentando controlar el timbre de su voz sin lograrlo del todo, ya que Luke pudo percibir lo tenso que se encontraba.

―Me pregunto que te habrá dicho ese viejo mal nacido sobre tu origen ―comento Luke evitando dar una respuesta directa a la pregunta en si.

―Dijo que es mi padre.

―¿Tu padre? ―Luke se hecho a reír sin poder evitarlo ―Sayania jamas hubiera permitido que la tocara ―de pronto dejo de reír y se perdió en su mundo de recuerdos.

Cerro los puños con fuerza, se alejo de esos recuerdos y miró a su hijo fijamente.

―Jacob Black es tu abuelo, mi padre, tus padres somos Sayania y yo, el te robo de nosotros cuando apenas eras un recién nacido... yo no pude ni ver tu rostro ―apretó más los puños ―ese maldito nunca supo ser un buen padre, no se porque imagino que lo seria para ti.

―Es un buen padre ―fue la respuesta de Anthony ―hago lo que me da la gana, se luchar, se defenderme, soy un vampiro al que todos temen y un día seré... ―se detuvo en seco y miro a su verdadero padre con cautela.

―¿Un día serás qué Anthony? ―pregunto Luke sonriendo ―¿Quizás el líder de la orden de sangre?

Anthony asintió sin dejar de verlo directamente a los ojos.

―Hijo... por supuesto que algún día seras el líder de la orden de sangre pues yo lo soy en la actualidad, y tú eres mio, es tu herencia, algo que por derecho te correspondería al llegar a la edad adecuada, no se que fue lo que te dijeron pero eso iba a ocurrir de todos modos, es Jacob Black quien no tiene poder político ni vampirico para reclamar ya nada y tengo el presentimiento de que deseaba lograr ese poder por medio de ti.

Anthony se puso más derecho en su sitio, señal inequívoca de que tenia razón y él lo sabia.

―Eres un niño muy inteligente para tu corta edad ―acoto Luke adulando a su hijo mientras daba un paso hacia el.

Espero una reacción negativa pero Anthony parecía perdido en sus cavilaciones, en su mente, así que Luke continuo diciendo al mismo tiempo que avanzaba.

―He buscado por un largo año a un bebé recién nacido y me encuentro con que en realidad eres todo un hombre, al verte veo a Saya en ti... tu madre estaría orgullosa de lo que hoy eres, tienes su fuerza, ese poder que fluye en tus venas es porque nosotros te lo dimos, y tu alma... Saya también la tiene, puedo sentir a Saya en ti.

Anthony levanto la cabeza que permanecía gacha hasta ese momento encontrándose con la castaña de su padre justo ante él.

―¿Me parezco a mi madre?

―Si.

―¿Jacob la mato? ―pregunto dejando por primera vez que su tono infantil, lleno de temor y al mismo tiempo de ira contenida saliera libre de su interior en palabras―¿él la mato?

Luke negó con la cabeza colocando la mano sobre el cabello de su hijo, luego se arrodillo frente a él.

―Jacob Black carece del poder para asesinar a mi bella Saya, el le dio verbena cuando estaba embarazada de ti y se la llevo, cuando tu naciste te llevo con el y entrego a tu madre a mi hermano Ezael para hacerme daño, pero yo soy Luke Black... ―dijo con seguridad y hasta arrogancia ―Luke Black... y estoy decidido a recuperar lo que me pertenece.

Anthony sondeo en los ojos que estaban a la altura de los suyos con cautela, necesitaba estar seguro de lo que haría a continuación, pues también estaba decidido a recuperar lo que le pertenecía.

―¿Quieres conocer a tu madre? ―pregunto de pronto Luke ―en la mansión tengo fotografiás de ella, podrías acompañarme para que te las muestre.

―¿Quieres secuestrarme? ―pregunto con astucia Anthony alejando la cabeza de esa mano que tan solo reposaba sobre el ―no soy tonto.

Luke retrocedió levantando las manos en señal de paz y sonrió negando.

―No es necesario, se que tu mismo vendrás a mi hijo cuando lo consideres conveniente... se que puede sonar algo arrogante pero tienes mi astucia y mi sed de venganza, la puedo percibir en ti, corriendo en tus venas con tanta fuerza que resuena en mis oídos, pero necesitas el tiempo para analizar los hechos, después de todo eres un vampiro único.

Anthony asintió.

―Esta bien iré a tu mansión, quiero conocer a mi madre.

―No solo eso pequeño conocerás también a tu otro abuelo de quien has heredado esa cautela infinita y estoy seguro de que no necesitaras ese cuchillo que llevas en la cintura porque estarás en casa, en tu verdadero hogar.



Laura Bryn

Editado: 31.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar