Amor y odio

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 13

Jacob Black caminaba por la sala, con las manos detrás de la espalda analizando los sucesos que habían ocurrido en apenas unos días.

A pesar de haber criado a Anthony por el periodo de un año, a pesar de haberlo separado de sus padres, a pesar de haberle inventado una historia sobre sus orígenes muy digna de cualquier historiador, a pesar de haber sido para él, lo que no había sido para sus hijos verdaderos, al final había decidido regresar a sus padres por su propio pie y no solo eso, sino que al parecer mantenía secretos desde antes incluso de haber huido, como si desconfiara de quien lo crio como a un hijo.

Se preguntaba como había salido del hotel sin hacerse daño y sin ser visto por alguien... y solo encontraba una explicación que convertía su huida en una puñalada en el pecho... Anthony era diurno como Cassiel, lo que lo llevaba a pensar que el niño no solo poseía los dones que sus padres le habían dado por genética, sino que había adquirido también algunos de sus tías y eso era lo que lo tenia realmente furioso, pues fue su error no notar que era posible que esto sucediera.

―Si es diurno como Cassiel, me pregunto que habría heredado de Celes... ―musito Jacob con cierta preocupación mezclada de satisfacción intensa ―Esa chica no tiene muchas posibilidades, aunque ahora que sé, es esposa de Jung Yunho, es probable que el logre controlar eso que ella lleva dentro... aunque no creo que el imbécil de Yunho sepa hacerlo.

―¿Que quiere decir amo? ―pregunto Mauro quien estaba presente mientras su amo mantenía su monologo ―porque dice que el señor Jung podría controlar lo que su esposa lleva dentro.

Jacob Black sonrió apenas y giro hacia Mauro con un brillo maléfico en los ojos que estremeció a su sirviente.

―¿Nunca te conté como es que esas tres niñas llegaron a nacer?

―Si amo, me dijo sobre los nacimientos de las tres, cada una modificada genéticamente para ser algo especifico y con un propósito, en el momento justo, pues habían encontrado a la madre perfecta para ello.

―Exactamente... te conté lo que todos saben, o al menos la mayoría sabe.

―¿Hay más cosas ocultas mi amo? ―pregunto Mauro con sumo interés.

―Siempre hay más Mauro... siempre hay algo más que hace la historia interesante.

―¿Y que tiene eso que ver con el señor Jung amo?

―Veras... Yunho y yo, así como Alistar somos antiguos, muy antiguos, me tomo bastante tiempo darle caza a Alistar y asesinarlo pero tome de él lo que necesitaba para poder llevar a cabo el proyecto, claro que no contaba con que su esposa fuera una loba y que ademas estuviera esperando un hijo, la verdad no se bien que sucedió con esa cría que tuvo esa mujer ―admitió Jacob ―y es una pena porque hubiera sido interesante poner mis manos sobre esa criatura o esas criaturas... uno nunca sabe, estos lobos siempre tienen varios hijos de una sola vez ―rio como si eso lo encontrara divertido ―con Yunho en cambio fue una suerte el poder obtener una muestra de su poder, el cual sé que es mucho y es por eso que cuando lo ataque, fue dándole un golpe certero en el mismo centro de su ser para poder debilitarlo y tuve razón cuando dije que su debilidad era lo que más ansiaba ser...

―¿Y que es eso mi amo?

―El desprecia a su raza, Yunho solo desea dos cosas más que nada en el mundo y una cosa se contradice con la otra...

Mauro continuaba sin comprender lo que su amo quería decir.

―Yunho siempre a deseado un heredero, un ser que fuera parte de si mismo, lo cual nos lleva a su segundo deseo más intenso aún, Yunho desea ser humano.

―Imposible amo, como es que un ser tan poderoso como es el señor Jung desearía ser un gusano humano.

―Yunho nunca se lo dijo a nadie, de esto estoy seguro, pero... alguna vez fue humano y quien lo convirtió le dejo todos sus recuerdos y es eso lo que lo mantiene atado a la asquerosa humanidad.

―Amo nunca dudaría de sus palabras pero...¿como es que usted sabe todo eso, si nunca antes lo había visto, hasta que llego a la ciudad y decidió que quería quedarse con todo.

Jacob sonrió y miro la marca que tenia justo a la altura del antebrazo en forma de media luna.

―Lo sé porque conozco al que mordió a Yunho y aún sé más, siempre supe de su existencia y es por eso mismo que llegue a su ciudad, es por eso mismo que decidí quedarme con todo lo que le pertenecía, es por eso mismo que seduje a su esposa humana, hice lo que él no pudo, que era embarazar a la infeliz haciendo pasar a ese niño como suyo y luego se lo saque todo con sumo placer, más tarde la use en el experimento, es por eso que incite a mi hijo Markus a que intentara asesinarme y fingí que lo lograba, es por eso mismo que robe a Anthony, es por eso que llevo años y hasta siglos planeando cada movimiento y lo hice tan perfectamente que nadie noto lo que hacia hasta que fue demasiado tarde.

―¿Usted hizo todo eso, lo planeo todo amo? ―pregunto admirado Mauro ―Pero porque... no comprendo que tiene que ver el señor Jung en sus acciones posteriores.

―Yunho no lo recuerda y lo comprobé cuando tuvimos esa reunión hace tanto tiempo cuando el piensa que me conoció.

―¿Cuando él piensa que lo conoció amo?

―Yunho y yo crecimos prácticamente juntos, pero Yunho tiene algo que hizo que su Sire no fuera capaz de dominarlo, algo que lo puso por sobre todos los demás vampiros...

―¿Que cosa amo?

―Yunho ya cuando era humano, tenia un demonio dentro de él...

Jacob Black sonrió ante la expresión desencajada de Mauro su sirviente, mientras los recuerdos de los siglos pasados se fueron amontonando en su mente, recordaba apenas ser el niño extranjero que llegaba al país en el cual lo consideraban el enemigo de la patria, el modo en que se sintió excluido y también que Yunho fue el único que le ofreció su amistad pero no solo porque era un buen niño, sino porque el mismo era un ser que era despreciado por sus pares por ser como era...

Jacob Black suspiro y sonrió girando hacia Mauro.



Laura Bryn

Editado: 31.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar