Amor y odio

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 20

Capitulo 20:

Ezael planeaba, su mente giraba una y otra vez en torno a lo que había visto.

Todo estaba comenzando a salir mal y eso lo estaba poniendo furioso. Ya la tenia, ya estaba a un paso de lograr sacar ese demonio que ella llevaba dentro, tarde lo descubrió...

¡Maldito su padre que le oculto la verdad sobre Yunho y Saya!

Si hubiese sabido antes... si tan solo hubiera notado el leve cambio cuando la tuvo ese año...

Pateo el suelo con furia y golpeo el tronco del árbol junto al que estaba horas después cuando regresaba al hotel. El árbol voló hacia atrás arrancado casi desde la raíz, miro hacia lo alto donde estaba el balcón de su habitación y gruño al sentir su aroma. Se inclino apenas sobre si mismo para tomar impulso y salto logrando alcanzar el balcón, se acomodo la ropa con movimientos lentos y medido y luego dio un leve salto hacia dentro.

―¿Que quieres viejo?

―¿Esos son modos de recibir a tu padre?

Ezael cruzo la mirada con Jacob, hizo una mueca y continuo su camino hacia la heladera donde guardaba la mejor sangre, se sirvió una copa y regreso al balcón sin prestar mucha atención a su padre que reía dentro poniéndose en pie para seguirlo hasta el balcón.

―Por lo que veo la perdiste ―le dijo Jacob apoyándose contra la barandilla sonriendo con sarcasmo ―típico de ti Ezael, todas las mujeres te abandonan.

Ezael apretó la copa, se contuvo sabiendo que lo que su padre deseaba era provocarlo y se bebió todo de un solo trago lanzando la copa al vacío.

―¿Que quieres? ―pregunto después de unos minutos.

―Proponerte un trato.

―No tenemos nada que tratar, la recuperare ―aseguro.

―No, no lo harás, ellos ya saben la verdad, ya saben sobre la otra parte de Saya, y estoy seguro que Yunho ya debe haber sacado el veneno que introduje en su hija, no podrás recuperarla porque si no me equivoco a estas alturas esa mujer ya recuerda lo que sucedió hace un año.

Ezael apretó la barandilla haciendo que este se quebrara bajo sus dedos blancos y finos.

―Debiste advertirme sobre su demonio ―dijo entre dientes.

―Si quizás debí hacerlo, pero no estaba seguro si ella también lo tenia ―respondió observando a Ezael con suma atención ― ¿en verdad te enamoraste de esa mujer? Creí que amabas a la cazadora, ¿porque cambiaste de pronto?

Ezael desvío la mirada hacia otro lado y volvió a entrar por otra copa de sangre.

―Yo no amo a nadie ―respondió desde el interior de la habitación.

―Si amaste a esa cazadora, yo lo se... me rogaste que la borrara de tus recuerdos, me suplicaste que la sacara de tu mente ―le recordó Jacob permaneciendo en su sitio ―cuando ella se fue de repente sin dejar rastros, estabas tan mal que deseabas la muerte antes que permanecer sin ella, así de patético te veías ―rio apenas ―entonces viniste para suplicar que la borrara de tu mente, que la desapareciera por completo.

―¡Y como siempre me decepcionaste! ―grito Ezael con furia ―¡No la sacaste de mi mente, ella permaneció allí oculta!

―Te lo dije antes y te lo repito ahora, eso es imposible, puedo borrar recuerdos no sentimientos, ¿como crees que Saya regreso junto a tu hermano? ―se burlo Jacob con toda intención ―esa mujer si ama a Luke, por eso no pude borrar mas que sus recuerdos, por eso ella y el volvieron a reunirse así como tu te reuniste con la cazadora, pero... lo que me causa curiosidad es...¿Por que de la noche a la mañana pareces tan empeñado en la otra?

―Ni siquiera yo lo se ―respondió Ezael regresando al balcón ―no me explico que es lo que me atrae hacia ella, desde que... después que la tuve en mis brazos... ¡no logro sacarla de mi mente, me esta volviendo loco!

―Hace tiempo conocí a una mujer parecida a ella... tenia algo que te atraía como si fuera un imán, te envolvía en su mirada azul profundo y te hacia sentir fuerte, con la necesidad de tenerla y jamas soltarla... ―susurro Jacob perdido de golpe en su mundo personal, sin notar la mirada curiosa de Ezael ―esa mujer era capaz de volverte loco, de llevarte a otro mundo... vaya eso de manera literal...Sae Jin...

―Ese nombre lo escuche anteriormente ―replico Ezael rompiendo el lazo de Jacob con el pasado, regresandolo al presente ―se lo escuche en alguna ocasión a Luke y también a Yunho.

Jacob se altero visiblemente, se giro hacia Ezael clavando la mirada en el con fuerza.

―¿Donde, cuando?

―Hace unos días, cuando rondaba la mansión para ver como sacar a Saya de allí, solo alcance a escuchar que ella estaba muerta y que Yunho enloqueció cuando lo supo.

―¡No! Sae Jin no puede morir... ¡Ella no puede morir! ¡Eso es imposible!

Ezael jamas había visto a su padre tan alterado, se descoloco al notar que en el fondo de sus pupilas había un brillo de...¿angustia, dolor?

¿Quien rayos era esa mujer?

―¡Espera donde vas! ―lo llamo cuando Jacob salto al vacío hacia el jardín donde antes estuviera el.

―Debo saber la verdad... Sae no puede estar muerta, ella es la joya del universo, ella no pude morir...

―¡Padre! ¡Espera! ―lo llamo Ezael pero ya Jacob Black había desaparecido en la oscuridad de la noche.

Ezael se quedo parado en ese sitio unos minutos y luego giro sobre si mismo, tomo algunas de sus pertenencias y salio al corredor.



Laura Bryn

Editado: 31.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar